NOMBRES

Tiwa Savage, de corista de George Michael a monarca del afro pop

La cantante y compositora Tiwa Savage es una de las protagonistas de la ola de música popular nigeriana que empieza a hacerse notar.

Tiwa Savage
Tiwa Savage

Algo está pasando en Nigeria musicalmente. Es cierto que, en teoría, internet borró las fronteras para acceder a la música de otras culturas. En la práctica, empero, seguimos escuchando mayoritariamente lo que está más a mano y lo que llevamos como bagaje histórico respecto de nuestros gustos.

Hasta hace poco, uno de los pocos artistas musicales nigerianos que habían trascendido internacionalmente era Fela Kuti (1938-1997), compositor, intérprete, pionero del estilo “afro-beat” (entendido como una amalgama de distintas corrientes) y uno de los músicos más importantes de ese continente.

Últimamente, sin embargo, una nueva camada de artistas está llamando la atención por sus discos y canciones. Davido, que el año pasado sacó el disco A Better Time, es uno de ellos. Otro es Burna Boy, cantante y rapero que ya lleva dos nominaciones consecutivas al Premio Grammy en la categoría World Music (por los discos African Giant y Twice As Tall, respectivamente).

Tanto Davido como Burna Boy son de la misma generación (el primero nació en 1992 y el otro en 1991). Pero entre aquellos que están dándose a conocer a un público internacional también hay artistas que ya llevan bastante más tiempo recorriendo estudios de grabación y escenarios, como Tiwa Savage, nacida en 1980 (aunque al verla es difícil creer que va a cumplir 41 años el mes que viene).

La cantante y compositora nació en Nigeria pero a los 11 años su familia se mudó a Londres. La música fue una vocación que le llegó temprano en la vida y con apenas 16 años ya hacía coros para estrellas como George Michael (llegó a ser corista de su banda en vivo) y Mary J. Blige, entre varios.

Cuando fue mayor de edad y ya había egresado de la Universidad de Kent, se mudó a Estados Unidos para estudiar en una de las escuelas de música más renombradas: Berklee College of Music, una institución que saca pecho con datos como que entre sus egresados se acumulan más 300 Premios Grammy y más de 100 Premios Latin Grammy.

De nuevo en Londres, se anotó para participar de uno de los tantos programas de talento musical, pero no fue una experiencia demasiado grata para ella y salió del reality bastante rápido (fue la jurado Sharon Osbourne, esposa y manager de Ozzy Osbourne, quien le bajó el pulgar). Para seguir vinculada a la música y vivir de ella (todavía no había podido grabar sus propias canciones), firmó un contrato como compositora con Sony y empezó a componer canciones para artistas de segunda línea como Fantasia o Mya (aunque también colocó alguna de sus músicas en trabajos de Babyface, un productor y artista de soul importante en Estados Unidos, si bien no es tan famoso). “No conseguía despegar como artista solista, entonces me puse a componer para otros”, le dijo a un diario inglés.

Ni en Inglaterra o Estados Unidos estaba encontrando lo que ella deseaba: un contrato discográfico que le permitiera despegar como solista. Savage miró entonces hacia su país natal, donde el pop influido por el “afro beat” de Kuti estaba burbujeando de actividad y creatividad. Pero fue un proceso que le costó. Ella quería ser estrella de soul en Estados Unidos y su hermano le tuvo que insistir para que finalmente se instalara en Nigeria y desde allí se lanzara a la trayectoria en solitario. En 2012 se mudó a la capital Lagos y ahí sí consiguió su primer contrato para grabar un disco.

El debut fue un año después de llegar y se llamó Once Upon A Time. Desde la tapa se nota que Savage todavía no era parte de la escena nigeriana y que aún no se desprendía de ser una artista a la Beyoncé. En esas fotos, parece una Toni Braxton y la música no está demasiado lejos del soul y el pop que se hace en Estados Unidos. Pero ya estaba en carrera.

El segundo disco, R.E.D. salió en 2015, pero ella seguía confinada al mercado local y quería más. Con su experiencia, talento y trayectoria en Estados Unidos e Inglaterra, Savage consiguió que la industria discográfica de esos países empezara a tenerla en cuenta, pero no fue sino hasta hace poco que cerró un acuerdo con el sello estadounidense Motown, subsidiario de Universal Music.

El tercer álbum, Celia, salió el año pasado y ahí ya se escucha a una artista plenamente imbuida en el afro beat y otros estilos propios de Nigeria.

Aún así, se trata de una cantante y autora con años de experiencia en la música “anglo”, y aunque Celia suene inconfundiblemente nigeriano también hay rastros del soul y el pop británico que también cultivó.

Pero cuando regresó a Nigeria no solo llevaba la música de Inglaterra y Estados Unidos. También arribó con actitudes respecto de los géneros y el feminismo que chocaban con una cultura con fuertes componentes patriarcales.

En su primer concierto en vivo en Nigeria, le tiraron cosas y la abuchearon por considerarla demasiado sexy en fotos y videoclips. Ella siguió adelante y en pocos años logró llegar a ser una de las máximas estrellas del pop nigeriano, con premios por doquier, contratos de auspicio de mucho dinero y el estatus de famosa (tiene más de diez millones de seguidores en su cuenta de Instagram).

Ese renombre y el éxito comercial que ya tuvo en su país le abrieron nuevas puertas, como participar en la banda sonora de la remake de El rey león, disco producido por Beyoncé.

Con esa fama, también, ha hecho lo que tantos otros: llamar la atención sobre temáticas sociales o políticas. En el caso de Savage, se propuso aportar a crear conciencia sobre un urticante tema en su país: las violaciones. Se juntó con otros artistas de su país y también internacionales y empezó a tuitear e informar para concientizar sobre algo que en algunos medios es llamado “la epidemia de violaciones” en Nigeria. Después, donó dinero para pagar los costos legales de las víctimas cuando estas llevaban a la justicia sus denuncias.

Y ahora parece sentirse mucho más a gusto como artista africana, por más que haya vivido muchos años fuera de Nigeria. En una entrevista para el medio especializado en música inglés NME, dijo que está muy orgullosa que la música pop africana esté teniendo un buen momento. En esa entrevista, además, reflexionó sobre las décadas que le llevó llegar a ser una solista famosa y reconocida. “El éxito que lleva tiempo ayuda a templar el carácter. El éxito que llega rápido contribuye a aumentar el ego”.

El más reciente álbum fue titulado así en honor a su madre, pero Savage dice que además está dedicado a todas las mujeres que quieren triunfar en la industria de la música, que sigue dominada por la masculinidad.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error