TECNOLOGÍA

¿Cómo se sale de un grupo de Whatsapp? 

Las conversaciones grupales fueron un salvavidas en la pandemia: con familiares, con amigos cercanos que no podíamos ver o con compañeros de trabajo. 

Whatsapp en un celular. Foto: Pixabay
Whatsapp en un celular. Foto: Pixabay

No fue sino hasta el inicio de la pandemia cuando Sarah O’Dell comenzó a ver todo el encanto de los chats grupales. Encerrada en su casa de Redding, Connecticut, con su marido y sus dos hijos, llegó a ver cómo una conversación ininterrumpida en su teléfono podía brindarle una distracción bienvenida, intercambio de información y apoyo social.

A principios de 2020, cuando su marido sufrió un derrame cerebral, los seis participantes de una cadena de mensajes de confianza que se había formado antes de la pandemia “se comunicaban cada par de minutos”. Su esposo se recuperó rápidamente, y la conversación continuó y ganó impulso cuando los participantes se dieron cuenta de que pasaría un tiempo antes de que pudieran volverse a reunir.

En el grupo se hablaba de libros y películas, además de conversaciones profundas a todas horas de la noche. “Somos como escritores de comedia que se juntan en un buen chat grupal”, comentó O’Dell.

O al menos así era. Los chistes y los chismes del vecindario han llegado a un ritmo insatisfactorio en los últimos seis meses cuando la fatiga de la pandemia llegó. “Siento una punzada cuando la cosa se pone lenta”, dijo O’Dell, de 45 años, gestora de contenidos. “Me entra el pánico y pienso: ¿este es el final?”

La respuesta para muchos chats grupales es sí. Como tantas características de nuestra vida en la actualidad, las cadenas de mensajes de texto están experimentando una gran caída. No importa cuán estimulantes sean, todas las conversaciones terminan por llegar a su fin. Incluso -y quizás en particular- las conversaciones de mensajes de texto que surgieron y nos acompañaron durante los primeros días del encierro se han vuelto más tranquilas a medida que las burbujas se desintegran, la dinámica interpersonal ha cambiado y la gente se cansa de charlar sobre lo mismo.

Jasmin Bollman, escritora independiente y consultora de mercadeo en Ottawa, llevaba mucho tiempo enviando mensajes de texto a sus amigos locales en masa, para compartir memes o planear alguna reunión ocasional los viernes por la noche. Pero en la primavera de 2020, el hilo de confianza se había convertido en el principal foro del grupo para procesar las noticias en tiempo real.

“Me pareció todo tan abrumador”, dijo Bollman, de 39 años. Recordó que cada vez que Justin Trudeau, el primer ministro canadiense, aparecía en la televisión para una conferencia de prensa, “era como si hubiera una necesidad de ser el primero en informar lo que estaba diciendo. ¡Pero literalmente todos estábamos viendo lo mismo!” Así que empezó a apartarse. “Sentía que el mundo se acababa, y no quería que una de mis últimas cosas fuera leer estos textos grupales”, dijo Bollman. Muy pronto, los demás siguieron su ejemplo; el chat terminó efectivamente.

Progresión natural 

Los chats grupales, como todos los chats, no están destinados a durar para siempre. Desplázate hasta el final de tus mensajes y quizá encontrarás una conversación olvidada de hace mucho tiempo: una cadena de planificación para la fiesta sorpresa de marzo de 2020 de un amigo, o un gran grupo lleno de contactos que salieron de tu entorno social cuando las horas felices virtuales dejaron de ser divertidas. No hubo ningún drama; las cosas simplemente se desvanecieron, como es normal.

Para la cadena de tres de Ellen Schiller, el final fue un poco más abrupto. “Todos nos enviábamos mensajes de texto con frecuencia al principio de la pandemia, y era muy sombrío y entretenido”, opinó Schiller, una artista de 50 años de Salem, Massachusetts. Hasta que los otros dos integrantes del grupo decidieron iniciar un negocio de consultoría universitaria la primavera pasada. Sentada sola frente a su máquina de coser, Schiller hacía una pausa cada vez que tenía la tentación de compartir una observación con sus amigos. La idea de que estuvieran sentados uno al lado del otro y leyeran su misiva juntas la hacía sentir excluida. “Ahora son como un matrimonio”, dijo. “No las envidio, pero realmente extraño lo que teníamos”.

Elena Mehlman, diseñadora gráfica de 25 años, dijo que su grupo de cinco mujeres solía intercambiar chismes y bromas y soñar con escapadas sin parar. Luego las cosas se pusieron tensas. La situación llegó a su punto álgido cuando una de las integrantes decidió mudarse del apartamento que compartía con otra integrante del grupo. “Se hizo el silencio total”, dijo Mehlman, que ahora actúa en secreto, comunicándose en privado con las personas del extinto grupo.

Alex Levy, DJ y profesor de yoga que vive en Sacramento, California, forma parte de muchos chats grupales, incluido uno compuesto por casi cien amistades que ha hecho en el festival anual contracultural, Burning Man. Sin embargo, después de un tiempo, dice, las cadenas de texto “empiezan a ser menos frecuentes y a desvanecerse”.

“Estas cosas tienen una progresión natural”, señaló Levy, de 28 años. “La gente empieza a vivir su propia vida y a seguir su propio camino”. Con tono sabio y calmado, como el de un jedi, dijo que un chat de grupo que no ha perdido su brillo a estas alturas de la pandemia no sería natural. “Es raro que un chat de grupo se mantenga dos años después”, aseguró.

Poner límites

Deesha Philyaw, escritora de Pittsburgh, estima que la cantidad de grupos de chat a los que pertenece aumentó a 17 durante la pandemia. Hay varios para sus amigos de “Black Twitter”; cinco para varias cosas de sus hijas, el padre de estas y su actual pareja; y uno para su agente y abogado, donde se critican con gran detalle los chismes literarios y los Bad Art Friends.

Dijo que ayuda que ninguno de sus grupos esté tan activo como a principios de 2020. Además, mantiene la cordura silenciando los chats de vez en cuando. Desactivar las notificaciones, agregó, es menos dañino para los demás que dejar un mensaje de texto grupal y permitir que los miembros restantes vean la notificación de “una persona ha salido del chat”.

“Yo lo llamo desertar”, comentó Philyaw, de 50 años, sobre las personas que se dan de baja de los chats grupales. “Me hace pensar en alguien en el sur estadounidense antes de la preguerra con la cintura ceñida girando sobre sus talones y saliendo dramáticamente”.

No obstante, aunque silenciar las notificaciones parezca la opción más amable, no siempre sale bien. Philyaw recordó una conversación en la que había pasado de participante a espectadora silenciosa. “La dinámica se estaba volviendo extraña y me quedé callada”, relató. Su desaparición no pasó desapercibida, y un miembro del grupo se molestó y comenzó otro grupo con todos los miembros excepto Philyaw.

Maggie-Kate Coleman, de 42 años, que trabaja a tiempo parcial en una universidad de Filadelfia, tuvo una conversación grupal con colegas, la cual fue rebautizada como “Galpacas” al comienzo de la pandemia, por las fotos de alpacas que a menudo compartían. “Se convirtió en un salvavidas”, aseguró Coleman, quien también es escritora de teatro musical.

El chat grupal de seis estaba más unido que cuando eran solo colegas, y el enfoque de la conversación pronto cambió de los asuntos de la universidad a sus vidas personales. Coleman bajó la guardia y compartió detalles sobre su vida privada, pero se retiró al comienzo del año escolar más reciente. “Pensé que sería una buena idea establecer algunos límites”, comentó. “Me di cuenta de que podría no ser tan saludable para mí contarles a las personas con las que trabajo todos los detalles sobre mi vida amorosa”. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados