Trump sigue generando dudas sobre el futuro del acuerdo

Los aranceles estadounidenses a los metales podrían poner en peligro el acuerdo comercial

Los legisladores republicanos de Estados Unidos han estado del lado de Canadá en el tema de la eliminación de los aranceles al acero y al aluminio.

Bill Morneau, ministro de Finanzas de Canadá. Foto: Reuters
Bill Morneau, ministro de Finanzas de Canadá. Foto: Reuters

Días pasados, el diplomático económico de más alto rango de Canadá presionó en persona a los asesores del presidente Donald Trump para que se eliminaran los aranceles estadounidenses a las importaciones de acero y aluminio de su país y advirtió que los impuestos podrían poner en peligro la ratificación canadiense de la versión reescrita del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

En una entrevista que otorgó a The New York Times, Bill Morneau, el ministro de Finanzas de Canadá, señaló que daba la impresión de que Estados Unidos no estaba dispuesto a cambiar de opinión respecto de los aranceles a pesar de las solicitudes reiteradas para eliminarlos. Canadá ha argüido que los aranceles del 25% al acero y 10% al aluminio son perjudiciales para las economías de ambos países y que tienen poco sentido tras el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá que se firmó el año pasado.

“Seguimos abogando por la eliminación completa de los aranceles”, afirmó Morneau, tras bambalinas de las reuniones anuales de primavera del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Estados Unidos y Canadá han mantenido las negociaciones sobre la eliminación de los aranceles. Una opción que propuso Estados Unidos es echar para atrás los aranceles a cambio de que Canadá acepte cuotas en sus exportaciones de acero y aluminio a Estados Unidos.

Sin embargo, Morneau señaló que remplazar aranceles con cuotas era inaceptable. “Seguimos pensando que lo más apropiado para avanzar simplemente es alejarnos por completo de esta estrategia”, comentó Morneau, quien se reunió recientemente con el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, y con Robert Lighthizer, el representante comercial de Estados Unidos.

Trump ha remarcado que el nuevo acuerdo comercial es uno de sus logros económicos más representativos, pero el pacto enfrenta un camino incierto hacia la ratificación en Estados Unidos. Los demócratas, quienes ahora controlan la Cámara, están exigiendo cambios al acuerdo y la representante Nancy Pelosi, la demócrata de California que dirige la Cámara, debe acceder a proponerla para una votación.

La semana pasada, Pelosi mencionó que la Cámara no iba a votar sobre el acuerdo comercial hasta que México apruebe las nuevas leyes laborales que exige el acuerdo. La ley laboral mexicana corregida, la cual está ideada para que los trabajadores tengan una mayor libertad para organizarse, pasó en los últimos días por la cámara baja de esa nación y podría ir a su Senado la próxima semana.

Morneau dijo que había analizado a profundidad las actas del Congreso y había estado en contacto con sus homólogos mexicanos, pero afirmó que la ratificación en Canadá tampoco estaba garantizada debido a los aranceles.

“Una situación real es que los canadienses están preguntando por qué no tenemos un acuerdo sobre eso, sobre la base de tener un acuerdo en todo lo demás”, comentó Morneau. “Le hice esa observación al secretario Mnuchin: desde nuestra perspectiva no tiene sentido que haya aranceles al acero y al aluminio entre dos socios comerciales cercanos”.

Morneau agregó: “Y es evidente que no tiene sentido en el contexto de hacer el intento por mejorar nuestra relación comercial firmando un nuevo acuerdo comercial”.

Morneau dijo que Mnuchin y Lighthizer estaban al tanto de las inquietudes de Canadá, pero hicieron notar el gran poder que tiene el grupo de presión de la industria acerera en Estados Unidos, el cual respalda los aranceles.

En una audiencia en el Senado que tuvo lugar el mes pasado, Mnuchin sugirió que una resolución para los aranceles podía coincidir con la aprobación del Congreso respecto del nuevo acuerdo comercial.

Los legisladores republicanos de Estados Unidos han estado del lado de Canadá en el tema de la eliminación de los aranceles al acero y al aluminio. El senador de Iowa y presidente del Comité de Finanzas del Senado, Charles E. Grassley, también ha solicitado en persona a Trump que los elimine y esta semana exigió su derogación en público.

“Me gustaría ver una resolución sobre los aranceles al acero y al aluminio con Canadá y México”, comentó Grassley en el Senado, donde hizo una referencia a la estipulación de la ley comercial que se usó para imponer los aranceles con fundamento en la seguridad nacional. “Insto al presidente Trump a que levante los 232 aranceles para que podamos seguir adelante con el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá y eliminemos la incertidumbre en el mercado de Norteamérica”.

No obstante, Trump sigue generando dudas sobre el futuro del acuerdo. En semanas recientes, ha amenazado con cerrar la frontera con México e imponer aranceles a los autos mexicanos —algo que en esencia no permite el nuevo acuerdo comercial— por la frustración que le provocan las políticas migratorias de ese país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)