Viajes

Los residentes disfrutan de sus ciudades sin visitantes extranjeros

La pandemia dejó desiertas a las principales capitales europeas habitualmente recorridas por millones de turistas al año y ahora los residentes las descubren como propias en un espectáculo inusual

Para Venecia la pandemia supuso un alivio para una ciudad al borde del colapso.
Para Venecia la pandemia supuso un alivio para una ciudad al borde del colapso.

Durante los últimos dos meses, muchos de los destinos más populares del mundo se cerraron a los visitantes, dejando monumentos, museos, tiendas, restaurantes, bares y calles casi vacíos, que los residentes, a medida que salen de la cuarentena, descubren, con una mirada diferente, sin turistas.

Aunque el turismo es el alma de las economías de estos destinos, y la necesidad de que los viajes se reanuden es necesaria, los locales pueden experimentar algo que parecía imposible: tener sus hogares para ellos solos. Historias en primera persona de los que recuperaron su ciudad. Como Gianluca Boscolo, de 30 años, desarrollador web que vive en Roma desde hace tres años. “Después de dos meses de cuarentena, regresamos, como mi pareja, al centro de la ciudad desde nuestra casa en el vecindario de Montersacro. Caminamos hacia el Circo Máximo y el Coliseo y fue una vista extraña: no había nadie más”.

“Trabajo en una oficina en el vecindario de Monti junto al Coliseo y todos los días, solía caminar entre las multitudes que entraban y salían de la estación de metro Coloseo para llegar al antiguo anfiteatro y al Foro Romano. Al principio era extraño estar allí sin todas esas personas, pero se convirtió en una experiencia nueva y hermosa”.

“Soy de Chioggia, una ciudad al sur de Venecia, y siempre soñé con vivir en Roma. Durante la semana pasada, la ciudad se volvió romántica, como un sueño. Caminamos hacia la Fontana de Trevi y la Plaza de España y había tan poca gente allí que estábamos prácticamente solos”.

“Explorar nuestra ciudad en estos días es como descubrir una nueva ciudad. Incluso las cosas mundanas que una vez dimos por sentado como tomar un helado o tomar un café afuera ahora se sienten especiales. Ayer caminamos por Trastevere, a través de Ponte Sisto, a lo largo del Lungotevere en soledad”.

“Esta experiencia está haciendo posible ver la ciudad en la que vivimos con nuevos ojos. Normalmente caminamos para llegar a donde necesitamos estar, pero caminar ahora nos da la oportunidad de ver detalles que no siempre notamos cuando te abres paso entre un grupo de turistas que caminan sobre ti. Fuimos a la Plaza de San Pedro, el Panteón, Villa Borghese”.

“En este momento, Roma es visitada solo por romanos y es un sentimiento extraño. Es triste que no tengamos turismo, necesitamos recuperarlo, pero hemos disfrutado de este breve respiro. Roma es un museo viviente y es un privilegio tenerlo todo para nosotros”.

Darko Perjevic, de 41 años, es chef y propietario del restaurante Azur del casco viejo de Dubrovnik.

Los romanos comienzan a extrañar a los visitantes en su ciudad.
Los romanos comienzan a extrañar a los visitantes en su ciudad.

“El casco antiguo de Dubrovnik, donde he vivido la mayor parte de mi vida, no estaba así de vacío desde la guerra y el bombardeo de ocho meses de Dubrovnik en 1991 y 1992. Estamos tristes porque el vacío de la ciudad nos recuerda esa época. La situación aquí es agridulce, de verdad. Soy propietario de un restaurante en el casco antiguo que depende de muchos turistas. Pero es dulce porque caminar por las calles vacías en un día soleado se siente genial. No es necesario abrirte camino entre las multitudes que bajan de los cruceros. No se huele a aceite de fritura usado en exceso en los restaurantes. La vereda de mi apartamento da al Puerto Viejo y, en lugar de que las mesas de los restaurantes ocupen el espacio, ahora hay redes de pesca recién usadas que se secan en los adoquines”.

“Los niños juegan en las calles como yo cuando era niño. En aquel entonces no había muchos restaurantes que ocuparan espacios públicos y plazas, por lo que toda la ciudad era nuestro patio de recreo. Por un momento parece que recuperamos la ciudad para nosotros. Ayer jugamos al fútbol frente a mi casa en el Puerto Viejo. Tan pronto como volvamos a la normalidad, esto no será posible”.

Ana Lopiore, de 44 años, diseñadora, nació y creció en Holanda.

“Vivimos en el Bloemgracht, un canal con muchos árboles en el barrio de Jordaan, a solo una cuadra de la Casa de Ana Frank. El puente enfrente de nuestra casa se había convertido en un punto elegido para fotos y los turistas que tomaban selfies se tropezaban constantemente con cualquiera que intentara cruzarlo. Nos habíamos acostumbrado, pero de repente todo se fue. Nuestro hijo de 4 años acaba de aprender a andar en bicicleta y ahora podemos usar las calles y los senderos para bicicletas de la ciudad, sin atemorizarnos de que se lastime”.

“Milagrosamente fuimos bendecidos con dos meses de clima maravilloso: sol radiante y temperaturas casi veraniegas. Para evitar reuniones se prohibieron los barcos en los canales del centro de la ciudad. Durante los últimos dos meses, en lugar del bullicio de las fiestas en los botes, vimos a personas solitarias que se deslizaban por las aguas tranquilas de los canales”.

“Otra novedad fue que el Día del Rey, la fiesta nacional que dura al menos 24 horas, se canceló. Pero la gente, de todas maneras, salió a dar un paseo, muchos vestidos de naranja, ondeando banderas, y las familias se reunieron frente a sus casas y se sintió más pintoresco y dulce que una gran fiesta de borrachos”.

El casco antiguo de Dubrovnik vive una paz que no conocía desde hace años.
El casco antiguo de Dubrovnik vive una paz que no conocía desde hace años.

“Probablemente, el vecindario que más se ha transformado estos últimos meses es el Barrio Rojo, un lugar que normalmente me esforzaba por evitar a toda costa, ya que generalmente estaba tan obstruido con los turistas que era imposible recorrerlo. Siempre pensé que era un lugar feo, pero últimamente lo cruzo en el camino a la casa de una amiga y es impresionante. Hay casas hermosas que nunca había visto antes porque tenía que concentrarme en esquivar turistas”.

Sandra Clot, de 46 años, es pianista y profesora de piano y vive en el histórico distrito de Marais desde hace 20 años.

“El Marais es uno de los principales lugares que los turistas visitan en París. Normalmente, llegar a mi casa un sábado por la tarde era una desafío porque muchos visitantes deambulaban de acá para allá. Los turistas venían al Marais para mirar vidrieras”.

“El Marais es uno de los barrios más antiguos e históricos de París y es conocido por su pintoresco encanto de pueblo. Pero se había convertido en un Disney minorista donde los visitantes venían a gastar dinero.”

“Me di cuenta que El Marais pertenecía a los lugareños nuevamente la primera noche de la cuarentena obligatoria, cuando abrí la ventana para aplaudir a los cuidadores. La luz se había desvanecido y me dije: ‘París ya no es la Ciudad de la Luz’. He salido muy poco, solo cuatro veces durante la cuarentena para comprar comida. Por primera vez en mucho tiempo, caminé por la rue Vieille du Temple y la rue Rivoli hacia Saint Paul. Antes del encierro, evitaba esas calles y otras en el Marais porque estaban muy obstruidas con la gente”.

Nicola Ussardi, de 42 años, trabaja en una tienda de vinos y pastas cerca de la Plaza de San Marcos.

“Hasta el 4 de mayo, estábamos encerrados en nuestras casas, pero ahora el cierre se ha aliviado y estoy feliz de moverme a un ritmo lento, sin turistas cerca. Los venecianos estaban reclamando sus espacios.

“Como la Plaza de San Marcos está casi desierta, estamos aprovechando la oportunidad de ir allí: se ha convertido en una mini peregrinación, la gente va solo para pasear. Ahora finalmente podemos disfrutar de este lugar, que solía pertenecer a los turistas. Hace dos o tres décadas, era normal que los venecianos caminaran allí, pero luego el turismo de masas se hizo cargo de la plaza. Ahora puedes respirar la auténtica Venecia.

Es algo bueno, no queremos volver a cómo eran las cosas antes. El sobreturismo era la norma, pero no era normal, la ciudad estaba abrumada. Teníamos que tratar con los turistas cada hora del día, todo giraba en torno a ellos. Vivo en Cannareggio, uno de los barrios menos turísticos e incluso aquí los venecianos fueron superados en número. Solía desayunar en el café local todas las mañanas, y serían cuatro lugareños y diez turistas de los bed and breakfast cercanos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error