EMPRENDIMIENTOS

Rossina Gitto, la emprendedora que ayuda a mujeres a ser sus propias jefas desde París

La psicóloga uruguaya Rossina Gitto incentiva a mujeres a que inicien sus propios negocios desde plataformas digitales propias.

Rossina Gitto
Foto: Estefanía Leal.

En 2019, tras completar su maestría en gestión de recursos humanos a nivel internacional, la psicóloga uruguaya Rossina Gitto se encontró ante el desafío de intentar acceder al mercado laboral francés de una manera más duradera que hasta entonces. El posgrado que había hecho en una de las universidades públicas de París implicaba un período de trabajo en una empresa.

Esa experiencia le había dado un primer vistazo al mundo del trabajo galo que, entre otras cosas, tiene incorporada la mirada global, dada la cantidad de multinacionales francesas.

Pero como cuenta, Gitto no hallaba un trabajo en el cual sintiera que podía realizarse o sentirse a gusto. “Me pregunté si agarrar un trabajo por el dinero o crear algo mío y que pudiera desarrollarse a largo plazo”, recuerda.

Se decidió por la segunda opción. “Empecé a escribir sobre temas de gestión de recursos humanos a nivel internacional. Al principio, era como un blog”. Pero el blog creció hasta convertirse en en una plataforma digital que luego se transformó en una revista especializada en esos tópicos y que empezó a recibir aportes de otros que querían aportar y compartir su “expertise”.

“Cuando se me terminó el contrato con la empresa en la que estaba trabajando como parte del programa de la maestría, tenía la idea de empezar un blog para escribir sobre temas relacionados con RR.HH. pero de a poco fui desarrollando eso hacia algo más empresarial. Lo fui armando paulatinamente y con la pandemia se aceleró el proceso, porque me convencí que todo tenía que manejarse de forma digital, en línea”.

La idea principal era ofrecer una plataforma que inspirara a otros a aportar algo, cuenta Gitto y agrega que The Humans of HR es una “empresa social”, porque el objetivo principal es promover ideas positivas. “Creo que la gestión de RR.HH. no siempre tuvo buena reputación. En parte porque hay temas difíciles, como despedir a alguien. Pero nada de eso tiene que hacerse de una forma traumática, sino que puede hacerse de una manera más humana. Eso es lo que estoy intentando hacer con la plataforma: impulsar una manera más humana en el trato del mundo laboral. Hacerlo de una manera mejor, porque estoy convencida que siempre se puede mejorar”.

“Otra de las cosas que me di cuenta es que no existía una publicación sobre estos temas a nivel internacional. No solo para empleadores, sino también para empleados puede ser útil. Cuando un profesional de RR.HH. quiere buscar contenidos que hagan a su área específica, termina consultando el Harvard Business Review o Forbes, que no son para gestión humana sino para negocios”.

Enfoque de género

Una vez que su publicación empezó a recibir artículos y contenidos de contribuyentes de varios países, Gitto comenzó a crear programas de mentoría y asesoramiento para otros, en particular mujeres. “La revista fue el primer paso”, dice y agrega que luego de eso se puso a pensar en qué soluciones podría aportar ella para personas con o sin empleo. “Ahí empecé a crear programas de mentoría y coaching, basados en experiencias personales de alguien que ya pasó por la etapa de crear una empresa, por ejemplo. O para ayudar a alguien que fue despedido a buscar un nuevo trabajo. Son dos programas, ambos como soluciones al desempleo: uno es de emprendedurismo digital, que te permite trabajar globalmente no solo en Uruguay y está enfocado en género porque a la mujer no se la incentiva lo suficiente a crear un negocio. Como que tener una empresa todavía es algo que se asocia al mundo masculino. Y no tiene por qué seguir siendo así. Es algo que la mujer puede hacer tan bien como un hombre. No hay nada que le impida hacerlo”.

Algunos relevamientos parecen darle la razón a Gitto, al menos en el mercado laboral europeo. El año pasado, el medio The Economic Times —arte del conglomerado digital indio Times Internet— publicó un artículo que arrancaba así: “A nivel global, es más probable que los hombres inicien un negocio propio que que lo hagan las mujeres. Hay evidencia empírica que demuestra que las mujeres son más humildes que los hombres, lo cual influye negativamente sobre el comportamiento que tiene que ver con arriesgarse. Ah, ¡si las mujeres fueran tan engreídas como los hombres!”

Gitto, por su lado, dice que poner un negocio puede ser una vía de paliar el problema del desempleo. “Es una forma de conseguir trabajo, no todo el mundo se da cuenta de eso. También puede ser una segunda fuente de ingresos. Si uno tiene un trabajo en el cual no se siente del todo satisfecho, emprender un negocio propio puede ser una alternativa que, si se hace bien, puede convertirse en el trabajo principal más adelante”.

Otro de los programas que ofrece Gitto es más general, sin enfoque de género y se basa entre otras cosas en el incentivo hacer todo digitalmente. “Una de las cosas que he visto en Uruguay es que por ejemplo en mi área -la psicología- puede resultar bastante difícil arrancar por cuenta propia. Hay que alquilar un consultorio, por ejemplo. Pero se puede prescindir de un espacio físico. Con esta pandemia aprendimos que se pueden hacer muchas cosas desde la casa. Entonces, asesoro y formo a profesionales para que adquieran competencias digitales: poner su propio sitio web, saber algo de diseño gráfico... En la red está toda la información y si uno tiene alguien que pueda guiarlo hacia la ella, puede lograrlo y desarrollarse profesionalmente. Uno puede tener una carrera pero actualmente hay que aprender otras cosas. Por ejemplo, pensá en un traductor que acaba de recibirse. Tiene su título, pero tiene que hacerse de clientes para vender sus servicios”.

Para conseguir trabajo, dice Gitto, hay que destacarse. En otras palabras, no siempre alcanza con un buen CV o un perfil de LinkedIn, por más que eso también forme parte del arsenal personal del aspirante. “Por eso, entre las competencias digitales que enseño está la generación de contenidos, como un podcast, y plataformas en las cuales uno pueda exhibir muestras de su trabajo, a la vez que pueda conectarse con muchas otras personas, y no solo del propio país”.

Hoy no es necesario, afirma Gitto, pensar únicamente a nivel local para desarrollar una vocación empresarial o llevar adelante un proyecto. Las herramientas digitales permiten apuntar a otros mercados y, si se puede, hay que aprovechar esas alternativas. A ella le dio resultado. “El proyecto está creciendo. A la revista le llegan aportes de muchas partes y si bien hasta ahora todas las publicaciones son inglés, más adelante también habrá secciones en castellano y francés”.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados