HORACIO BAFICO Y GUSTAVO MICHELIN

Se aproxima un incremento en las tarifas públicas

El precio del crudo y el dólar se ubican en niveles cercanos a los de referencia de Ancap.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El año arranca con ajuste de tarifas que presionarán la inflación en enero. Foto: F. Ponzetto

Sobre las empresas públicas (EE.PP.) recayó hasta el momento el mayor peso del ajuste tendiente a encauzar las cuentas públicas. Al asumir la presente administración se les solicitó un esfuerzo de un punto del PIB que contribuiría a la mejora del resultado fiscal.

Si no puede ver la imagen haga click aquí

El conjunto de las EE.PP. cumplió con lo solicitado, no así el resto del sector público, ya que el déficit fiscal prácticamente no ha variado. No obstante el cumplimiento, no debe descartarse que se le soliciten "nuevos esfuerzos", a la luz del propio déficit fiscal del gobierno y el nuevo contexto internacional que al momento se presenta incierto, lo que demora la recuperación regional. Tampoco hay que olvidar a los cambios de precios relativos que se avizoran. Agotado el ajuste por el lado de las inversiones, ese mayor esfuerzo vendrá seguramente por el lado de las tarifas, a las que en algunos casos se les podrá pedir en enero que vayan más allá de la inflación.

El conjunto de las siete EE.PP. sobre las que informa mensualmente el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) registró un superávit equivalente al 0,6% del PIB en los doce meses acumulados a octubre. Si se compara con el resultado a diciembre de 2014 se constata una mejora de un punto, el esfuerzo solicitado por el MEF.

En el gráfico que aparece en la parte superior del cuadro que ilustra esta nota se muestra que desde el año 2010 hasta la solicitud del esfuerzo el resultado de las EE.PP. fue negativo, comenzando a mejorar desde entonces.

También se observa que en los últimos meses se deterioró. Comenzando por este último aspecto, hay que señalar que el deterioro no es tal. Se debe a un registro contable, como lo fue la ganancia asociada al pago de la deuda con quita que Ancap mantenía con Pdvsa en septiembre de 2014. Esa operación que efectivamente fue favorable a la empresa petrolera, no derivó de su operativa corriente y por lo tanto no correspondía registrarla en el resultado operativo. En los últimos dos meses desapareció el impacto de esa ganancia, lo que explica el descenso del superávit.

La mejora en el resultado de las EE.PP. se puede explicar por el comportamiento de las inversiones, las que cayeron en el equivalente a 1% del PIB en el período que estamos analizando.

El gráfico alargado de abajo muestra la evolución de las inversiones físicas. Ese desempeño tuvo una incidencia primordial en el resultado de las EE.PP., fundamentalmente a partir del año 2013. Pasado el acto electoral las inversiones comenzaron a contraerse hasta ubicarse en la actualidad en el equivalente a 1% del PIB, un nivel que es inferior a la mitad del máximo registrado a fines de 2014. Aquellos valores eran muy elevados, lo que justificó su ajuste a la baja.

No obstante, tal como se muestra en el gráfico, el nivel de inversión actual es muy bajo. El promedio en lo que va del siglo se ubica en el 1,4% del PIB, por lo que se puede concluir que ya no hay margen para seguir recortando las inversiones. Por el contrario, es necesario que éstas permitan a las empresas llevar a cabo su cometido de la mejor manera posible. De hecho, el gráfico muestra que en los últimos meses el ajuste se habría frenado.

Otro aspecto resaltable del desempeño de las EE.PP. a lo largo de los dos últimos años es el descenso que registraron sus compras. Incidió aquí el descenso del precio internacional del petróleo, lluvias abundantes y la mayor generación de energía proveniente de fuentes renovables, todo lo cual abarató los costos de producción.

Como contrapartida a estos menores gastos, cayeron los ingresos, ya que las tarifas no acompañaron totalmente a la inflación. La variación del IPC entre octubre de 2016 y noviembre de 2014 (para evitar la distorsión de la bonificación de UTE en cada diciembre) ascendió al 18%. En dicho período las tarifas promedio de electricidad y agua acompañaron al IPC, pero no así los combustibles y los servicios telefónicos que aumentaron en un porcentaje inferior (0,9% y 7,1%).

Visto globalmente el desempeño de las EE.PP., parece oportuno analizar con mayor detalle el comportamiento de las más importantes. Comenzaremos con Ancap que en los últimos tiempos acaparó gran parte de la atención pública.

Esa atención se debió a la evolución de las tarifas, las que si bien aumentaron por debajo del IPC, no cayeron tal cual hubiera acontecido si seguían al precio internacional del petróleo. La razón no fue otra que la de recomponer la caja de la empresa.

De hecho, ya a fines de 2014 los resultados de la empresa comenzaron a mejorar aprovechando la disminución de los costos (caída del crudo). Pero el desequilibrio acumulado era tal, que los ciudadanos no nos pudimos aprovechar íntegramente de tal situación.

El mayor precio cobrado permitió a la empresa pasar de un déficit operativo de US$ 80 millones en los doce meses cerrados a octubre de 2014 a un superávit de US$ 83 millones en el último mes.

Tal cómo se muestra en el gráfico chico que aparece a la derecha, el valor de la paramétrica de referencia para el ajuste de los combustibles prácticamente estuvo siempre por encima del valor real del barril de petróleo expresado en pesos.

Ese colchón podría dar lugar a un posible ajuste a la baja de los combustibles en el futuro inmediato. Lamentablemente ello no parece ser posible ya que en el momento actual los valores reales del petróleo y del dólar están muy cerca de los que establece la paramétrica y todo indica que aumentarán. El crudo está oscilando los US$ 50 (valor de la paramétrica), al tiempo que el dólar interbancario cotiza a $ 29 ($ 29,6 es la referencia).

Otras tarifas que aumentarán en términos reales son las de OSE. El presidente del ente ha manifestado que propondrá un ajuste de tarifas por encima de la inflación, lo que responde a la necesidad de financiar inversiones. De hecho, a lo largo del presente año el resultado de la empresa se fue deteriorando, en parte por mayores inversiones a partir del segundo semestre, pero fundamentalmente por mayores compras de bienes y servicios.

UTE es la empresa que muestra el mejor desempeño. A lo largo del presente año mejoró su resultado operativo de la mano de menores costos de generación (buen clima), recorte de inversiones y mayores ingresos, tal cual se muestra en el gráfico chico de la derecha. Debido al mejor resultado, aumentó el monto de impuestos que pagó.

Por su parte Antel continúa procesando el ajuste, aunque aún sigue mostrando números en rojo. La empresa abatió sustancialmente los niveles de inversión que treparon al 0,8% del PIB a comienzos de 2015 y hoy se encuentran en el 0,2%. Tal ajuste no le permitió ser superavitaria, ya que los ingresos cayeron en términos reales (tarifas evolucionaron por debajo del IPC) y aumentaron los dividendos que aportó a la Tesorería.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados