RESUMEN 

Seis sentidos

Noticias de la semana que involucran al gusto, el instinto, el oído, la vista, el tacto y el olfato.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tendencia. Más conscientes del riesgo del alcohol y menos prejuiciosas, las mujeres son las que piden más el servicio. (Foto: Google Images)

LA VISTA.

Un elevado consumo de alcohol puede afectar la retina.

Un viejo tópico de los chistes sobre gente que bebió demasiado es la visión doble que suele originarle problemas jocosos. En realidad, el problema podría ser mucho peor, porque una investigación realizada en España apunta a que el consumo excesivo de alcohol podría causar daños en la visión.

El experto de la Facultad de Medicina de la Universidad Católica de Valencia, Miguel Flores, encontró en la retina del ojo las enzimas que metabolizan el alcohol. "Un alto nivel de etanol en sangre produce que este llegue al tejido del epitelio pigmentario, al que va produciéndole progresivamente un daño. Los fotorreceptores se ven también afectados y, finalmente esto causa problemas en la visión", señaló el especialista.

El epitelio pigmentario de la retina está directamente vinculado con la coroides, la capa del ojo que le aporta la sangre. Allí se produce un transporte muy intenso de los nutrientes que están en la sangre, incluido el etanol, si se trata de un sujeto alcohólico, por lo cual tarde o temprano el ojo sufrirá las consecuencia del abuso etílico. "La afectación que causa el alcoholismo en la retina no está descrita a día de hoy pero las evidencias científicas se acumulan", subrayó el doctor Flores, que ya analizó el problema en animales y humanos.

EL GUSTO.

Un salero en el menú para señalar los platos consodio.

Nueva York estudia establecer una norma que obligue a los restaurantes a colocar una advertencia de alto contenido de sal en su menú. Si se aprueba esta reglamentación, sería la primera ciudad de Estados Unidos en imponerlo. ¿Cómo se haría efectivo? Con la simple adición del dibujo de un pequeño salero al lado del plato que contenga más de 2.300 miligramos de sodio, límite diario de consumo de sal recomendado. Es el equivalente a una cucharadita de sal. El exceso de sodio puede elevar la presión arterial y producir ataques cardíacos o cerebrales. También se cree que las personas asmáticas pueden sufrir un agravamiento de su situación si se sobrepasan en el consumo de sal. Un estudio de la Universidad de Alberta, Canadá, señala además que la sal en exceso aumenta la pérdida de calcio en la orina, lo que genera una desmineralización de los huesos. El consumo promedio de sodio en Estados Unidos es de 3.400 miligramos diarios y solo una de cada diez personas en ese país cumple con los parámetros sugeridos, según relevamientos.

EL TACTO.

El episodio del dron le cuesta caro a Enrique Iglesias.

Tal vez quiso hacer una broma. O mostrar agilidad ante sus fans. Pero la idea le costó cara al cantante Enrique Iglesias. Durante su último concierto en Tijuana (México), hace dos semanas, trató de atrapar un dron que usa para tomar imágenes de sus actuaciones y las hélices del aparato le lastimaron la mano derecha. Si bien sangró abundantemente, las primeras noticias hablaban de una herida leve. Cuando terminó su actuación los médicos lo revisaron y le aconsejaron realizarse una cirugía en un dedo. Un allegado al artista contó a Billboard que Iglesias necesitará rehabilitación cuando el dedo y el injerto hayan sanado. Y recién entonces se sabrá si recupera la sensibilidad en ese dedo. Además, Iglesias no se salvó de las críticas: hacer volar un dron tan cerca del público representa un riesgo grande en caso de fallo del aparato.

EL OLFATO.

Un despertador que avisa con aroma de café, frutas o jengibre.

Sea cual sea el sonido de un despertador, siempre parecerá un instrumento maldito cuando se activa su alarma. Pero un invento del adolescente francés Guillaume Rolland puede cambiar las cosas. La idea, como tantas otras, nació en un momento de necesidad y angustia, cada vez que sonaba el ruidoso despertador. El año pasado, cuando tenía apenas 17 y recién empezada la carrera de Ingeniería, Rolland creó un dispositivo capaz de despertar con olores a su dueño. Enseguida lo presentó en una Feria de Ciencias de Google y fue calificado entre los 15 mejores inventos. El aparato, que ofrece las opciones de olor a café, jugo de naranja recién exprimido, jengibre, durazno, pasto recién cortado o chocolate, está por salir al mercado.

EL INSTINTO.

Una universidad de Argentina lanza convocatoria a perros.

Una universidad argentina está convocan- do a perros (y a sus dueños, por supuesto) para realizar un estudio sobre el comportamiento de los canes. La Universidad del Litoral, en Santa Fe, llamó a quienes posean perros de entre uno y diez años a unirse al Grupo de Investigación del Comportamiento de Cánidos (ICOC). Para formar parte de ese grupo, los animales deberán tener buena salud y no mostrar conductas agresivas o de temor hacia las personas, además de haber convivido con la familia al menos por un año. Se aclara que el dueño no participa en los estudios de aprendizaje y comportamiento que realiza su grupo, a menos que el protocolo de investigación lo requiera, ya que generalmente el perro necesita tener un nivel de atención en la tarea. Si bien la participación no se remunerará —solo se entregará un certificado de colaboración con el grupo—, los responsables del estudio aseguran que los dueños podrán extraer importantes enseñanzas sobre el comportamiento de su mascota, su control y sus respuestas impulsivas ante los diversos estímulos.

EL OÍDO.

Investigación: el ruido intenso es insalubre y a la vez costoso.

El ruido intenso no solamente es molesto: resulta perjudicial para la salud y provoca pérdidas económicas por 3.000 millones de dólares al año en Estados Unidos, según una investigación publicada en el American Journal of Preventive Medicine. El ambiente ruidoso es un factor de riesgo para la hipertensión y las cardiopatías. Además, si llega a alterar el sueño, provoca estrés y modifica los ciclos vitales. "Se hace mucho por la contaminación del aire, pero el ruido nunca recibe la misma atención", alertó el autor principal del estudio, Richard Neitzel, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Michigan. La agencia estadounidense de Protección Ambiental recomendó en 1974 limitar la exposición auditiva diaria a 55 decibeles, pero desde 1981 no volvió a formular recomendaciones sobre el tema. El estudio de Neitzel y su equipo concluyó que el riesgo de desarrollar hipertensión o enfermedad coronaria crece entre 7 y 17 por ciento por cada 10 decibeles más de ruido sobre los 55 tolerables.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)