COMPORTAMIENTO

¿Es recomendable que las personas adopten mascotas adultas?

Muchos prefieren una mascota adulta antes que toda la incertidumbre de un cachorro. En los refugios se conoce de sobra la máxima: “Para gente grande, perros grandes”.

Muchos optan por adoptar una mascota mayor de edad para que los acompañe hasta sus últimos días.
Muchos optan por adoptar una mascota mayor de edad para que los acompañe hasta sus últimos días.

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Nadie sabe cuántos años tiene exactamente. Le faltan varias piezas dentales, tiene canas, un andar cansino y prefiere la cucha y su comida diaria por sobre todas las cosas. Pero por fin, después de mucho tiempo, Morgana tiene un hogar. Su nueva familia también le dio un hermano menor, Moro, que es cariñoso y la acompaña, siempre y cuando no esté jugando o en sus cosas. Quienes la ven ahora se maravillan, parece haber rejuvenecido. Es una perra feliz, nadie sabe cuánto más vivirá, ¿pero quién sabe esas cosas?

Creo que en realidad a nosotros lo que nos pasó con Morgana fue bien particular, porque no teníamos idea de adoptar. De hecho, ya teníamos un perro que vive con nosotros”, cuenta Noelia De Mello, quien junto a su pareja adoptó a Morgana hace tres años.

Noelia cuenta que solían ir al refugio que Animales Sin Hogar tiene en 18 de Julio y Convención. Allí conocieron a Morgana. Desde el primer momento la perra corría a hacerles fiesta, moviendo la cola.

“Y lo que pasó fue que nos encariñamos con ella. Siempre decimos que en realidad ella nos eligió a nosotros, ella siempre corría a saludarnos y estaba con nosotros, empezamos a ir más seguido para verla y cuando decidimos adoptarla creo que en lo que menos pensamos fue en la edad. No fue un impedimento”, cuenta Noelia.

Las ventajas pronto se hicieron evidentes para Noelia, ya que Morgana era un animal tranquilo, de hábitos regulares y cariñoso. Sin embargo, para quienes piensan en adoptar una mascota adulta, perro o gato, las dudas no tardan en aflorar. ¿Cuánto tiempo estará con nosotros? ¿Enfermará? ¿Aumentarán mis gastos?

ACOGER “VIEJITOS”. ¿Es recomendable adoptar mascotas adultas? “Depende mucho de lo que se quiera conseguir con ello. Si la idea es convivir con un ser vivo y además, ayudar a que se descompriman los refugios o darle una alternativa a una mascota que por diferentes motivos no puede estar en su hogar de origen sí, es recomendable”, responde Pablo “Ruso” Sehabiaga, veterinario estudioso de la conducta animal.

El estado general de salud de la mascota es el primer punto que el aspirante a adoptar una mascota adulta debe conocer. “Conocer su estado de salud y sanitario es fundamental. Vacunas, alguna enfermedad y estado fisiológico, si está esterilizada o no, es bueno saberlo”, apunta Sehabiaga.

En los animales adultos y, particularmente, en los adultos mayores son comunes algunas dolencias sobre las que conviene estar atentos.

Dentro de los primeros síntomas de artritis, podemos ver incapacidad para moverse, dolor a la manipulación, le cuesta levantarse o subirse a determinados sitios”, explica el veterinario.

“En cuanto a los problemas renales o hepáticos, como síntoma primario puede aparecer una mayor ingesta de agua y por ende una mayor eliminación de orina”, continúa.

Cuando el problema es renal, en general la orina es transparente y no oscura. Cuando el problema es el hígado puede haber cambios en el color o la consistencia de la materia fecal y dolor abdominal”, señala el experto.

En los perros mayores también pueden ocasionarse problemas bucales severos. Sehabiaga explica que, por ejemplo, es común la acumulación progresiva de sarro y su consiguiente afectación a las encías. “Mal aliento, problemas al masticar o pérdida de piezas dentales pueden ser evidentes”, describe el “Ruso”.

Y por último, el veterinario recuerda que es común la aparición de tumores, sobre todo en las hembras. “En el caso de las perras, es un buen ejercicio palpar sus mamas con regularidad y también acudir al veterinario para que lo haga, ya que las neoplasias son palpables desde muy temprano y su tratamiento precoz puede determinar la calidad y tiempo de vida futuro”, indica.

Pero tal vez lo más delicado en la tenencia de una mascota adulta es el hecho de enfrentar su inevitable muerte. Para muchos tenedores de mascotas, estas han pasado a formar parte de la familia como un miembro más. Todo el amor que ha recibido y dado durante el tiempo de convivencia hacen de su fallecimiento un momento tan doloroso como la despedida de un familiar querido.

Ningún animal debería vivir para prolongar nuestro propio duelo. Deben vivir si su calidad de vida lo permite. Cuando el veterinario sugiera que no hay nada más que hacer, que es momento de irse, podemos descansar tranquilos ya que se hizo todo lo que estaba a su alcance”, afirma Sehabiaga.

EDAD Y TAMAÑO. Entre las organizaciones dedicadas a refugio de animales y, en particular, de perros y gatos Animales Sin Hogar es la más grande.

Más de un millar de perros y casi la misma cantidad de gatos viven en el campo de ASH a la espera de una adopción. Y, casi siempre, los animales que esperan por un nuevo hogar son adultos.

“En realidad nosotros al cachorrito ese chiquito, de treinta días, no lo damos nunca. Porque, ¿qué pasa?, lo damos con las tres vacunas, castrado y chipeado, y eso lleva un proceso, así que cuando querés acordar el perro tiene cinco meses o más”, explica Juan Echavarría, coordinador de ASH.

El refugio trata de entablar una mínima relación con los futuros dueños de las mascotas que entregarán en adopción. Los representantes de la organización suelen evaluar si los postulantes, en general familias que quieren tener perros o gatos, tienen las condiciones mínimas para dar cobijo al animal.

“Hay una recomendación mundial que es: para gente grande, perros grandes. A mí me pasa, yo tengo casi cincuenta años y, la verdad, no estoy para criar cachorros. Prefiero un perro adulto, de siete, ocho o diez años, que es manso, tranquilo que me acompañe”, confiesa Echavarría.

Y no solo grande en cuanto a edad, sino también en cuanto a tamaño. Un dato nada menor, sobre todo tratándose de perros. “Si yo te doy un perro de 45 kilos y vos pesás 60 el perro te lleva como una banderita”, resume el director de Animales Sin Hogar.

El refugio no tiene solamente perros de edad avanzada esperando por un nuevo destino. “Ahora tenemos el caso de una perra que si bien es jovencita está ciega, y tenemos 17 familias anotadas para adoptarla”, señala Echavarría.

En cualquier caso, la decisión de adoptar siempre tendrá una recompensa mayor: una lealtad a prueba de todo y el amor incondicional.

En Animales Sin Hogar varios perros adultos esperan por adopción.
En Animales Sin Hogar varios perros adultos esperan por adopción.

Morgana eligió nueva familia

“Siempre decimos que en realidad ella nos eligió a nosotros”, dice Noelia De Mello respecto de Morgana. Al adoptarla tuvo, además, un hermanito menor que es Moro (de color negro) que congenió de maravilla con la nueva integrante de la familia. Morgana ya tenía cinco años en el refugio de Animales Sin Hogar cuando, finalmente, Noelia y su pareja decidieron adoptarla. Hace tres años que vive con su nueva familia y quienes conocían a Morgana de antes dicen que en este tiempo ha rejuvenecido, “es como si viviera en un spa”.

Creen que Cata ronda los 16 años, desde hace tres vive feliz con su nueva familia.
Creen que Cata ronda los 16 años, desde hace tres vive feliz con su nueva familia.

Cata, no estaba en los planes

Hace cuatro años que Cata vive con Alicia, su esposo y su hijo Enzo, de 3 años. “Suponemos que tiene más de 16 años, a esta altura”, dice Alicia. Tiene una hermana más joven, Lola, que criaron de cachorra. Cata ve poco debido al glaucoma, o sea que pasa la mayor parte del tiempo descansando. De todos modos responde siempre a los mimos de Enzo. “En realidad buscábamos un macho para poner en cría a Lola, pero nos encariñamos con Cata”, cuenta Alicia. A fuerza de cariño, Cata se hizo un espacio en la nueva familia.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)