NOMBRES DEL DOMINGO

Susana Giménez, la diva de siempre

Es una de las mayores figuras de la televisión de Argentina. Fue declarada una de las mejores conductoras de Latinoamérica y su programa está en el libro de los Récords Guinness.

Susana Giménez
Susana Giménez

Escribir a Susana Giménez es absurdo, ingenuo, casi imposible. Querer abarcarla en una sola página es reducirla a unas pocas palabras que nunca serán suficientes: escribir a Susana Giménez es escribir los últimos 30 años de la televisión argentina, implica explicar la figura y el funcionamiento de la diva en la cultura popular de ese país y también del nuestro, que casi siempre nos resulta sencillo importar a sus figuras y hacerlas un poco nuestras. Con Susana eso es fácil. Siempre lo fue. Su vínculo con Uruguay se traduce en una casa en Punta del Este con nombre propio, en temporadas entras en el balneario que transformó en refugio, en elogios mutuos, en amores, en examores, en estafas, en juzgados, en declaraciones, en portadas de revistas, en titulares de medios.

Pero Susana no es nuestra, claro. Tiene 75 años y es, junto a Marcelo Tinelli y Mirtha Legrand, la máxima figura y diva de la televisión argentina. Fue vedette, actriz, modelo, bailarina, empresaria y hasta cantante. Es la de la melena siempre larga y platinada, la del programa de la noche, la del hola Susana, la del mi amor exagerando siempre la "r", la de los juegos por teléfono, la de las sorpresas, la de las entrevistas a todas las personas “importantes” de la Argentina y quizás del mundo, la de los sketch, la de los musicales, la de las mansiones, la de los brillos y los tacos y las medias que están pero no se ven. Es la Es la madre de Mercedes, la abuela de Lucía, la que tuvo mil amores.

Es Susana, la diva de los dinosaurios vivos. Y aunque sea inabarcable, esta es (una parte) de su historia.

El frío

Es 1951. Susana está en una habitación del Quilmes High School, colegio inglés en el que estudia pupila y del que solo la dejan salir un fin de semana cada quince días. A Susana no le gusta estar pupila pero igual se la banca.
Es de noche. En el cuarto hace frío. Susana está jugando con las cuatro compañeras con las que comparte el cuarto. Va hasta la ventana, agarra la cortina blanca y se la pone por debajo de los brazos y se envuelve como si fuera un strapless. Pone la cara de frente a la ventana y mira hacia la luna, que parece un foco de luz que le ilumina el rostro. Susana tiene 7 años, problemas de tos y resfríos constantes por el clima y una ambición: ser como las actrices de Hollywood.

Es hija de María Luisa Sanders y Augusto Giménez. Creció escapado de las discusiones de sus padres, refugiándose en lo de su abuela materna (el amor de su vida) para no ver a su madre sufrir por Augusto, mujeriego, en sus palabras.

Fue su padre quien la llevó a estudiar como pupila a Susana y también fue él que, por recomendación del médico debido a los constantes problemas de salud que a su hija le provocaba el clima de aquel colegio frío, decidió sacarla.

Susana iba a ser maestra. A los 14 años tuvo a sus primeros alumnos y poco tiempo después empezó a trabajar como secretaria en la industria de su padre. Pero casi no le pagaban y había algo que ella quería, antes que ninguna otra cosa: ser independiente y libre en todos los sentidos posibles.
A los quince años se puso de novia con Mario Sarrabayrouse, con quien se casó un año más tarde y de quien se divorció a los cuatro años. En el medio nació Mercedes, su única hija. A Mercedes Susana la crió sola. O con la ayuda de su madre pero nunca de Mario.

Un día, ya divorciada, sola, sin plata y con Mercedes siendo una niña, Susana decidió que quería se modelo. Y que también quería se azafata. Se anotó en una agencia y en Aerolíneas Argentinas y cuando tuvo que elegir se quedó con la publicidad.

Susana Giménez
Susana Giménez

En 1967 hizo sus primeras fotos de manera profesional y en la década de los 70 llegó la publicidad que por primera vez la llevó a los televisores de todo el país y que empezó a transformarla en la chica de la tele. Era una publicidad del jabón Cadum en la que Susana simplemente estaba de espaldas y giraba hacia la cámara para mostrar el jabón y decir “shock”.
A partir de entonces la empezaron a llamar cada vez y de a poco logró la independencia económica. Susana se sintió segura. Los directores y directoras de cine empezaron a llamarla para sus películas y los teatros querían tenerla en sus elencos. Susana recorría Buenos Aires de un lugar a otro sin parar en un Fiat 600; en el asiento de atrás tenía un ropero entero y en el de adelante casi siempre llevaba a Mercedes.

“La época más linda de una persona para mí es la época de los logros. Y yo en ese momento (los 70) estaba en esa época. Sentía fuerza para seguir y me daba una alegría brutal a pesar de que tenía a mi hija chiquita. Nunca dejé de trabajar. Mi madre me ayudaba mucho con Mercedes. Yo la mimaba todo lo posible. No tengo culpa por haber trabajado mucho, sino no hubiera podido darle todo lo que le di”.

A Mercedes no le gustaba que la gente rodeara a su madre cada vez que salían a la calle, que le ´pidieran una foto un autógrafo un abrazo, que le preguntaran si era la hija de Susana.

“Ser famoso o tener un padre famoso no es malo. Ella siempre odió cuando la gente se me acercaba a pedirme un autógrafo o cuando se me acercaban. Después logré pararla un poco y le dije: sé buena con la gente porque todo lo que tenés es gracias a la gente, así que dejate de joder. Ahora está más calma. Pero yo no tengo culpa por eso, le di todo lo que pude, quizás le di hasta demasiado”.

Hola Susana

El programa de Susana Giménez empezó en 1987
El programa de Susana Giménez empezó en 1987

1 de abril de 1987. Susana Giménez todavía no es Susana Giménez pero está empezando a serlo. En Argentina ya la conocen pero todavía no están acostumbrados a convivir con ella noche a noche. Susana está vestida de negro y ya tiene el pelo rubio. Sentada en un escritorio con seis bailarines que están parados detrás suyo como cuidándole la espalda, mira a la cámara cuando atiende el teléfono y un tal Gustavo dice "hola Susana".
Ese fue su primer programa. El único. El que llevó su nombre desde siempre. El que la llevó a la casa de todos, el que la empezó a construir en una diva de la televisión y el espectáculo. El que todavía mantiene. Con el que el que cada domingo sale al aire por la pantalla de Telefé para hacer entrevistas, para jugar con la gente que la llame, para bailar, para seguir siempre cerca de su público.

Entre aquel programa y el que se va a emitir hoy a la noche pasó de todo. Susana tuvo nuevos novios, recibió premios, fue nombrada como la mejor conductora de Latinoamérica, compró una casa en Punta del Este y otra en Miami, presentó su propia revista, su propio perfume y marca de accesorios, se enfrentó a estafas y a juicios, tuvo dos nietos y lo más importante, nunca dejó de ser Susana.

Las películas, el teatro y los premios

A fines de la década del 60 y durante la década del 70, poco después de que empezara a hacer publicidad de forma profesional, Susana Giménez estuvo en el elenco de al menos diez películas. Algunas de las más destacadas fueron: Los neuróticos, He nacido en la ribera, La piel del amor, Tu me enloqueces, La Mary (nombre que después la diva le puso a su casa de Punta del este) o Los hombres solo piensan en eso.

En teatro debutó con la obra Las mariposas son libres en 1971 y después compartió escenario con las más grandes figuras del espectáculo de ese momento como La revista de oro, con Jorge Porcel y Nélida Roca. Pero la obra por la que aún hoy se la recuerda es Sugar, que se estrenó en 1986 en el Teatro Lola Membrives, estuvo haciendo temporada en Mar del Plata y en Carlos Paz.

En lo que refiere a los premios, Susana los ganó todos. Algunos de los más importantes están los 25 Martín Fierro que ha recibido a lo largo de toda su carrera (entre ellos el Martín Fierro de Oro, el de la Trayectoria y el de la Gente), un Grammy Latino otorgado por su trabajo en la difusión de la música del continente o ser declarada Ciudadana Ilustre de Buenos Aires.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)