NOMBRES

La voz latina a la que apuesta Hillary Clinton

Nacida y criada hasta los 10 años en Perú, Lorella Praeli es una de las piezas más importantes del comando demócrata. Su rol es clave, ya que el voto de los hispanos puede inclinar la balanza en varios estados.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Lorella Praelli, una pieza clave en el comando demócrata.

Después de ser presentada por Hillary Clinton, el 28 de julio pasado, Lorella Praeli (28), la latina más importante en el comando de la candidata demócrata, subió al escenario de la Convención Nacional Demócrata que se realizó en el Wells Fargo Center de Filadelfia. "Mi nombre es Lorella Praeli y soy americana", dijo frente al micrófono. "Recientemente me convertí en ciudadana de Estados Unidos, pero por 14 años fui indocumentada".

Esta mujer se ha vuelto clave en la campaña. ¿El motivo? En Estados Unidos viven cerca de 55 millones de personas de origen latinoamericano, que representan 17,5 por ciento de la población total. De ellas, unos 27 millones podrán votar en las elecciones del martes próximo. Uno de los factores más determinantes es el alto grado de abstención de los votantes latinos. De ese problema se encarga Praeli desde mayo de 2015, cuando fue convocada como directora de enlace con la comunidad latina del comando demócrata. O sea, una pieza clave en las elecciones del próximo martes.

Accidente.

Cuando Praeli tenía casi 2 años y vivía con a sus padres en la ciudad de Ica, 300 kilómetros al Sur de Lima, un auto la atropelló junto a varios otros transeúntes mientras paseaba con una tía por el centro de la ciudad. Para salvarle la vida, los médicos le amputaron la pierna derecha, justo por encima de la rodilla. Con una prótesis, le costó volver a caminar y, cuando se caía y sufría para ponerse en pie, su padre no permitía que nadie le ayudara. Él, dice Praeli, quería asegurarse de que ella aprendiera a levantarse sola. Y lo logró.

Al cumplir 10 años, sus padres viajaron a la casa de una tía en Connecticut, Estados Unidos, donde la niña seguiría un mejor tratamiento. Pero las visas de turista de la familia expiraron pronto. Su padre debió regresar a Perú, mientras Lorella se quedó con su hermana y su madre, quien —pese a ser psicóloga— debió dedicarse a limpiar casas durante el día y cuidar niños por las noches.

Fue en el colegio donde su condición migratoria se le hizo patente: junto a su hermana, eran las únicas latinas en la escuela, y pronto comenzaron a molestarla por su prótesis, el color de su piel y el de su pelo.

"Antes de entrar a la escuela secundaria sufrí cyber bullying. Una persona creó un perfil mío que decía border hopper, que alude a una persona que cruza la frontera entre México y Estados Unidos. Ese fue uno de los momentos más difíciles para mí. Lo más fuerte fue darme cuenta de mi estatus de indocumentada", cuenta Praeli al teléfono desde el comando central de la candidatura de Clinton, en Brooklyn.

Las cosas fueron más difíciles al momento de querer entrar a la universidad. Praeli no tenía dinero ni papeles, pero ganó una beca para estudiar ciencias políticas y sociología en la Universidad de Quinnipiac, en el mismo estado de Connecticut. Ahí, aun cuando realizaba un trabajos sobre cómo las políticas públicas afectaban el estado de los inmigrantes, siempre mantuvo su estatus de indocumentada en secreto.

Indocumentados.

En 2010, un viaje de 16 horas en una van hasta Kentucky cambió su vida. El destino era una convención de dreamers —jóvenes que llegaron ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños, de la mano de sus padres—, donde Praeli pudo compartir su experiencia con muchos como ella, escuchar otras historias y, al final, tomar la decisión de involucrarse con el tema.

De regreso del viaje, decidió hacer público su estatus de indocumentada en la universidad. Pero, no conforme con eso, fundó el grupo Students for a Dream y su primera batalla fue conseguir que los dreamers pagaran lo mismo que los legales. Y esa fue su primera victoria política. Después vino United Action de Connecticut, otra organización para abogar por los sin papeles, y luego ingresó a United We Dream, la red nacional de dreamers más importante de Estados Unidos.

Ya graduada, en 2012 se convirtió en la directora de estrategia política del movimiento, cargo que la posicionó como uno de los rostros principales. Ese mismo año, el presidente Barack Obama introdujo un programa que protege a los indocumentados llegados al país siendo niños junto a sus padres y, luego de casarse con un estadounidense, ella se convirtió en residente legal. "Pero mi pelea no terminaba ahí, porque aún había 11 millones de dreamers que esperaban por sus papeles. Ni siquiera estaba cerca de mi meta", dice.

Praeli se mudó a Washington para estar más cerca de la Casa Blanca y presionar in situ. Así, en enero de 2014 hizo noticia al criticar a Obama por no anunciar el fin de las deportaciones de inmigrantes y por sus esfuerzos para convencer al presidente de extender la protección de los dreamers a los padres de residentes y ciudadanos documentados.

Meses más tarde, en el auditorio de una escuela en Las Vegas, Obama anunció la medida. Entre el público se encontraba Praeli junto a su madre. Ambas lloraron: después de 20 años, su mamá podría viajar a Perú. Pero el anuncio quedó en nada tras el veto republicano. "Para mí las cosas estaban muy claras. Habíamos luchado por una reforma migratoria, que iba a cubrir, en ese entonces, a cinco millones de personas y el Partido Republicano dejó en pausa esa medida. Cuando comenzó la campaña electoral y cada partido ya definía a sus candidatos, yo sentía que en estas elecciones era muy importante decir a quién apoyaba y por qué. Ahí me hice la pregunta: ¿quién es el mejor candidato para resguardar eso? Y es Hillary Clinton, sin duda".

Hoy, desde el cuartel general de Clinton en Brooklyn, Praeli supervisa los esfuerzos para movilizar a los hispanos a las urnas.

—¿Qué opina de los latinos que, pese a los dichos de Donald Trump, apoyan al candidato republicano?

—Hay gente que vota no por Trump, sino porque son leales al Partido Republicano. Yo no puedo entender cómo un latino o un inmigrante puede votar por él. Particularmente, cuando tienes a un candidato como él, hablando de la comunidad de la manera que él habla. Y no solo es retórica. Es un candidato que ha prometido quitarle la ciudadanía a las personas que nacen en los Estados Unidos, pero que tienen padres indocumentados. Tienes a una persona que no cree que deberíamos subir el salario mínimo. Todas esas posturas tendrían un impacto negativo en la comunidad latina.

En diciembre pasado, Lorella Praeli ganó su primera batalla cuando ella junto a 31 dreamers juraron como ciudadanos estadounidenses frente al presidente Obama. Ahora, a poco de las elecciones, reflexiona: "Estas elecciones van más allá de los temas y las propuestas políticas de cada candidato, van a definir quién es un americano en este país. Donald Trump es un candidato que simplemente siente que los latinos somos menos, por el solo hecho de nuestra raza. Con Hillary Clinton sabemos que son las elecciones más importantes de nuestras vidas".

Praeli hace una pausa y, agrega: "Esta es una elección importante no solo para Estados Unidos, es una elección importante para el mundo. Quizá la más importante".

Lorella Praeli en sus propias palabras.

"Mis padres me enseñaron que la adversidad no nos define, sino cómo respondemos a ella".

"La historia de la comuinidad latina en Estados Unidos es de luchadores. Lo llevamos en la sangre; lo he visto en mi madre y en otras personas. Somos imparables".

"Representar a la comunidad hispana es un compromiso y una responsabilidad muy grandes. Queremos asegurarnos de que se sepa quién es Hillary Clinton y cuál ha sido su lucha por nosotros".

"Fue emocionante y emocional (comenzar a trabajar en política). Piensas en lo que ha pasado en el transcurso de tu vida y en tu familia. Personas como yo, Jorge o Amanda somos lo que necesita este país; gente que, a pesar de sus circunstancias o por sus circunstancias, tiene la oportunidad de servir a la candidata".

"Me impacta la atención de Clinton a los detalles. Veo en ella a una candidata que no solo piensa en los temas que dan titulares, sino en las inquietudes de las que se habla cuando estás cenando en familia".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)