COMPORTAMIENTO

Vos elegís: el fútbol, Netflix o yo

Mirar deportes, series o películas pueden interferir en la relación de pareja. ¿Hasta qué punto debe negociarse la pasión individual? ¿Es válido querer aislarse un poco?

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Expertos dicen que a veces estos comportamientos pueden ser patológicos.

Tu pasión tengo que ser yo, Pedro, y tu refugio, esta casa, ¡y no el fútbol!", le advierte el personaje que interpreta la actriz Julieta Díaz a Pedro (Adrián Suar) en la película El fútbol o yo que se estrenó el jueves pasado. Pedro, cuenta la historia, dedica todo el tiempo libre del que dipone, su líbido y el espacio libre de su disco duro mental a seguir el devenir de la pelota sobre el césped de cualquier cancha, de la más popular hasta la más remota —de haber fútbol en la Luna, vería con igual fascinación cómo el balón se desplaza sin gravedad—, mientras su relación de pareja languidece en los entretiempos.

La soledad ante el interés no compartido por el otro no es un descubrimiento del film. Viudas del golf se hacen llamar con ironía las mujeres que tienen la desdicha (o dicha, según el caso) de tener un marido adicto a ese deporte, expresión fácil de adaptar a otras disciplinas y ocupaciones: viudas del fútbol como el personaje de Julieta Díaz, de la Play, del running... Y por supuesto que no se trata de un mal de género. Muchos de ellos, por su parte, no dudarían en reconocerse en el estereotipo de viudos del running también, o de Netflix, por ejemplo, mientras miran por sobre el hombro de su pareja la pantalla que exhibe "un capítulo más" de Velvet o de Downton Abbey, mientras especulan con la posibilidad de hacer algo juntos cuando se corte la luz.

"He atendido mujeres u hombres que, por propios rasgos obsesivos compulsivos, les cuesta despegarse de la televisión (seguir la Champion League europea, la Sudamericana, la asiática, etcétera) o de la Play Station. Del mismo modo habría que considerar conductas adictivas de hombres o mujeres ante las telenovelas, redes sociales o mensajerías donde su pareja podría sentirse relegada. Estos casos requerirían terapia", comenta Roberto Sivak, docente del Departamento de Salud Mental de la Universidad de Buenos Aires.

Y no es solo el fútbol, la Play o Netflix. Puede ser la pasión que despierta un nuevo estudio, una salida o actividad con amigos que se vuelve rutinaria y que comienza a tomar los que hasta entonces eran momentos de la semana compartidos por la pareja, por ejemplo.

Sivak completa la lista: "Incluiría la valoración de los viajes o salidas de fin de semana: hombres o mujeres mas caseros que prefieren no salir y reponer energía mientras su pareja espera ansiosa una distracción o planear minivacaciones". Otro aspecto es la "vida saludable": luego de los 40 no es sencillo compatibilizar el acuerdo de hacer footing o iniciar actividades deportivas o gimnasio o dietas cuando un miembro de la pareja nunca lo había tenido como prioridad.

El médico psiquiatra y psicoanalista Pedro Horvat explica que no se trata sólo de cuál es la actividad que interpone distancia en la pareja. "A muchos les gusta el fútbol o mirar Netflix, pero no para todos significa un conflicto. La cuestión se presenta cuando hay un interés que adquiere para la persona un valor emocional tal que no es negociable. Entonces, al no ser negociable se transforma en una imposición para su pareja", señala Horvat ,y agrega: "Para algunas personas quizás ver Netflix solas tiene que ver con una necesidad de aislamiento, porque ha contruido un recurso defensivo a través de esta actividad que le permite un equilibrio emocional. Ahora, si esta actividad es no negociable con la pareja y se transforma en un requisito de su equilibrio emocional hay algo de la persona que debe comenzar a pensar".

Cuando uno se enamora de alguien que le gusta el fútbol, se enamora de esa persona como es, de sus rasgos propios que muchas veces representan los propios ideales. "El problema surge muchas veces cuando la persona empieza a cambiar y adopta un nuevo hobby o una nueva actividad que hace que la pareja se sienta excluida, o cuando el tiempo que destina a ese nuevo interés hace que se repitan situaciones en las que la pareja pierde la compañía en situaciones que hasta entonces eran compartidas (almorzar todos los domingos al mediodía con la familia, por ejemplo). Ahí aparece entonces el conflicto", señala Diana Ramos, psicoanalista, supervisora y docente.

Adriana Guraieb, psicoterapeuta de la Asociación Psiconalítica Argentina (APA), agrega por su parte: "Uno de los enormes problemas de estar en pareja es aprender a respetar y aceptar el gusto del otro, que es algo que no está en el código genético. Muy por el contrario, deberá ser apendido y puesto en práctica siempre y en las diferentes crisis vitales que atraviese cada miembro de la pareja o las propias crisis del vínculo", comenta.*LA NACIÓN/GDA

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)