TECNOLOGÍA

La segunda vida de los viejos dispositivos móviles

Qué hacer con el celular que ya no usamos, si no optamos por venderlo o regalarlo a alguien más, es todo un problema. Hay varios usos posibles que impedirían que el viejo teléfono pase a ser de la chatarra electrónica.

Cada dos años se cambia el celular, qué hacer con el viejo es el dilema.
Cada dos años se cambia el celular, qué hacer con el viejo es el dilema.

Cada dos años se cambia de equipo. Es una tendencia que se mantiene en forma bastante regular. En un país que cuenta con un celular y medio por habitante —hay 5.377.312 unidades según el informe Evolución del Sector Telecomunicaciones en Uruguay junio de 2017, elaborado por la Unidad Reguladora de Servicios de Comunicación (Ursec)— los equipos en desuso pueden convertirse en una pesadilla.

Sin embargo, puede haber una segunda vida para esos celulares que ya no vamos a usar más. Las posibilidades aumentan en estricta relación con las características técnicas del equipo. Es probable que un iPhone o un Samsung de las generaciones más recientes —no mayor de dos años a la fecha— tengan prestaciones mucho más amplias que un aparato de hace cinco o seis años de las mismas marcas.

Qué tomar en cuenta primero 

"La clave es la memoria RAM y la memoria interna del equipo, si no alcanza la que tiene por más programas que se les quiera agregar no va a servir", dice un técnico de la empresa Soluciones Móviles.

Lo cierto es que los equipos más modernos, sobre todo entre los smartphones o teléfonos inteligentes, la capacidad estándar de memoria permite un margen bastante amplio.

Una salvedad. "Es recomendable verificar si la batería no está hinchada o en mal estado, ya que las baterías de ion litio pueden prenderse fuego y hasta explotar. Esto sucede con baterías viejas o golpeadas", señaló Diego Nocetti, de la firma Macrotec.

Lo cierto es que, salvo excepciones, los equipos que caen en desuso no presentan grandes condiciones de deterioro. Tal vez una de las más frecuentes es la rotura del vidrio de las pantallas. Pero aún así, fuera de este inconveniente, el equipo mantiene intacto su funcionamiento.

Las atrayentes prestaciones del nuevo modelo, su memoria extendida, la calidad de esa cámara son las características que terminan seduciendo a los usuarios y que, al cabo de unos 18 meses promedio, decida cambiar su celular. Y aquí empieza la nueva vida del equipo que lo acompañó todo ese tiempo.

De lo simple a lo complejo

Lo primero que hay que decidir es si conviene o no vender el aparato. "Mi primera recomendación es venderlo antes de que siga perdiendo valor de mercado", señaló el técnico de la firma Macrotec.

De cualquier forma hay que tener presente que difícilmente recupere el dinero que le costó adquirirlo.

El siguiente consejo también es de orden estrictamente práctico. Nocetti sugiere que un uso inmediato podría ser el de "tenerlo de repuesto por si se te rompe el celular titular".

Billetera electrónica

Lo cierto es que las alternativas pueden resultar inesperadamente atractivas. Quienes manejen criptomonedas —un sector muy reducido y sobre todo entre personas habituales del mundo de las finanzas— pueden hallar una solución ideal. El viejo celular se convertirá así en una e-wallet (una billetera electrónica) gracias a un software disponible tanto para Android como para iOS. De este modo —lo ideal es que esté protegido por una clave— el usuario podrá colocar allí una determinada cantidad de bitcoins u otras monedas a modo de reserva fuera de la red, un seguro contra hackers que puede resultar proverbial si se manejan sumas interesantes.

Vigilancia remota

Pero hay usos aún más prácticos. ¿Pensó en instalar una cámara en algún punto de su casa y mantener una vigilancia remota? El equipo podría darle la solución sin otro costo que el consumo de batería y el uso de Internet.

La aplicación IP WebCam para Android o la Manything para iOS convertirán al celular en una cámara. El sistema permite la transmisión de un video a la web y, de ese modo, el usuario podrá visualizarlo a distancia. El programa permite, asimismo, grabar las imágenes captadas en Dropbox o disparar un sistema de alarmas si se perciben movimientos sospechosos en la vivienda. El sistema posibilita utilizar el micrófono y el parlante del celular para oír a quien esté en el lugar y, eventualmente, hablarle.

Otra opción es la posibilidad de convertir al celular en un monitor para la cuna del bebé. Se instala el teléfono viejo en el cuarto y se lo monitorea a través del nuevo. Para ello existe una aplicación muy útil: Dormi Baby Monitor. Se puede descargar gratis a través de Google Play y sirve solo para Android. El programa permite tanto escuchar al niño si se despierta, así como ver su imagen y recibir alertas cuando el niño llora. El sistema ofrece cuatro horas de vigilancia gratuitas al mes, pero por cinco dólares da acceso ilimitado por un año.

Un monitor para la cuna del bebé, si tiene cámara más completo.
Un monitor para la cuna del bebé, si tiene cámara más completo.

Otra posibilidad es convertir al aparato en un control remoto. Los entendidos dicen que los modelos más antiguos incluían un puerto infrarrojo, muy utilizado antes de la llegada del Bluetooth. Algunas aplicaciones para Android, como IR Universal TV Remote o la más avanzada SURE Universal Remote permiten controlar todo tipo de aparatos electrónicos. En el caso de Sure permite además enviar imágenes y videos a un Smart TV.

Para los chicos y otros usos

Los modelos más antiguos pueden tener una gran utilidad como pequeños monitores para ver videos. "Esto es ideal para que lo usen los chicos sin miedo de que se te acabe la batería en el celular principal", apunta uno de los técnicos consultados.

Los chicos podrán ver la biblioteca casi ilimitada de Youtube, con el debido control de los adultos, claro. O un juguete digital con la posibilidad de descargar infinidad de juegos de las tiendas digitales, otra vez bajo supervisión adulta.

Otra posibilidad para chicos y no tan chicos es utilizar el antiguo smartphone como lector de libros electrónicos. Depende del modelo, pero en esta misma línea el viejo celular bien podría convertirse en una tablet con la que leer diarios y revistas en línea, además de e-books de una extensa lista de gratuitos, casi todos los clásicos literarios, por ejemplo.

Además, se puede usar como reproductor multimedia. Una buena idea es la de instalar Media Server Plex en la computadora y luego hacerlo en el celular en desuso. De ese modo se puede conseguir hacer streaming y ver películas o series en el móvil. Plex tiene una versión sin costo y otra versión premium que es Plex Pass con un abono de cinco dólares al mes. .

De alcance mucho más modesto, el viejo celular puede convertirse en una radio. Además de utilizar aplicaciones que ya puede tener el aparato, puede acudirse a las más conocidas como la plataforma Spotify o Rdio, que permiten escuchar música o programas radiales.

Por último, más allá de todas estas posibilidades que darían una segunda vida al viejo celular, siempre existe la posibilidad de obsequiárselo a alguien que no cuente con un móvil. Puede que personas mayores, no demasiado interesadas en tener el último modelo, tengan la chance de tener un celular nuevo.

En todo caso, la segunda vida de un dispositivo móvil podría colaborar a solucionar un problema creciente como el de la chatarra electrónica.

La gestión de los residuos electrónicos de todo tipo aún no cuenta con mecanismos aceitados; salvo algunas iniciativas privadas, el Estado aún no ha logrado resolver un problema que aqueja a todas las ciudades del mundo. Al menos por un tiempo más el viejo celular continuará ofreciendo un servicio.

Juguete para chicos, radio, reproductor multimedia, etc.
Juguete para chicos, radio, reproductor multimedia, etc.

SEIS IDEAS PARA USAR EL CELULAR ANTIGUO.

Juguete digital. Los más chicos pueden tener un dispositivo con infinidad de juegos gratuitos.
Monitor para bebés. Con conexión a Internet se puede bajar una aplicación, IP Webcam o Droidcam por ejemplo, y se puede utilizar el móvil como una cámara web con la que vigilar al bebé en forma remota.
Reproductor multimedia. Ideal para mirar videos, películas, series y otros contenidos multimedia. Una opción es bajar en la computadora y en el móvil Media Server Plex, con acceso a estos contenidos.
​Radio. Del mismo modo el viejo celular se puede convertir en una radio o un reproductor de música, hay aplicaciones como Spotify o Rdio para ello.
​Lector de e-books. A través de aplicaciones como Prestigio eReader o Ebook Reader se puede transformar al celular en lector de libros digitales.
​Control remoto. Los smartphones de no más de dos años pueden servir para gestionar el televisor, el reproductor de DVD y el aparato de aire acondicionado, entre otros electrodomésticos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)