NOMBRES DEL DOMINGO 

Sebastián Yatra le canta al amor

Es colombiano, tiene 24 años y es uno de los artistas latinoamericanos que está teniendo más proyección internacional; en octubre llega a Uruguay con su Yatra Yatra Tour. 

Sebastián Yatra, llega a Uruguay en octubre
Sebastián Yatra, llega a Uruguay en octubre

Sebastián Yatra casi siempre le canta al amor. O al desamor. Porque, dice, que le partan el corazón es igual de intenso que enamorarse. Lo que importa es sentir algo, lo que haya entre el primer amor y el último desamor no importa. Hay que sentir, esa es la premisa. Por eso le canta al amor, es romántico por naturaleza y defiende a las baladas como su género principal: las canta, las reivindica y las mezcla con géneros más movidos, pero nunca se desprende de ellas. Le canta a su primer amor y a una chica de la que se enamoró profundamente incluso sin poder decírselo. Le canta a la primera novia que lo dejó y a la hija de uno de sus amigos que falleció después de estar enferma durante varios años. Le canta a los besos y a las distancias, a los abrazos y a las flores, le canta a los reencuentros y a los desencuentros.

Sebastián Yatra tiene 24 años y está viviendo un sueño para el que se preparó desde los 12: que su música fuese escuchada en el mundo. En lo que queda del año el artista colombiano recorrerá gran parte de Latinoamérica con Yatra Yatra Tour 2019, incluido Montevideo, en donde hará un show el 3 de octubre en el Antel Arena.

Lo está logrando pero sabe que tiene que seguir trabajando tanto como ese niño que después de hacer una obra de teatro decidió ser cantante y empezó a tomar clases de canto y expresión corporal todos los días durante más de tres horas. Que ensayaba frente al espejo de su casa y se movía sin parar, como si su reflejo fuese también su propio público. “Yo me tengo que encargar ahorita de seguir trabajando, metiéndole todo el corazón, tratar de hacer mejores canciones y seguir esforzándome mucho para que sea una carrera que dure toda la vida. Nada está garantizado. Toca seguir soñando, luchando y respetando a todas las personas que nos encontramos en el camino. Lo he hecho y lo seguiré haciendo”, dijo en una entrevista con el diario El Tiempo. Lo está logrando, Sebastián: es uno de los artistas latinoamericanos con más proyección en los últimos cuatro años y está en un gran momento de su carrera.

Un camino 

Sebastián Yatra tiene dos discos que mezclan géneros
Sebastián Yatra tiene dos discos que mezclan géneros.

Sebastián Obando Giraldo nació en Medellín el 15 de octubre de 1994. A los pocos años, su familia se mudó a Cartagena por las reiteradas situaciones de violencia que se vivían a diario en aquella ciudad y que incluyeron en más de una ocasión a su familia, como el secuestro y desaparición de uno de sus tíos. Gran parte de su vida, sin embargo, la vivió en Miami, donde sus padres decidieron instalarse definitivamente. Allí fue donde todo empezó. Tenía 12 años cuando se anotó para probarse a una obra musical del liceo: estaban buscando a los protagonistas para hacer High School Musical. No lo hizo porque le gustaran los musicales, sino porque allí estaban todas las chicas “lindas del colegio”. Ni siquiera cantaba, pero se probó y fue el protagonista. El día que se subió al escenario por primera vez, Sebastián decidió que eso era lo que quería sentir toda la vida. Así que quiso ser cantante y su familia, aunque todos creyeran que iba a ser abogado, lo apoyó.

Desde entonces, empezó a trabajar en su sueño. Y cuando no estaba trabajando con sus profesores, ensayaba solo frente al espejo de su casa: cómo moverse, cómo caminar, cómo bailar, cómo mirar a la gente, cómo hacer todo eso que ahora, 12 años después, parece que le saliera tan natural. Todo en la vida de Sebastián tiene, por más espontáneo que parezca, muchas horas de trabajo.

Después de recuperarse de unos nódulos que le salieron en la garganta, le surgió una nueva obsesión que hasta hoy mantiene: la de cuidarse la voz como si todos los días tuviese que dar un gran concierto. Ahora, dicen, anda siempre con un pañuelo o una bufanda, deja de hablar cuando la garganta se le cansa y nunca se expone a nada que ponga en riesgo su voz.

A los 15 años, tenía la primera canción lista para ser grabada. Había conseguido a un productor que lo había convencido de que ese sería el momento y ese el tema que lo llevaría a ser escuchado en todo el mundo. Fue al estudio con sus padres, se paró frente al micrófono y empezó a cantar. El productor cortó la grabación antes de terminar y les dijo, a él y a sus padres, que la canción tenía todo para ser un éxito pero que necesitaban conseguir a un buen cantante, que quizás a Sebastián le iría mejor como modelo que en la música. “Ese fue uno de los días más difíciles de mi vida. Yo no lloré frente al man, pero llegué a mi casa todo triste. La verdad es que la canción estaba en un tono que definitivamente no era el mío. Es más, si la quisiera cantar ahora no podría. Y tampoco me sentía identificado con el tema porque yo había escrito algo y le cambiaron muchas cosas. Después me di cuenta de que no valía la pena estar tan triste por la opinión de él y que tenía que seguir mi instinto”, contó en una entrevista.

A los 20 años volvió a vivir a Colombia y se enfocó en escribir, de una vez por todas, esa canción que lo ayudara a cumplir su sueño. En 2013 lanzó su primer sencillo, El psicólogo, pero fue recién en 2016, con el tema Traicionera, que su nombre empezó a sonar, no solo en Colombia, sino en todo América Latina. Un año después, su vida ya no era la misma. En 2017 estuvo nominado en dos categorías de los Premios Grammy Latinos: mejor artista nuevo y mejor álbum pop vocal; en 2018 lanzó su álbum debut, Mantra, que mezcla su lado más romántico con canciones como Devuélveme el corazón o Cómo mirarte, y otros de reggaetón, como Por perro o Alguien robó. Además, en el disco tiene varias colaboraciones de artistas latinos a los que él admira y con los que nunca se imaginó cantar, como Carlos Vives.

Este año lanzó Fantasía, su segundo disco, en el que reivindica las baladas románticas. De hecho, el primer sencillo del álbum es Cristina, canción que le escribió a la argentina Tini Stoessel, con quien ahora está de novio.

Yatra, en hindú, significa camino sagrado a lo divino. “Es una peregrinación a un templo sagrado donde las personas buscan armonía”, explicó el colombiano sobre su nombre artístico, marca que repite en cada una de sus canciones y que parece ser la forma en la que él entiende su música. Sebastián dice que al principio no pudo disfrutar ni siquiera de escuchar una de sus canciones en la radio porque siempre estaba pensando en lo que vendría. Ahora, con un poco más de experiencia y un equipo que lo acompaña y sostiene, dice que aprendió a disfrutar de cada momento que vive y de cada canción que canta. Que se dio cuenta de que su vida es como siempre, solo que ahora duerme más en un avión que en su propia casa, y le canta canciones de amor a quienes lo quieran escuchar.

Viral en redes

Sebastián, como todos los artistas millennial, sabe cómo utilizar sus redes sociales para promocionar su música. Y eso fue lo que hizo previo a la presentación de Runaway, su último tema, que comparte con los Jonas Brothers, Natti Natasha y Daddy Yankee.
Ahora, sus seguidores están haciendo el desafío #Runaway, compartiendo sus versiones de la canción para que el colombiano los escuche.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)