OPINIÓN

Argentina en una nueva encrucijada política y económica

El gran interrogante es cómo llega Macri al 10 de diciembre si pierde las elecciones de octubre.

Mauricio Macri. Foto: AFP
Mauricio Macri. Foto: AFP

Las PASO no solo han demostrado ser un inútil gastadero de dinero, dado que las internas de cada partido las tendrían que hacer cada uno en el momento que ellos lo consideren necesario, sino que además su resultado terminó afectando la gobernabilidad, haciendo eterno llegar al 10 de diciembre. El presidente quedó en situación de debilidad política, con la economía tambaleando y todavía faltan 2 meses para la primera vuelta y otro mes y medio más para el traspaso de poder.

Argentina está en una encrucijada fenomenal. Es que las dos principales fuerzas políticas con mayores chances de disputarse el poder ya han gobernado y ambas agravaron los problemas económicos. El kirchnerismo con su fiesta de consumo artificial y sus confiscaciones de activos y Cambiemos con un gradualismo que lo llevó a un creciente endeudamiento que derivó en el aumento, no solo de la deuda pública externa, sino en el fenomenal problema que fueron las Lebac y ahora las Leliq.

Es fácil imaginar que, si una vez conocido el resultado de las PASO se desplomaron las acciones y los bonos y el dólar —activos que son líquidos— se dispararon, la lluvia de inversiones que no se dio durante el período de Cambiemos menos se va a dar con la vuelta del kirchnerismo. ¿Quién puede hundir una inversión en una fábrica de mayonesa lidiando con la AFIP, los sindicatos, rentas provinciales y regulaciones burocráticas absurdas con el kirchnerismo, si no lo hizo con el macrismo?

En el oficialismo ven con escepticismo las chances de remontar los 15 puntos de ventaja que le sacó la fórmula Fernández-Fernández en las PASO y no atinan a retomar la iniciativa anunciando un plan económico para un segundo mandato. En otras palabras, el oficialismo cree que ha perdido toda credibilidad y por lo tanto prefiere no formular anuncios de un plan económico que le sirva como argumento para reconquistar votos, ofreciendo una opción de salida a futuro. Es decir, el gobierno no está dispuesto a anunciar un plan audaz (no digo temerario, sino audaz) que le permita recuperar a esa clase media que perdió en las PASO y que lo había apoyado en 2015 y 2017.

Ambas fuerzas políticas con mayores chances electorales ya gobernaron y no han logrado avanzar en cambios económicos fundamentales. Ya se sabe cómo son y no existe una tercera fuerza política que pueda capitalizar el descontento de la población con la crisis cambiaria, financiera y fuerte recesión que se generó a partir de abril de 2018.

La inflación venía con tendencia a la baja en los últimos 4 meses, fruto de la postergación en el incremento de las tarifas de los servicios públicos, la emisión cero del BCRA y el control del tipo de cambio. Con la disparada del tipo de cambio post PASO, la inflación del mes en curso y la de septiembre volverán a dar por arriba del 3% mensual, llegando a las elecciones en el peor contexto en materia inflacionaria. En octubre publicarán los datos de septiembre y seguramente van a ser poco positivos para un gobierno que ya viene golpeado en sus resultados económicos.

El BCRA tiene aproximadamente US$ 20.000 millones de reservas de libre disponibilidad. Obviamente que la fórmula FF no quiere que venda dólares para frenar la suba del tipo de cambio, porque quiere recibir el gobierno con la mayor cantidad de reservas y que el costo político de la devaluación, lo pague Macri.

La realidad es que el BCRA no va a tener demasiadas opciones si se aceleran la corrida cambiaria y la dolarización de los depósitos a plazo fijo en pesos del sector privado.

De acuerdo a los datos del BCRA al 15 de agosto, los depósitos a plazo fijo en pesos del sector privado aumentaron el 2% con relación al 15 de julio. Es decir, que hay una caída en términos reales de los depósitos a plazo fijo en pesos, dado que el incremento del 2% mencionado no iguala la tasa de interés mensual. Para que no cayeran los depósitos en pesos a plazo fijo, el incremento debería haber sido, por lo menos, igual a la tasa de interés mensual para los plazo fijo. Por su parte, los depósitos en dólares comenzaron a caer luego de las PASO. El viernes anterior a la jornada electoral, el total de depósitos en dólares del sector privado era de US$ 32.500 millones y al 15 de agosto habían bajado a US$ 30.950 millones, con una caída de US$ 1.550 millones en solo 4 días. Insisto, el riesgo que hoy existe es que la corrida cambiaria se transforme en una corrida financiera.

Alberto Fernández sostuvo que un tipo de cambio de $ 60 está bien. Que era un tipo de cambio de equilibrio. No sabemos de dónde saca que ese tipo de cambio es el correcto; de todas maneras, podemos decir que el tipo de cambio a $ 60 está en el mismo nivel, a pesos de julio 2019, que en mayo de 2003 cuando asumió Néstor Kirchner, que recibió, a pesos actuales, un tipo de cambio de $ 59.

Mi impresión es que, con un gasto público consolidado del 46% del PIB contra un gasto público consolidado promedio de 30% del PIB, el doble de presión tributaria, con 19 millones de personas que pasan por la ventanilla del Estado a buscar un cheque contra 7 millones que trabajamos en blanco en el sector privado, y sin inversiones en el sector real de la economía, hoy la productividad de la economía es menor a la década del ´80: Por lo tanto, no me queda tan claro que un tipo de cambio de $ 60 sea de equilibrio, cuando en esos años superaba los $ 60 a valores actuales.

El gran interrogante es cómo llega Macri al 10 de diciembre si pierde las elecciones de octubre y qué harán los Fernández con la economía que recibirían, que sería la misma en nivel de gasto público y presión tributaria que dejaron, pero con más deuda pública y sin las condiciones internacionales, en especial en precios de las commodities, que disfrutaron en los 12 años K.

Hoy Argentina está en una gran encrucijada sobre su futuro. Todo es incertidumbre.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)