Nombres

Rose McGowan, el azote de los depredadores de Hollywood

La actriz se convirtió en una de las principales figuras del movimiento #MeToo al testificar contra el productor Harvey Weinstein y denunciar haber sido abusada por otro cineasta.

Rose McGowan se convirtió en una de las principales testigos contra Harvey Weinstein.
Rose McGowan se convirtió en una de las principales testigos contra Harvey Weinstein.

Es el azote de los abusadores en Hollywood. Muchos dicen que es una actriz en decadencia. Lo cierto es que hace tiempo que su nombre no figura en los créditos de producciones para la pantalla grande o chica. Sin embargo, luego de haberse convertido en una de las principales testigos contra el icónico productor Harvey Weinstein, su nombre volvió a sonar con fuerza en la industria. Y, por si a alguien se le olvidaba, hace pocos días renovó su activismo al denunciar a otro director, Alexander Payne.

Rose McGowan (46) vuelve a llevarse todas las miradas y es una figura central en el movimiento MeToo que puso al descubierto la más escandalosa trama de abusos sexuales contra actrices. Su imagen dio la vuelta al mundo durante el primer día de audiencia contra Weinstein, una mujer rubia, de pelo muy corto, atractiva y sonriente ante el mar de micrófonos. Allí consolidaba su enorme poder a través de la prédica constante en su cuenta de Twitter con un millón de seguidores.

Su peripecia se convirtió en todo un símbolo de las mujeres que deben sobrevivir a verdaderos depredadores sexuales. El testimonio que dio ante los tribunales acerca de la violación que había sufrido por parte de Weinstein en 1997 y el posterior intento de soborno por US$ 1 millón del productor para que mantuviera el silencio -que McGowan rechazó en forma tajante- terminó por resultar determinante para la acusación.

Es cierto que, como actriz, su trayectoria ha sido menos importante que la de compañeras de generación como Winona Ryder, pero sus denuncias la transformaron en un rostro inconfundible. Además Rose McGowan narró estos hechos en un libro (Brave), donde da cuenta del ataque sufrido a fines de los 90.

Lo cierto es que, más allá de estos episodios, la vida de la actriz y directora parece también digna de una película.



ORÍGENES. Nació en Italia, concretamente en Florencia, el 5 de septiembre de 1973. Su hogar era la sede del culto religioso Niños de Dios. Su padre Daniel McGowan era un misionero y tenía a su cargo la capilla italiana.

El director Alexander Payne le da indicaciones al actor Bruce Dern.
El director Alexander Payne le da indicaciones al actor Bruce Dern.

Con solo tres años Rose se convirtió en modelo infantil, su padre tenía numerosos contactos en el mundo de la moda que facilitaron su ingreso. La pequeña Rose apareció en la portada de Vogue Bambini y luego en varias revistas italianas. Lo cierto es que mientras aprendía a modelar al mismo tiempo aprendía a leer. Rose era una niña prodigio y a los seis años ya leía con fluidez los clásicos infantiles.

Al cumplir los 10 años la familia de Rose se mudó, finalmente, a Estados Unidos. Terminó viviendo con su madre en Oregon. A los 13 años ya estaba trabajando: camarera, acomodadora de cine, entre otros empleos. Muy lejos del glamour, Rose debió aprender a hacerse camino sola desde muy temprano. Y, como suele ocurrir, algunas heridas profundas también son tempranas.

Porque Rose McGowan tenía tan solo 15 años cuando fue abusada por primera vez. El valerse por sí misma y escapar del asfixiante ambiente familiar dominado por el fanatismo religioso tuvo un precio más alto del que preveía pagar.

Rose huyó bien lejos y encontró en Los Angeles el lugar donde hacer realidad sus sueños. Allí estaba Hollywood y ella quería probar su madera de actriz. Una peregrinación que miles de jóvenes como ella habían emprendido durante las últimas décadas, pero que en esta generación de jóvenes de los 90 tenía un sentido más hondo. Sin brújula, sin certezas de ningún tipo, solo quedaba abrirse paso.

Hace tan solo unos días Rose por fin se atrevió a denunciar lo que le había ocurrido a los 15 años. En ese entonces conoció al cineasta Alexander Payne que tenía 27 años y comenzaba a labrar su carrera en la industria. Payne la invitó a su casa, puso una película porno en la televisión y comenzó a abusar de ella.

“Todavía recuerdo tu apartamento (en el barrio de Los Ángeles) de Silver Lake. (...) Me dejaste en una esquina después. Tenía 15 años”, recuerda la propia Rose McGowan en la historia que divulgó en redes hace unos días.

La experiencia quedó encerrada en la joven McGowan al punto que por unos años estuvo apartada de la industria cinematográfica con la que soñaba formar parte. “Durante años creí que las relaciones sexuales que tuve con un hombre eran una experiencia sexual. Ahora sé que me engañó para abusar de mí”, dijo más tarde en una entrevista luego de hacer pública la denuncia.

Finalmente su carrera comenzó con algunas producciones cuando Rose McGowan contaba ya con 21 años. Para entonces ya había tenido una experiencia bastante intensa en el mundo del espectáculo. Había conocido al excéntrico rocker Marilyn Manson, con quien mantuvo una breve relación sentimental. Comenzaba a tener pequeños papeles, directores de cierto nivel se fijaron en ella como el célebre Wes Craven quien terminó por darle un papel en su recordada película de terror Scream.

Charmed, la serie televisiva que la llevó a la fama a fines de la década de 1990.
Charmed, la serie televisiva que la llevó a la fama a fines de la década de 1990.

Obtuvo varios papeles menores más, pero su siguiente éxito llega en 1999 con una comedia negra, Jawbreaker, por la que fue nominada en los MTV Movie Awards.

Por esos años se convirtió en la esposa del cineasta Robert Rodríguez y con ello entró en el círculo de Quentin Tarantino, que la sumó a su proyecto Grindhouse.

En los comienzos de los 2000 Rose se consolida como actriz y obtiene varios papeles, en algunos de ellos llega a descollar como es el caso del film Strange Hearts que protagoniza.

En 2001 la Warner Brothers le ofrece un contrato para protagonizar una serie que hará su rostro definitivamente conocido para el gran público. La serie Charmed, donde interpretaba a una joven bruja, se convirtió en un éxito y el contrato se extendió por cinco años.

Mientras rodaba escenas en forma periódica para la serie se las arregló para participar en otras producciones. Así pudo participar en una biopic dedicada a la leyenda del rock Elvis, en 2005, y tuvo un papel importante en un notable noir de Brian De Palma, La Dalia Negra.

Rose participa en dos películas menores de Tarantino, Grindhouse y Death Proof, estrenadas en 2007. También participó en una película de su ex pareja Robert Rodríguez, Planet Terror, y en otras producciones.

Rose McGowan se mudó a Londres, donde se ha dedicado más al teatro, pero ha vuelto a cobrar notoriedad como una de las figuras principales del MeToo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error