Nombres

Scarlett Johansson y sus mil personajes

Es una de las actrices más prolíficas de Hollywood. Está nominada en dos categorías en los próximos premios Oscar. De ganarlas, hará historia.

Scarlett Johansson ha demostrado una enorme ductilidad como actriz.
Scarlett Johansson ha demostrado una enorme ductilidad como actriz.

Cómo estás?, pregunta Nora Fanshaw (Laura Dern), abogada, después de decirle que era una actriz increíble. Nicole Barber (Scarlett Johansson) está sentada en el sillón blanco del escritorio de su abogada, con una camisa gris remangada hasta los codos, por dentro de un pantalón de jean negro. Tiene el torso hacia adelante, los brazos apoyados en las piernas mientras una mano agarra a la otra y mueve los dedos entrelazados y se los pellizca y se los sujeta: son las manos de alguien que está a punto de explotar; es un cuerpo desesperado, angustiado y triste. ¿Cómo estás?, pregunta Nora. Nicole aprieta los labios intentando contenerlo todo, la mira, mira hacia abajo y llora. Inevitablemente llora. Y después pide perdón por llorar. Mientras, Nora se acerca, se saca los zapatos, se sienta a su lado, le acaricia la espalda, le dice que respire hondo y le cuenta cómo hará su trabajo si Nicole decide contratarla para divorciarse de Charlie; le dice, Nora, que sabe cómo se siente, que pasó por lo mismo, que tuvo un hijo con su ex, un artista narcisista y un abusador verbal. Pero ahí está la cuestión, Charlie, el esposo de Nicole, el que está a punto de transformarse en su ex, el padre de su hijo, del que se enamoró, el que fue su compañero, el que escribió las mejores obras en las que ella actuó, con el que compartió todo, una casa, una vida, una familia, Charlie, “no es terrible”.

Después, con los ojos azules, rojos e hinchados por las lágrimas, le cuenta a Nora su historia con Charlie. Y mientras toma té, come una galleta y se suena nariz, sonríe recordando el principio y vuelve a llorar pensando cómo es que el amor no fue suficiente para salvar su matrimonio.

Historia de un matrimonio, protagonizada por Scarlett y Adam Driver y dirigida por Noah Baumbach es la mirada del director sobre el divorcio de una pareja, extremadamente sensible y real, un amor que no se muere pero que se acaba y unas actuaciones absolutamente realistas y desgarradoras.

Está nominada como Mejor Película en los Oscar y además compite en otras cinco categorías. Una de ellas es la de Scarlett como Mejor Actriz Protagónica; ella, además, está nominada como Mejor Actriz de Reparto por su personaje en Jojo Rabbit. De ganar ambas categorías Scarlett marcará la historia de un premio que, hasta ahora, nunca la había tenido en cuenta, aún cuando tiene una carrera de 55 películas, cuatro programas de televisión, la producción de un documental, la dirección de dos cortometrajes, dos obras de teatro y nueve videoclips. Todo en 26 años.

De Japón a superheroína. Lo que Bob (Bill Murray) le dice al oído a Charlotte (Scarlett) mientras se abrazan en el medio de la ciudad como si nada más importara en el final de Perdidos en Tokio (de Sofía Coppola) es, quizás, uno de los grandes misterios del cine del siglo XXI; nadie lo sabe, ni siquiera Coppola: el susurro fue agregado por Murray al guion original y quedó. Según han dicho los dos actores, ni siquiera lo recuerdan.

Lo que sí es seguro es que esa fue la primera gran película de Scarlett. Tenía 17 años y su madre se fue con ella a Japón durante los 27 días de rodaje. Por su interpretación allí ganó el premio BAFTA (entre otros como actriz revelación) y fue nominada por primera vez a los Globos de Oro. Pero antes hubo otras.

Nació en 1984 en Manhattan, Estados Unidos y desde niña supo que quería ser actriz. Estudió actuación en el Professional’s Children School y en el Lee Strasberg Theatre Institute. Empezó actuando en teatro y sus interpretaciones en la tablas del off neoyorkino despertaron el interés de los ejecutivos de Hollywood. En 1994 tuvo una pequeña participación en la película Un muchacho llamado Norte y después de algunos personajes secundarios en 1996 obtuvo su primer protagónico en Manny & Lo, donde interpretaba a la hermana menor de Aleksa Palladino.

La película que la hizo realmente conocida fue, sin embargo, El hombre que le susurraba a los caballos, protagonizada y dirigida por Robert Redford. Allí Scarlett encarna a una joven de 13 años dueña de un caballo al que el personaje de Redford lucha por salvarle la vida tras un accidente.

Después su carrera nunca más se detuvo e hizo de todo, desde comedias a dramas, desde películas de culto a ciencia ficción, desde románticas a películas infantiles. Mi hermano es un cerdo (1999), El hombre que nunca estuvo (2001), La pesadilla de Susi (2001), Una canción del pasado (2004), Match Point (2005), La dalia negra (2006), Vicky Cristina Barcelona (2008), Simplemente no te quiere (2009), Iron Man 2 (2010), The Avengers (2012), Her (2013), Capitan America (2014), Lucy (2014), El libro de la selva (2016), Avengers Infinity War (2018), Avengers Endgame (2018). La lista se completa en 55 hasta llegar a Viuda negra, su próxima película de superhéroes que se estrena en mayo de este año.

Mientras, Scarlett se casó tres veces, tuvo una hija, se transformó en la actriz mejor paga del mundo y en una activista feminista. Fue una de las primeras actrices en unirse al movimiento Time’s Up fundado en 2018 contra el acoso sexual y en respuesta al MeeToo y al efecto que desataron las denuncias por abuso y acoso contra Harvey Weinstein, exproductor de cine; además participa cada año de la Marcha por la Mujer.

Al googlear su nombre, después de Wikipedia y algunas noticias sobre las nominaciones a los Oscar, los resultados son (casi) todos en el mismo tono: “La metamorfosis capilar de Scarlett Johansson”, “Scarlett Johansson: los detalles de su impactante look metalizado en los SAG Awards”, “El color es protagonista del beauty look de Scarlett Johansson”, “Scarlett Johansson sacó aplausos con escotado y ajustado vestido en los premios SAG”. Y así. Como si no fuera suficiente con una lista de 55 películas, como si no alcanzara un discurso feminista en una marcha por la mujer, como si no bastara con dos nominaciones a los premios más importantes del cine internacional. Como si la belleza pudiera siempre más.

La actriz ha actuado en géneros bien distintos con gran solvencia.
La actriz ha actuado en géneros bien distintos con gran solvencia.

Las más destacadas de su carrera

Si bien no fue su primer protagónico, sí fue su primer papel adulto. En 2003 protagonizó Perdidos en Tokio junto a Bill Murray y, aunque ha dicho que el rodajo fue duro, su trabajo allí le valió varios premios.

En 2005 trabajó por primera con Woody Allen en Match Point. Después lo hizo en Scoop y en Vicky Cristina Barcelona. Se la ha criticado por defender al director ante las acusaciones de abuso.

Historia de un matrimonio es, sin dudas, uno de sus mejores papeles. Su forma de crear a Nicole Barber le valió la nominación al Globo de Oro y su primera nominación a los Oscar como Mejor Actriz Protagónica.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error