NOMBRES DEL DOMINGO 

The Weeknd, una canción, un premio y un discurso antirrascista

El músico canadiense fue protagonista de los MTV Awards tras ganar el premio a Mejor Video por Blinding lights.

The Weeknd triunfa con su canción Blinfing Lights
The Weeknd triunfa con su canción Blinfing Lights

El pasado 30 de agosto se celebraron los MTV Awards en medio de una situación extraña y compleja por la pandemia por coronavirus. Esta vez se realizaron en diferentes puntos de Nueva York para mantener la distancia social que requieren las medidas de prevención ante la COVID-19. Aunque los tapabocas estrafalarios de Lady Gaga se llevaron todas las miradas, Abel Tesfaye, más conocido como The Weeknd, fue el otro protagonista de la noche.

Llegó a la ceremonia con saco rojo, camisa, pantalón y guantes negros y con la cara golpeada. Era maquillaje, claro, pero él no dijo ni una palabra al respecto hasta que se subió al escenario.

El Tesfaye de esa noche estaba lookeado igual al del video de Blinding Ligths —sencillo de su último disco, After Hours— por el que estaba nominado en cinco categorías: mejor video del año, mejor canción R&B, mejor dirección, mejor cinematografía; también estaba nominado como mejor artista del año. De esos, se llevó uno de los más importantes y codiciados de la noche: mejor video del año. También se hizo con el premio de la categoría mejor video de R&B.

Al subir al escenario a recibir el reconocimiento el artista canadiense dijo: “Una vez más, es complicado celebrar. Justicia para Jacob Blake y Breonna Taylor”, en referencia a las dos personas afrodescendientes que fueron asesinadas, en diferentes circunstancias, por la policía de Estados Unidos.

Ese no fue su único momento en una noche, por lo menos, extraña. The Weeknd cantó en vivo su canción desde el Edge, uno de los observatorios más altos para mirar la ciudad de Nueva York. Lo hizo en una plataforma en forma triangular que parecía suspendida en el aire mientas la ciudad brillaba con intensidad a sus espaldas.

De perfil bajo 

Todo empezó en 2010 cuando Abel Tesfaye comenzó a subir su música a YouTube de forma anónima, bajo el nombre de The Weeknd. Un año después lanzó sus primeros mixtapes —una mezcla de canciones con bases ya creadas por otros músicos— que fueron un éxito tanto en el público canadiense como en la crítica.

Antes de la música hay una adolescencia entre el consumo de drogas y el abandono de todos los colegios a los que lo mandaban. Hay, también, un productor que había escuchado sus canciones y quería producirle un disco. Pero Abel Tesfaye no quería hacerlo bajo las reglas de la industria. Él quería hacerlo como tenía ganas.

Su primer mixtape, House of Balloons, es de 2011. Lo lanzó gratuito a través de su sitio web. Unos meses después de haberlo publicado y de haber sido nominado a la lista de precandidatos de los premios Polaris de ese año, emprendió una gira que lo llevó a hacer la primera presentación en vivo de su música en Toronto. La historia siguió con una gira por Canadá y en el medio hizo una presentación y colaboraciones con Drake, sobre todo en su álbum Take care.

En los meses que siguieron, aunque su fama había aumentado de golpe y él se negaba a hablar con la prensa, lanzó su segundo mixtape, Thursday y pronto llegó el tercero, Echoes of Silence.

Unió esas tres piezas en un disco que lanzó por su cuenta de manera digital, Balloons Trilogy y que, pocos meses después, ya tenía más de ocho millones de descargas. En el medio The Weeknd empezó una gira que lo llevó por los festivales más importantes de Estados Unidos y de Europa: el Festival Coachella, de California; los Primavera Sounds Festivals de España y de Portugal; o el Wireless Festival de Londres.

Gracias a la buena recepción de sus presentaciones en los escenarios mundiales, un sello discográfico le ofreció lanzar su Trilogy de manera oficial. Un año se había convertido en disco de platino y no habían dudas que The Weeknd, con su música que no era nada definido sino una mezcla de hip hop, soul, R&B y pop, era uno de los artistas del momento.

Después vino su primer álbum de estudio oficial, Kiss Land, y empezaron las colaboraciones con artistas ya reconocidos y admirados por su trayectoria: Justin Timberlake, Drake nuevamente, Beyoncé, Ariana Grande, entre otros. Además, The Weeknd fue parte de la banda sonora de las películas Los juegos del hambre y Cincuenta sombras de Grey.

En 2015 lanzó su segundo álbum, Chapter III. Fue en esa época en la que The Weeknd confesó en algunas entrevistas con la prensa que acudía a las drogas cuando sentía que su mente estaba bloqueada para componer una canción.

“Cuando no tenía nada más que hacer que crear música consumía mucho. Las drogas eran siempre una opción. Hay canciones de mi primer álbum que tenían una duración de unos siete minutos. Fueron hechas mientras me encontraba bajo la influencia de las drogas. Ahora no veo haciendo algo así”, dijo en una entrevista con The Guardian.

Incluso contó que algunas canciones de su nuevo álbum, por entonces Starboy—-por el que terminó ganando un premio Grammy al mejor álbum del año—, habían sido escritas mientras estaba bajo los efectos de las drogas.

Más allá de unas declaraciones que causaron revuelo, The Weeknd es un músico con una sensibilidad melancólica, oscura y suave.

A los 30 años tiene una trayectoria que lo coloca como un artista de relevancia, con unas canciones que hablan solamente de lo que él tiene ganas de decir.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados