Nombres

El regreso de Mamet

El escritor, dramaturgo y director de cine volvió a publicar un novela, en una suerte de retorno a las fuentes, para hablar de la violenta ciudad en la que nació y que retrató para siempre en Los Intocables.

David Mamet
David Mamet regresa como escritor. 

Llevaba más de dos décadas sin publicar ficción. Su última película se estrenó hace ocho años. Tal vez por ello, la publicación de su última novela causó un pequeño revuelo entre los miles de seguidores de este autor. La obra de David Mamet (71) abarca la novela, el cuento, el ensayo, guiones para cine y televisión, teatro y dirección de cine. Su marca se ha impreso en clásicos modernos, como el notable guion de Los Intocables que dirigió Brian De Palma, o Glengarry Glen Ross, originalmente una pieza teatral que le valió el Premio Pulitzer en 1984.

Mamet tiene fama de hombre duro, muy a la medida de sus personajes predilectos de ficción.

Sus opiniones son tajantes, a menudo políticamente incorrectas, pero en relación con el cine y la literatura su palabra es escuchada con reverencia. Tiene una pésima opinión sobre el periodismo en general, pese a ello el personaje principal de su última obra es un reportero.

En esta novela, Mamet vuelve a su mítica ciudad de Chicago, que por otra parte da título a la obra, y la ambienta en los borrascosos años veinte. El imperio de Al Capone en todo su esplendor, un terreno conocido por el autor que vuelve a elegir para la peripecia de su personaje Mike Hodge, un ex piloto del ejército estadounidense que al final de la guerra vuelve a su ciudad natal para convertirse en reportero del Chicago Tribune. La mujer de la que está enamorado aparece asesinada y Hodge se lanza a investigar por su cuenta, para lo que debe bajar al inframundo del crimen organizado.

Esta es la anécdota central de la historia, que en su versión en castellano es publicada por RBA en su colección noir.

Mamet es un gran crítico de la sociedad estadounidense, cuyas fobias, miedos y demonios tan bien ha sabido retratar en su obra. Y aunque ya no vive en su Chicago natal, la ciudad permanece como símbolo de una compleja sociedad en su obra.

“A mí ser estadounidense me vuelve loco. Creo que este país es maravilloso. Hay cosas que mejorar, pero cuando nací muchas cosas iban peor: había segregación racial y no se permitían las relaciones interraciales, los gais no podían hacer pública su condición sexual y podían ser chantajeados... Ha cambiado todo mucho. Estoy muy orgulloso de ser estadounidense”, dijo en una reciente entrevista con motivo de su nuevo libro.

Chico de barrio

Proviene de una familia de judíos polacos, pero David Mamet nació en Chicago (Illinois, EE.UU) el 30 de noviembre de 1947.

En su adolescencia, mientras cursaba estudios secundarios, descubrió su vocación por la dramaturgia, la actuación y las letras. De algún modo allí hizo sus primeras armas cuando participó de un grupo teatral y creó varios sketches rápidos, escritos en lenguaje callejero y dirigido a un público poco dado al teatro.

Estudió en el Goddard College de Vermont y luego, cuando ya había definido su vocación, cursó en el Neighborhood Playhouse School of Theatre de Nueva York. Allí tuvo como maestro a Sanford Meisner, que enseñaba su método de interpretación basado en las enseñanzas de Stanislavsky.

En su juventud compaginó su dedicación a las artes escénicas con varios oficios, fue taxista y agente inmobiliario, entre otras ocupaciones. Pronto se decantó por la dramaturgia, Mamet había descubierto un talento innato para reproducir el habla de la calle en obras de un realismo crudo que de inmediato llamaron la atención. Las primeras piezas escritas por Mamet fueron estrenadas en el off-Broadway entre 1974 y 1975, donde se labró una reputación como autor del llamado “nuevo realismo”.

Y así llega American Buffalo, la obra que le significará un reconocimiento más allá de Broadway, una historia ambientada en una chatarrería de Chicago que se enfoca en la vida del dueño del negocio y su empleado, en una relación de mentor y discípulo, a quien trata de encaminar por la buena senda en un mundillo dominado por delincuentes de poca monta.

Unos años después, su experiencia como director de una agencia inmobiliaria alimentará la obra que le valdrá el Pultizer, Glengarry Glen Ross, que años más tarde es llevada al cine con los protagónicos de Jack Lemmon y Al Pacino. En el trasfondo de la historia, Mamet cuenta las especulaciones que pueden alimentar las operaciones inmobiliarias y que los protagonistas explotan, lisa y llanamente, en beneficio propio.

Pluma afilada

 Hace unos años provocó una polémica afiebrada entre los intelectuales con un artículo que se titulaba Por qué he dejado de ser un progre con el encefalograma plano. Luego de abrazar las ideas liberales, que en Estados Unidos se vinculan con la izquierda vernácula, que profesaba su padre (Bernie Mamet), dio un paso hacia la derecha más desencantada al mismo tiempo que proclamaba su reconversión a la fe judía.

Mamet lo ha asumido sin ambages y suele ser frontal. Su prédica ha sido acusada también de islamofóbica, o al menos eso opinaron varios estudiantes que asistieron a un seminario que dictó en la Universidad de Austin (Texas), donde aseguraron que Mamet había llamado terroristas a los musulmanes y pedófilos a los árabes. Irreverente, incorrecto, un maestro del drama.

David Mamet
David Mamet

Compleja relación padre e hijo

American Buffalo fue la primera pieza teatral con la que David Mamet alcanzó el éxito. La estrenó en 1975, años más tarde (1996) sería llevada al cine. Su padre, Bernie Mamet, un esforzado abogado laboralista de izquierda, aún estaba vivo y asistió a la función. Cuentan que al final de la película le dijo a su hijo: ¿Cuándo vas a dejar esto y a matricularte en la Facultad de Derecho?.

El bien y el mal en la Chicago de los 20

David Mamet
Fotograma de "Los intocables"

De la pluma de David Mamet -algo que referido al autor puede decirse casi en sentido literal, ya que escribe a mano y se rehúsa a usar computadoras- han salido algunos de los diálogos más brillantes de la cinematografía hollywoodense. Muchos críticos sostienen que, por ejemplo, las dos cosas que han hecho envejecer bien a Los Intocables ha sido el vestuario de Giorgio Armani y los diálogos de Mamet.

“¿Quieres capturar a Capone? Te saca un cuchillo, tú le sacas un revólver. Te manda uno de los tuyos al hospital, tú le mandas uno de los suyos a la morgue. Ese es el estilo de Chicago”, le dice Malone (Sean Connery) a Eliot Ness (Kevin Costner), una de las frases célebres de la película. O la memorable escena de Capone en la barbería rodeado de reporteros.

“Se llega más lejos con una palabra amable y una pistola, que sólo con una palabra amable”, dice Capone (Robert De Niro) con una inquietante sonrisa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)