Nombre

Cómo vivir del humor

Gracias a que se quedó sin trabajo, Daniela Viaggiamari es hoy una de las influencers más populares de Argentina. 

Daniela Viaggiamari (La Chepi)
Daniela Viaggiamari (La Chepi)

Quizás el principio haya sido mucho antes, cuando Daniela y su hija Isabella se vieron por primera vez. Pero para llegar al comienzo que importa para este relato basta con bajar hasta toparse con el comienzo de su cuenta de Instagram, @danilachepi (que no es poca cosa). Si se llega al 26 de marzo de 2015, hay una foto de una nena de ojos claros, el pelo tipo Beatles, y una sonrisa a medias. Esa nena es Isa, pero con tres años menos. A partir de entonces, si se empieza a subir, la cuenta se llena de videos que, en su mayoría están protagonizados por las dos, es decir, por Dani y por Isa. Porque eso son: una madre y una hija que comparten todo y, por lo tanto, también las redes sociales. Es que, desde que Dani se quedó sin trabajo en 2015 empezó a utilizar las redes para compartir lo que hacía. Y en lo que hacía, claro, estaba Isa. Siempre está Isa.

Daniela Viaggiamari (39) es argentina, actriz, cantante, conductora, humorista y responsable de una de las cuentas más populares de Instagram. Allí, tiene más de un millón de seguidores, pero también tiene casi un millón y medio en Facebook y casi sesenta mil en Twitter. En sus redes comparte videos de situaciones cotidianas con su hija (y a veces, también, tiene la colaboración de otros actores y actrices). “Todos los videos son de la cotidianidad y de lo loser (perdedor) que uno puede ser en la vida, lo que te lleva a una depresión al principio. Pero quiero que la gente se ría de eso. ¿Te chocaron el auto? Lloramos un ratito y después ya está, dale, tiene solución”, contó Paparazzi.

Así, en la última edición del Martín Fierro Digital, Isabella se llevó el premio a Mejor Labor Infantil en redes y, en la anterior, Dani se había llevado la estatuilla a mejor contenido humorístico.

Remar

En diciembre de 2015, vendieron la radio en la que Daniela trabaja como locutora. En enero de 2016 estaba sin trabajo, sola y con Isabella, que por entonces tenía poco más de un año y se las tuvo que arreglar como pudo, trabajando como moza y cantante en un bar, ordenando los placares de gente conocida que le pagaba por hacerlo, y hasta haciendo espejos artesanales para vender. “Me encontré con la necesidad de salir a buscar el dinero para comer. Nos habíamos mudado hacía poco, y yo tuve que empezar a vender mis cosas, mi computadora, mi ropa. Y a partir de ahí empecé a hacer videos un poco enojada por esta situación de no tener trabajo y que nadie te atienda el teléfono. Uno aprende mucho en esos momentos y aprende a sobrevivir. Y como yo soy artista y aunque sé hacer muchas cosas, lo que mejor me sale es divertir. Dije: ‘¿Por qué no me corro un poco del enojo y empiezo a mostrar situaciones divertidas como la vida de una madre soltera?’”, dijo en una entrevista.

Desde entonces, cada vez más personas empezaron a seguirla y a sentirse identificada con ella porque lo que muestra es (en sus palabras) “la vida misma”. “De a poco empezó a crecer y hoy sigue creciendo. Digamos que soy mi propia empresita”. Para Dani, Instagram hoy es el mejor canal para la publicidad de un artista. Sobre todo para los que no tuvieron suerte. “Hoy la pantalla del celular es la tele para varios”, dijo en una entrevista con Clarín.

Empezó a trabajar como actriz a los 16 años, en cine y en televisión, pero siempre desde el humor. “Yo estaba en Sábado Bus al lado de unas modelos y tenía que sí o sí apelar al humor, sino era imposible. Y siempre fue con el humor que pude sobrevivir, por ejemplo animando eventos, algo que hice durante 20 años”. Por eso, quizás Dani agradece tanto que el camino que ella eligió para su vida, ahora, después de haber pasado por tanto, le permita también ser un sustento real para su vida y la de su hija. “Me encanta ir por la calle que alguien me grite que le levanté el lunes. Yo no soy famosa. Soy popular”.

Para ella, la clave de su éxito es la espontaneidad y autenticidad, pero siempre teniendo cuidado con lo que dice. “Cuando se agarra el celular y se filma, una se siente como medio impune. Pero siempre hay que pensar que una vez que publicás ese video, del otro lado hay mucha gente que lo puede ver, que les puede doler lo que diga, o lo pueden tomar de determinada manera. Entonces, a cada mensaje lo tenés que filtrar mucho en tu cabeza antes de decirlo”.

Sus videos, en general, tratan de situaciones cotidianas pero que casi siempre tienen un mensaje positivo.

“Falta muy poquito para que venga Papá Noel”, empieza diciéndole Dani a su hija en uno de los videos más recientes de su cuenta. “¿Vos te estás portando bien para eso?”, le pregunta. Isa le dice que no, que está comiendo muchas aceitunas y empanadas. “Papá Noel este año tiene una bolsa más chiquita que el año pasado y te va a traer un solo regalo. Así que pedile un regalo y tres deseos”, le repite. Isabella, mientras come aceitunas, le dice: “Paz, trabajo para mami y para mi familia”.

La primera vez que Isabella apareció en uno de los videos de su madre fue porque ella quiso aparecer. “Isa se fue metiendo en los videos naturalmente y de la misma manera la gente eligió la espontaneidad de todo lo que hacemos”, dijo a Clarín. “Creo que cada padre sabe hasta dónde mostrar a sus hijos, yo muestro lo que quiero mostrar”. En este sentido, Isa es tan protagonista como ella de sus videos. “Lo único que quiero es que mi hija sea libre, ella aparece cuando quiere hace y dice lo que quiere. Isa es libre, dentro de lo que puede con 4 años (...) El mensaje que a mí me gusta dar, más allá de entretener, es criar a un hijo con naturalidad, como te salga, pero con la verdad y que ella haga lo que quiera”.

Dilema

Los niños famosos en las redes

Como todo en el mundo digital, muchas personas cuestionan la exposición de los niños en las redes sociales. Ese es el caso de Isabella, la hija de Daniela, que tiene 4 años y es protagonista de varios de los videos de su mamá. “Hay niños que temen a una cámara y a otros les encanta. Lali Espósito, la China Suárez y Andrea del Boca eran niñas cuando comenzaron; son actrices y lo eran cuando eran niñas. Hoy la pantalla del celular es la tele para varios. Creo que cada padre sabe hasta dónde mostrar a sus hijos, yo muestro lo que quiero mostrar”, dijo en una entrevista la actriz.

Y como Isabella, son muchos los niños protagonistas de cuentas de Instagram de sus padres. Ese, por ejemplo, es el caso de Mirko, el hijo de Marley, que con poco más de un año tiene más de dos millones de seguidores en una cuenta propia, que tiene desde su nacimiento. También, el de Valentín, que junto a su papá suben videos guionados a la cuenta Zeta Mundo, o el de Juanita, protagonista, también junto a su papá, de Quechuchomanucho. Todas tienen en común que comparten situaciones de la vida cotidiana.

Pero además de tener como principal socia a su hija, son varios los “famosos” que se suman a sus historias. Con Pablo Granados, por ejemplo, cada domingo suben un video que denominan Cita a ciegas, pero también ha grabado con Mariano Martínez, Marley, Julián Serrano, Florencia Peña, Julieta Díaz o Flor de la V. También tiene como aliadas a varias amigas, a su mamá, a su hermano que ahora vive en España y a Kiki Petrone, su novio, también influencer y comediante.

De a poco, con Isa y con el humor como bandera, Dani empezó a crecer con su proyecto cada vez más hasta que un día se animó a reconfigurar sus videos para llevarlos a un escenario y enfrentarse por primera vez a la experiencia del público en vivo. Así, el 24 de mayo estrenó en Buenos Aires una obra, La Chepi de noche, en la que representaba a diferentes personajes. Con la dirección de Noralih Gago, el espectáculo (que se presentó en el Teatro Metro de Uruguay el 18 de octubre) conjugaba la actuación con la música para generar, sobre todo, muchas risas. Luego de estar por una temporada en Buenos Aires, recorrió varios lugares del interior de Argentina. “Me pongo muy nerviosa, pero porque quiero que cuando termine el show la gente se vaya contenta”.

Dice Dani que le gustaría hacer una tira o un unitario, tener a un personaje que le permitiera seguir trabajando desde el humor, pero que todo tiene su tiempo. “Las cosas pasan cuando tienen que pasar. Yo sueño fuerte, eso sí”. Y de eso no quedan dudas. Dani se construyó soñando mucho, y sobre todo, con muchas ganas de hacer lo que le gusta: divertir a la gente.

Daniela y su hija Isabella
Daniela y su hija Isabella
Reconocimientos

Tres premios compartidos

En 2017, Daniela ganó el Martín Fierro Digital a mejor contenido humorístico. Este año, ganó el premio a Instagramer del año. Pero no solo ella recibe premios. En 2018, su hija Isabella, de cuatro años, ganó el Martín Fierro Digital a mejor labor infantil.

“Ella es el mejor premio que una madre puede tener. Te amo Isa, me explota el corazón de orgullo. Sos la compañera que cualquier persona querría en su vida”, escribió Daniela en su cuenta de Instagram junto a una foto de su hija con el permio.

Daniela y su hija Isabella
Daniela y su hija Isabella
Otro formato

Llevar historias al teatro

En mayo de este año Daniela estrenó La chepi de noche, su primera obra de teatro. “No es un sketch ni stand up, es una obra de teatro con distintos personajes y cada uno tiene su encanto y su entretenimiento. La idea nunca fue trasladar los videos de Instagram al escenario porque no tenía sentido, para eso la gente lo puede ver desde su casa”. El próximo 18 de enero, Dani estrena su nuevo espectáculo en el teatro El Nacional, en la Avenida Corrientes de Buenos Aires y bajo la dirección de Noralih Gago, que la dirigió en el show anterior.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados