SALUD

Cómo sobrevivir a este clima

Las altas temperaturas poco usuales para la fecha ayudan a la presencia del Aedes aegypti, en tanto que los fríos intensos que se esperan en breve serán favorables al virus de la gripe.

La gripe y los cuadros respiratorios son propios de esta época del año.
La gripe y los cuadros respiratorios son propios de esta época del año.

Las altas temperaturas se prolongaron más de lo habitual para estas fechas. La consecuencia parece llegar con lluvias y una caída de los valores que llevarían las marcas a valores más propios del otoño. Estos cambios tienen un impacto directo sobre la salud.

Los cuadros respiratorios comienzan a estar a la orden del día y, mientras empiezan a insinuarse los primeros fríos, el fantasma de la gripe se agita en el fondo. Las autoridades de salud han estado alertas ya que se maneja una nueva mutación en la cepa de la gripe, razón por la que este año se ha retrasado la campaña de vacunación que debió reajustarse a este mayor potencial de la influenza.

Lo cierto es que antes que los fríos comiencen a causar estragos, los inusuales calores —aún a comienzos de abril se han registrado temperaturas cercanas a los 30 grados— también multiplicaron riesgos.

El mayor de ello ha sido la supervivencia de una población activa de mosquitos aedes aegypti, vectores del dengue, chikungunya y zika. El riesgo de transmisión de estas enfermedades es latente, ya que estos insectos consiguen sobrevivir incluso a temperaturas menores a los 10 grados.

"Hace pocos días fui convocado por el Ministerio de Salud para dar una conferencia sobre la forma en cómo estos calores que estamos experimentando han modificado la estacionalidad y están favoreciendo la presencia de vectores, me refiero principalmente al mosquito aedes aegypti", dice a Domingo el médico Juan Carlos Rodríguez Nigro, epidemiólogo y exencargado de gestión de riesgos del Ministerio de Salud Pública.

"Estos cambios por los que estamos pasando, según dicen los expertos, están relacionados tanto con el calentamiento global como con, y sobre todo, los fenómenos de El Niño y La Niña que afectan directamente a la variabilidad climática y tienen una incidencia en las enfermedades endémicas", explica el especialista.

La Niña es un fenómeno climático que forma parte de un ciclo natural global del clima conocido como El Niño-Oscilación del Sur (ENOS). Este ciclo global tiene dos extremos: una fase cálida conocida como El Niño y una fase fría, precisamente conocida como La Niña. Cuando existe un régimen de vientos alisios fuertes desde el Oeste, las temperaturas ecuatoriales disminuyen y comienza la fase fría o La Niña. Cuando la intensidad de los alisios disminuye, las temperaturas superficiales del mar aumentan y comienza la fase cálida, El Niño. Según los especialistas en clima estaríamos al inicio de la fase fría.

Esto implicará cambios en las condiciones climáticas que, entre otras cosas, hacen esperar mayores niveles de lluvias según los modelos analizados por expertos. Condiciones que también favorecerán los vectores.

"Los otros efectos del calentamiento global tienen que ver directamente con los fenómenos extremos, en nuestro caso nos ha tocado vivirlo con las inundaciones, por más que ahora estemos en un período de sequía prolongado", recuerda Rodríguez Nigro. Desde el punto de vista sanitario los fenómenos señalados por el especialista se hallan asociados a cuadros de gastroenterología y de leptospirosis. "También incide en el hantavirus, ya que con el incremento de las lluvias los ratones de cola larga que son los transmisores tienden a alimentarse más y a reproducirse en mayor cantidad", explica el médico.

Mutatis mutandi.

La cepa de la gripe volvió a mutar este año y se ajustó la vacuna.
La cepa de la gripe volvió a mutar este año y se ajustó la vacuna.

Sobre principios de este año las autoridades médicas ya alertaban sobre la peligrosa mutación que había tenido en el hemisferio Norte el virus de la gripe. En tal sentido, el presidente del Sindicato Médico del Uruguay (SMU), Gustavo Grecco, pedía al Ministerio de Salud Pública un plan de contingencia con vistas a un agravamiento de los cuadros de influenza.

La alerta se fundamentaba en las noticias surgidas durante el último invierno en el hemisferio Norte. El virus H2N3, que es una variante de la influenza, provocó 4.024 muertes en Estados Unidos durante el pasado 2017 y el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta la consideró como la peor epidemia desde la recordada crisis de 2009. "La epidemia anual de influenza en el hemisferio Norte vendrá al hemisferio Sur, y eso nos permite saber lo que va a pasar. Nos permite predecir no sólo el comportamiento de la epidemia, sino también el tipo de vacunas y las medidas que hay que tomar", alertaba Grecco a principios de febrero.

Desde entonces, el Ministerio de Salud ha venido implementando un plan de contingencia, cuyo punto de inflexión es la vacuna contra el virus. Se esperaban las dosis de la vacuna, alrededor de 600.000, sobre fines de este mes y principios de mayo, según las expectativas oficiales.

La demora en la llegada de esta nueva partida podría complicar la campaña de prevención. Máxime si se tiene en cuenta la previsión de los meteorólogos en cuanto a la incidencia de un invierno más corto y más frío para este año, lo cual aumentaría el riesgo para este tipo de cuadros. En tal sentido los especialistas recomiendan estar atentos a los síntomas para prevenir la agudización.

Los síntomas más notorios son: fiebre, dolor de garganta, escalofríos, accesos de tos, dolor de cabeza, dolores musculares. Se estima que los efectos de la vacuna comienzan a las dos semanas de su aplicación, por lo que se recomienda la vacunación en los primeros días del otoño.

La vacunación contra la gripe se hace necesaria para los llamados grupos de riesgo. Niños de seis meses a cuatro años, Personas mayores de 65 años, las personas con enfermedades crónicas tales como diabetes, insuficiencia renal, anemia o enfermedades de la sangre, enfermedades metabólicas, del corazón, personas con VIH u otras que afecten el sistema inmunológico. También se recomienda para aquellas mujeres que cursen su embarazo en los tres meses durante la temporada de mayor vulnerabilidad a la gripe, el invierno.

La vacuna se obtiene en forma gratuita y se puede acceder a través de cualquier centro de vacunación público o privado. Las autoridades de la salud prevén mantener la campaña de vacunación entre los meses de mayo y setiembre.

Entre las principales medidas de prevención se cuenta el lavado frecuente de manos, con agua y jabón, sobre todo después de toser o estornudar. Cubrirse la nariz y la boca con pañuelos desechables al toser o estornudar, y luego de utilizarlo arrojarlo a la basura. Si no dispone de ese producto se recomienda cubrirse la boca con la cara interna del codo al toser, y luego higienizarse con agua y jabón. Asimismo se aconseja ventilar bien las habitaciones en forma diaria, los recintos cerrados suelen ser ideales para virus y bacterias.

Qué hacer y qué no hacer con la gripe

El tratamiento de la gripe se dirige, principalmente, a aliviar los síntomas. Por ello se recomienda guardar reposo y beber suficientes líquidos. Asimismo se pide evitar el consumo de alcohol o tabaco. Los analgésicos o los antitérmicos pueden mejorar los síntomas, pero no curan la gripe. Tampoco los antibióticos son útiles para tratarla, ya que la gripe o influenza está causada por un virus, por lo que los antibióticos (utilizados para combatir las infecciones bacterianas) no sirven. Los antivirales, fármacos como el como el zanamivir o el oseltamivir, si se dan en los primeros momentos tras el inicio de los síntomas pueden acortar la duración de la enfermedad. Tienen, sin embargo, efectos adversos nada desdeñables, por lo que se recomienda limitar su uso a casos concretos, y siempre bajo prescripción médica. Y esto último es básico: siempre consulte al médico.

Identifican una nueva cepa

La campaña de vacunación contra la gripe se ha retrasado este año debido a la mutación del virus. Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta (Estados Unidos) la epidemia de influenza de este último año fue tan grave como la de 2009. Ello obligó a actualizar la vacuna a partir de la nueva cepa, por lo que la partida de casi 600.000 dosis que se aplican generalmente en el país se haya visto demorada. Las autoridades estiman que la misma esté llegando entre fines de este mes y principios de mayo.

La guerra contra el mosquito

El Aedes aegypti desarrolló resistencia a las bajas temperaturas.
El Aedes aegypti desarrolló resistencia a las bajas temperaturas.

Las altas temperaturas y la humedad han sido hasta ahora condiciones inmejorables para la proliferación del mosquito Aedes aegypti, vector del dengue, la chinkungunya y el zika. Los huevos del mosquito pueden sobrevivir aún en temperaturas inferiores a los diez grados centígrados. La "tropicalización" que ha experimentado el mosquito en el país hace que nazcan ejemplares más chicos que pican mayor número de veces, lo cual aumenta la tasa de infectación, señalan expertos. Se pide mantener las medidas de higiene y "descacharrización" en forma regular.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)