NOMBRES

Tiziano Gravier: amo de la nieve

El hijo de Valeria Mazza es un deportista de elite. Se destaca en esquí pero fue noticia por la golpiza que recibió en un boliche de Rosario.

Tiziano Gravier Mazza compite en esquí alpino a nivel internacional.
Tiziano Gravier Mazza compite en esquí alpino a nivel internacional.

Pertenece a la generación que se crió viendo a Lionel Messi desplegar magia en la cancha, así que no es de extrañar que haya soñado con ser futbolista. También evaluó la opción de dedicarse al tenis profesional y al rugby (jugó durante años en el SIC). Tiziano Gravier Mazza -el segundo hijo de la modelo Valeria Mazza y el empresario Alejandro Gravier- supo desde bien chiquito que su vocación era el deporte.

Cumplió 20 años el 12 de marzo y hace 17 que practica esquí. Sus padres lo mandaron a distintas escuelitas pero el origen de su pasión radica en haber acompañado a Balthazar, su hermano mayor, a los torneos. “Él siempre fue mi referente y el que iba rompiendo un poco el hielo”, reveló a la revista Gente. Con 8 años, Tiziano compitió por primera vez en un campeonato nacional y con apenas 12 ya representaba a Argentina a nivel internacional.

Este emblema del esquí alpino compite con éxito en cuatro disciplinas: slalom, gigante, súpergigante y descenso. Salió bicampeón argentino, campeón sudamericano y ganó cinco copas del mundo en categorías juveniles: tres en el Torneo Internacional Borrufa (Andorra), otra en la Copa Whistler (Canadá) y el Trofeo Topolino (Italia).

Dejó huella en los Juegos Olímpicos de la Juventud Lausana 2020: obtuvo un diploma olímpico tras quedar séptimo en la prueba Súpergigante y fue el mejor resultado que un atleta de su país logró en esta disciplina a lo largo de toda la historia.

Lo cierto es que estas múltiples condecoraciones y trofeos no lo hicieron tan popular y reconocido como dos hechos puntuales que protagonizó el pasado mes de junio -la terrible golpiza que recibió en un boliche de Rosario, que derivó en su internación y en dos operaciones por fractura de mandíbula; y los rumores de romance con Juanita Tinelli, la hija menor del Marcelo Tinelli, surgidos en la fiesta por los 100 años de la revista Para Ti-.

El nombre de Tiziano Gravier se convirtió en figurita repetida en los programas y portales de chimentos rioplatenses. Y así, el niño que odiaba a los paparazzis que perseguían a su madre pasó a estar en el ojo de la esfera mediática sin chance de elegir y no precisamente por sus méritos deportivos.

ADN Deportista

En casa de la familia Gravier-Mazza siempre se antepuso lo académico: ‘Primero el colegio y después el resto’, le decían Valeria y Alejandro a sus cuatro hijos. Balthazar (23), Tiziano (20), Benicio (17) y Taína (14) saben que practicar deporte es un premio al buen desempeño estudiantil. Por eso, Tiziano nunca se llevó una materia, tuvo un promedio superior a ocho en el Secundario y entró a la Universidad de San Andrés para estudiar Negocios Digitales (nueva carrera que combina administración y programación) sin tener que dar prueba de ingreso.

Eligió esa institución porque ofrece un programa para deportistas que, según dijo, le “cuadra perfecto”. Y así es siempre: cursó los últimos años de colegio a distancia para poder entrenar, viajar y competir. Practicar esquí requiere residir en un lugar donde haya nieve así que desde 2017 divide su año entre el sur argentino y Europa. El hoy integrante de la Federación Argentina de Ski y Andinismo no tuvo viaje de egresados y faltó a su fiesta de graduación con el fin de entrenar para los Juegos Olímpicos: “No me arrepiento, yo lo elegí. No me gusta victimizarme”, dijo a la revista Hola.

El deporte está instalado en esta familia por decreto. “Mi papá llegó a ser pumita y mi mamá nadadora casi profesional hasta los 17, cuando finalmente se convirtió en modelo. El deporte para nosotros es un pilar”, contó Tiziano a Infobae.

Su hermano Balthazar clasificó para los Juegos Olímpicos de la Juventud de Lillehammer 2016, pero un accidente lo dejó afuera. Ese hecho impulsó a Tiziano a querer llegar a competir en Lausana 2020. “Mi hermano estaba preclasificado, pero cuando faltaba un mes, se llevó un golpe en la cabeza y estuvo dos meses parado. Se quedó fuera de los Juegos y eso fue una motivación enorme para mí, me empujó más a hacerlo”, confesó a Olympics.com.

La revancha le salió completa. Tuvo el honor de ser abanderado en la Olimpíada celebrada en Suiza -“fue una gran oportunidad”, dijo a Olympics.com- y un año después, debutó en el Mundial de Esquí Alpino Cortina con gran score: terminó en el puesto 22 en slalom gigante, a solo siete segundos del ganador.

Tiziano junto a sus padres, Alejandro Gravier y Valeria Mazza, también fanáticos del esquí
Tiziano junto a sus padres, Alejandro Gravier y Valeria Mazza, también fanáticos del esquí.

Famosos

Es muy apegado con sus tres hermanos y la cuarentena los unió más aún. “Con Balthazar y Beni compartimos la pasión por los deportes y con Taína me prendo mucho en sus juegos”, contó a Hola. Confesó, además, ser el que se mandaba más macanas de los cuatro: “De colgado, cuando salía no le contestaba el teléfono a mis padres o volvía tarde”.

De niño le ofrecieron hacer campañas de modelaje y nunca quiso porque le daba vergüenza. Hoy no lo descarta: “Lo pensaría”, dijo a Gente. Y agregó que incluso le gustaría probarse como actor.

Sufrió la fama y los flashes en su infancia. “Al principio me molestaba que me preguntaran si era el hijo de Valeria Mazza. Prefiero que me conozcan como Tiziano Gravier, aunque tengo que reconocer que me abrió muchas puertas”, confesó a revista Gente.

Odiaba que le pidieran fotos a su madre: “No sé si era por celos o qué pero me irritaba”, reveló. En varias entrevistas recordó que salir a pasear o a comer era un calvario, en Italia y en Argentina, porque los perseguían fans y paparazzi.

Su padre lo ayudó a comprender y aceptar. “Él siempre nos explicó que estar expuestos tenía, como en varios aspectos de la vida, su parte positiva y negativa. Y como las desventajas igual las íbamos a tener, ¿por qué no aprovechar las ventajas? Y en eso estoy, dando a conocer el esquí argentino”, afirmó a Hola.

El mes más mediático de su vida

El primer sábado de junio no fue uno más para los Gravier-Mazza. Un viaje a Rosario para festejar un cumpleaños familiar terminó en tragedia. Balthazar y Tiziano armaron un plan de primos, fueron a un boliche, y mientras esperaban en la puerta, dos hombres le gritaron a Tiziano ‘hey, tincho’ (término usado para referirse a personas de clase alta), y le dieron un golpe. Así lo relató él en exclusiva para Telenoche de Argentina, 20 días después de la agresión. “Vi que se iban encima de mi hermano y lo único que pensé fue en sacarlo de ahí. Recuperé el equilibrio, los empujé, traje a mi hermano conmigo y salimos corriendo”, contó. Sus padres lo levantaron a metros del lugar, lo llevaron al hospital y debió ser intervenido por una fractura de mandíbula y por una fisura. Los responsables deberán cumplir prisión preventiva por 90 días. “Lo peor ya pasó, estuve angustiado pero voy volviendo a la rutina”, dijo el joven, que se perdió la pretemporada con la selección de esquí en Francia. Si bien tiene para un mes de recuperación, acompañó a sus padres al aniversario de Para Ti y también fue noticia: se lo vio muy cerca de Juanita Tinelli y se especuló con un romance. Valeria Mazza desmintió el rumor: “Se conocen desde chiquitos. Solo estuvieron charlando”, aclaró en el ciclo Agarrate Catalina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados