CABEZA DE TURCO

Tabarisland

En Tabarisland las cosas son como él desea que sean. Es parte de las delicias del poder: todo empieza a ser como se lo imagina. Es que el rey Tabaré gusta de recibir honores, ponerse oropeles y ama que sus fieles servidores lo aplaudan. Es un mundo algo extravagante donde nadie es quien dice ser.

WASHINGTON ABDALA

Por ejemplo, el ministro Murro pasó de ser un acérrimo defensor de la clase trabajadora a convertirse en un diminuto funcionario que driblea la pelotita salarial pero ama su sillón antes que concederle la razón a los laburantes. Amaga, amaga, pero sigue prendido y en la de él. ¡Besitos al Pit-Cnt! Pero, sorry, chicos, bye, bye. Y pone look Marcello Mastroianni ante cámaras y se cree de verdad que el mundo pasa por su existencia luminosa. Hermoso narcisismo travestido de humildad.

El canciller Nin es otro prodigio de la política nacional. Murió, resucitó. Muere de vuelta, resucita de vuelta. ¡Lázaro un poroto! Y sigue en esa. Yo diría que tiene un Phd en el arte de suicidarse y de revivir. Tiene algo, chupa algo, alguna falopa del Pepe se mete, pero logra salir de estados catatónicos y vuelve a la vida. Lo de Brasil (el desbole que armó por boconear) era para matarse en la plaza Independencia gritando "Te jodí Neymar", luego de un balazo al cráneo disparado por él mismo, con arma entregada en mano por Lucía (de eso sabe). Semejante proeza lo hubiera redimido. ¿Pa qué? Pensó Nin, si igual revivo. Y tá, revivió nomás. ¡Revive siempre boludos! ¡Es inmortal el tipo! Yo a esta altura si fuera su esposa, la Damiani, que se yo, lo miraría de canto al personaje. Ese especímen es sobrehumano (¡flaca, te va a sobrevivir, guambia!)

A Bonomi —hablo con el corazón— cada día le entiendo menos lo que habla, farfulla o sonoriza. Eso sí, está más rellenito (su abdomen es igual al de Obelix), ya camina como policía, se mimetiza con la institución pero cuando nos rezonga —porque nos afanan a todos los uruguayos por giles— siento que se parece a Trump (je). Me imagino que la única que le hace el aguante es la diputada-esposa que debe mirar los noticieros con devoción y grita sola delante de la televisión cual barra brava: "Dales duro papi, dales duro". El amor lo puede todo. Tiene pinta de mimoso el bicho (¿le dirá "bichito" en la intimidad?).

Lo confieso, estoy afectado porque Marita anda deprimida y con revoluciones bajas. Ya no es aquella muchachita danzarina, fiestera y agitadora a la que todo le importaba una perinola y que metía movimiento de caderas en las noches viajeriles. Ya no más zapatos rojos. Ya no más caídas de ojos. Ahora pide disculpas. ¡Un embole mami! ¡Que el ministro Basso le suministre algún antidepresivo! Algo que la ponga "on fire". ¡Los uruguayos no nos merecemos esto! (Dale manija Tabaré, dale confianza maestro).

¿Kechichián anda por acá o está en Ulan Bator? No sé nada de nuestra divina ministra de Turismo. Tranqui gente, ya llega el verano y como va a ser una gran temporada porque los argentinos se tiran todos a Punta, ya la vamos a ver en el Conrad en algún salón comedor dando una conferencia de prensa y mandando besos. Tiene derecho che, pa eso es la ministra. Un lujo de armonía y refinamiento esa cartera ministerial.

El que ya tiene el "síndrome Cánepa" es Juan Andrés Roballo, su sucesor. El tipo ya habla en tono circunspecto, dicta lecciones magistrales y nos enseña a todos los mortales como debe ser nuestro "deber ser". (¡no la pudras Roballo, Cánepa hubo uno solo y se le extraña!).

En fin, este gabinete nos está enloqueciendo. No hay nada que hacerle, nada es como el ayer. Pepe nos tenía entretenidos con su show diario en los medios masivos. Y Pepe che, nos plantó a todos y terminó en Jolivú y arriba de un avión con la diosa de Lucía de sonrisa eterna y simpatía desbordante. Son como Vicuña y la China, están en todas las fotos de sociales. ¡Quién lo diría!

En fin, Dios no se apiadó de nosotros y nos regaló este elenco gubernamental de maravilla. Sigamos amándolos con paciencia. Ellos nos aman. Se nota. Se nota en pila.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)