NOMBRES DEL DOMINGO

Valeria Bertuccelli, la reina del cine

La actriz acaba de estrenar su ópera prima: una película escrita, protagonizada y codirgida por ella, que fue bien recibida por el público.

Valeria Bertuccelli acaba de estrenar La reina del miedo

Tuvo que escribirse su propio guion y dirigir su propia película para poder poner en juego toda su capacidad, para demostrar que es mucho más que una actriz de comedias familiares y romperse en un personaje que ella creó para sí misma. Porque eso es Robertina: una mujer que se rompe.

Ese es el personaje de Valeria Bertuccelli (48) en La reina del miedo, película que codirigió con Fabiana Tiscornia y que se estrena en Uruguay el próximo jueves 5. Además, esa interpretación le valió el premio a mejor actriz en el festival de Sundance, en el que compiten producciones cinematográficas de todo el mundo. "Bertuccelli es magnética (…) Da una actuación impresionante. Es difícil quitarle la vista de encima a su personaje, aun cuando no se esté del todo seguro sobre lo que ella está pensando o haciendo", escribió la revista especializada Hollywood Reporter, en la crítica de la película. El filme, producido por Marcelo Tinelli tras la petición de la misma actriz, se centra en la vida de Robertina, una actriz exitosa que es perseguida por la ansiedad y unos miedos que surgen como consecuencia de una crisis casi existencial: un divorcio, la preparación de un monólogo que no le genera gran entusiasmo, la vida en una casa que le queda muy grande para ella sola y la enfermedad de un amigo que vive en Dinamarca.

Aunque a priori el guion es ficción pura, está claro que, cuando una actriz interpreta a una actriz, hay muchos aspectos que borran un poco la barrera con la realidad. "Es cierto que es casi imposible que mis personajes no tengan algo de mí. Lo lindo y lo feo, lo bueno y lo malo. Siempre están un poco teñidos de mi propia personalidad, así sean personajes con los que no tengo nada que ver. Sobre todo porque yo no me pongo límites en ese sentido, no tengo miedo a quedar expuesta", dijo Bertuccelli al respecto en una entrevista con La Nación.

Es que, su ópera prima, que al principio se iba a llamar Los buenos mueren primero, está llena de referencias a la vida y experiencias de la propia actriz. "Robertina es un personaje atravesado por el sinsentido de la vida, pasa por esos momentos donde uno está a punto de descubrir algo", contó la actriz en una entrevista con la revista Noticias. Y después confesó: "Cuando descubrís que (la vida) es inmanejable y que no tenés certezas, empezás a vivir de otra manera… solo hay que dejarse atravesar por la vida".

Prolífica.

Es la mayor de tres hermanos. Nació en San Nicolás de los Arroyos, en la provincia de Buenos Aires. A los 14 años, después de vivir por un breve período en Córdoba y Australia, se instaló con su familia en la capital argentina. Fue allí donde Bertuccelli dio sus primeros pasos en la actuación.

Empezó la carrera de actuación en la Escuela Multidisciplinaria de Arte Dramático de Buenos Aires, pero la echaron antes de que terminara, porque la actriz había aceptado hacer una obra de teatro y la institución no permitía que sus estudiantes trabajaran.

A los 20 años, agarró una mochila y se fue a París, con la idea de pasear por tres meses. Y se terminó quedando por dos años.

De regreso en Buenos Aires, comenzó su carrera como actriz en el circuito under de Buenos Aires y poco después actuó en las tablas del Teatro General San Martín y del Teatro Nacional Cervantes. "Cuando empecé a hacer teatro escribía mis propias historias". Quizás esa sea la semilla de La reina del miedo, que desde el principio fue pensada por la actriz para ser actuada por ella misma.

Debutó en la pantalla grande en 1995, en 1000 boomerangs, película escrita y dirigida por Mariano Galperín. Fue mientras grababa ese filme que conoció a Gabriel "Vicentico" Fernández Capello, su esposo desde hace más de 20 años y padre de sus dos hijos, Florian y Vicente.

Luego siguieron títulos como Silvia Prieto (1998), Alma mía (1999) o Los guantes mágicos (2003), donde también compartió pantalla con Vicentico. Hasta que en 2004 llegó el personaje que la consagró: fue en Luna de Avellaneda, la película de Juan José Campanella, en la que compartió elenco con Ricardo Darín, Mercedes Morán y Eduardo Blanco. Tres años después, la actriz fue parte del elenco de la película española Hotel Tívoli.

En 2008 llegó el que sería uno de sus papeles más recordados: Andrea "La Tana" Ferro, en Un novio para mi mujer (escrita por Pablo Solarz y dirigida por Juan Taratuto), que protagonizó junto a Adrián Suar; La Tana le valió el galardón a mejor actriz en los Premios Sur 2008. También con Suar y bajo la misma dirección, protagonizó, en 2016, Me casé con un boludo, que fue éxito de taquilla, tanto en Argentina como en Uruguay.

Aunque actualmente la actriz dice que se siente más cómoda con los tiempos del cine, que le permiten repartirse para poder acompañar a sus hijos y a su esposo, Bertuccelli tuvo un pasaje para nada sutil por la televisión. En 1997 debutó en Carola Casini, una telenovela producida por Pol - Ka y protagonizada por Araceli González, donde la actriz interpretaba a La Gringa. Luego vino Verdad consecuencia, Gasoleros, Por ese palpitar, Cuatro amigas, Máximo corazón y Vientos de agua, en 2006, su último trabajo.

Después de protagonizar las aperturas de dos ediciones de Bailando por un sueño, después de varias comedias que la posicionaron como una de las actrices más destacadas de la escena argentina, ahora Bertuccelli se dio el gusto de crear un personaje a su medida para, al fin, consagrarse como la artista dócil y multifacética que es.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º