TEMA DE ANÁLISIS

Bancos prestan cada vez más a las familias

Aumentan saldos de todas las líneas de crédito a los hogares; para automóviles es la que más crece.

Pesos
Foto: Archivo El País

La economía uruguaya crece, pero no armónicamente. Hay problemas de competitividad en el país, que reducen la capacidad de colocar exitosamente productos en mercados internacionales y por lo tanto, afectan el nivel de actividad del sector transable. Por otro lado, el consumo aumenta de la mano del incremento del salario real y, en menor medida, una ayuda por el consumo de los turistas.

Este disímil panorama sectorial se ve reflejado en la evolución del crédito bancario al sector privado. Los datos a enero del presente año indican que el saldo de los préstamos concedidos por el sistema bancario a los residentes privados se situó en US$ 15.127 millones. Es un valor muy similar al registrado un año atrás, lo que hace pensar en un estancamiento.

No obstante, esa relativa estabilidad global esconde cambios importantes en su composición. Si se analizan por separado los préstamos otorgados en moneda nacional y moneda extranjera se puede constatar que los créditos en pesos aumentaron en el equivalente a US$ 408 millones en el último año, mientras que los denominados en dólares cayeron US$ 361 millones.

Es una evolución que refleja el desempeño de la economía, ya que el crédito en dólares se otorga fundamentalmente al sector empresarial, en tanto que los préstamos en pesos son tomados básicamente por las familias.

Analizaremos a continuación el desempeño del crédito a las familias, que tiene una incidencia muy importante en el consumo interno, una de las variables sobre las que se sustenta el crecimiento actual de la economía.

El gráfico que aparece en la parte superior del cuadro muestra la evolución del saldo de los préstamos bancarios en pesos otorgados a las familias. Se presentan dos series, una que muestra la evolución en dólares corrientes (la moneda en que se presenta la información) y otra en términos reales. Para hacerlas comparables, se construyeron índices.

Las distintas evoluciones reflejan el comportamiento de los precios relativos a lo largo del periodo. A vía de ejemplo, si se observa la serie en dólares corrientes, se constata un incremento del 32% a lo largo de los dos últimos años (una cifra aproximada a los US$ 1.500 millones).

Es un aumento que llama la atención, pero que hay que relativizarlo ya que está distorsionado por la evolución de los precios relativos, puesto que se trata de préstamos que se otorgan fundamentalmente en pesos.

En los dos últimos años el tipo de cambio se apreció 12% al tiempo que los precios internos acumulan un incremento del 16%. Ajustando la variación nominal del crédito a las familias en dólares corrientes por la evolución de esos precios resulta que en términos reales el saldo de los préstamos creció en un porcentaje sensiblemente menor, 3%.

Esa evolución en términos reales nos habla de un relativo estancamiento. Sin embargo, en los últimos meses se constata una incipiente recuperación. De hecho, el incremento al que alude el párrafo anterior se dio desde el pasado mes de septiembre a la fecha.

Para entender mejor la evolución medida en términos reales, hay que tener en cuenta los picos que se dan en diciembre de cada año, que responden al crédito social del BROU a los pasivos. En tal sentido el descenso aparente de enero no debe tomarse como tal, sino que debe ser analizarlo en función de la evolución de los meses anteriores a diciembre.

El crecimiento registrado en los últimos meses corresponde al aumento de los créditos otorgados al consumo propiamente dicho. La información sobre los préstamos bancarios a las familias discrimina entre aquellos que se conceden para consumo, para vivienda y compra de automóviles. El consumo es el más importante con más del 50% del total, al tiempo que el financiamiento para compra de automóviles representa el 2% del crédito total a las familias.

En el gráfico que aparece a la izquierda en la parte media del cuadro se muestra la evolución del crédito al consumo medido en términos reales a lo largo de los dos últimos años.

Hasta el pasado mes de septiembre la tendencia fue a la baja, recuperándose desde entonces 5% en términos reales. El cambio responde a la percepción de las instituciones sobre el riesgo futuro de estos préstamos.

La contracción previa se asoció a las dificultades en el mercado laboral. De hecho, creció la morosidad, tal como se muestra en el gráfico que aparece a la derecha en la página anterior.

Mayores recaudos y perspectivas de estabilización del mercado laboral, en un contexto de dificultades en el sector empresarial llevaron a los bancos a incrementar los préstamos al consumo.

A la luz de las pautas para la nueva ronda de los consejos de salarios y en base a la experiencia de la ronda anterior, cabe esperar que siga creciendo el salario real. Ello puede impactar negativamente en el empleo y eventualmente aumentar la morosidad.

A la recuperación del crédito al consumo debemos añadir el comportamiento del crédito para la compra de automóviles, que tal como se muestra en el gráfico que aparece a la izquierda en la parte baja del cuadro, no deja de aumentar.

Esta evolución refleja el dinamismo observado en el mercado automotor. En el último año las ventas de vehículos 0km superaron las 54 mil unidades, un incremento del 20% respecto a 2016. Ello vino de la mano de un dólar barato asociado a un mayor poder adquisitivo, todo lo que estimuló el consumo, como así también a promociones de las distintas automotoras.

En esta evolución incidió también el efecto tasa consular, lo que llevó a muchos potenciales compradores a adelantar esa compra para evitar el aumento en el precio final.

El dato de febrero mostró una caída interanual del 12% en la venta de 0km. Habrá que esperar a nuevos datos para ver si se trata de un freno, tras un año muy dinámico, o si refleja una pausa transitoria luego de meses de ventas muy importantes.

El otro componente importante del crédito a las familias es el que tiene como destino la compra o refacción de vivienda. La tendencia a lo largo del último año y medio ha sido relativamente estable, incrementándose el saldo en promedio 2,3% real en la comparación interanual. El gráfico que aparece en la parte baja a la derecha de la página anterior muestra la evolución de los préstamos hipotecarios que fueron otorgados mensualmente, donde se corrobora que crecen respecto al mismo mes del año anterior.

El BHU es el principal actor en este segmento del mercado, con más del 70% de los préstamos otorgados. Pero a lo largo del último año la banca privada aumentó su presencia, otorgando en la actualidad aproximadamente la mitad de los créditos hipotecarios que se están concediendo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º