VEA LA FOTOGALERÍA

Pesca deportiva, una pasión que va a fondo

En verano cada vez son más los aficionados que tiran la línea desde la costa o embarcados.

La pesca deportiva cada vez reúne a más aficionados en todo el país. Foto: R.Figueredo
La pesca deportiva cada vez reúne a más aficionados en todo el país. Foto: R.Figueredo
Padre e hijo preparándose para una jornada de pesca en kayak.
Padre e hijo preparándose para una jornada de pesca en kayak.
La pesca de embarque supone un equipamiento más sofisticado.
La pesca de embarque supone un equipamiento más sofisticado.
Un veterano pescador en el muelle del Club de Pesca Ramírez.
Un veterano pescador en el muelle del Club de Pesca Ramírez.
Roberto Patiño, presidente del Club Ramírez, va a pescar cada tarde. Foto: F. Ponzetto
Roberto Patiño, presidente del Club Ramírez, va a pescar cada tarde. Foto: F. Ponzetto

Son las 6.30 y el sol ya está alto. Hay unas nubes en el horizonte, pero el mar luce calmo. Como casi cada mañana, al menos mientras duren las vacaciones, Edgardo Sosa (56) otea el viento y recorre la costa con mirada ávida. A veces lo acompaña su hijo Sebastián (25) y se hacen los dos a la mar en el kayak de dos plazas. El punto de partida es Sauce de Portezuelo, pero a veces la recorrida los lleva hasta Punta Negra o a la desembocadura del arroyo Maldonado.

La ilusión es siempre la de una buena pesca. A veces se da, otras no. Pero rara vez regresan desalentados de la última incursión. "Viviría haciendo esto", dice Edgardo con fervor. De hecho, planea que sea su actividad principal cuando se jubile en pocos años. Mientras tanto, sus vacaciones son el momento más esperado para hacerse a la mar. "El problema al salir son los primeros cien metros, después de eso ya podés dedicarte a pescar tranquilo", dice Edgardo. "Cuando hay muchas olas es un riesgo y ya prefiero no salir", apunta.

Hay una expresión que es particularmente temida para quienes salen a pescar embarcados. "Mar de fondo", designa un oleaje que se expande hacia una zona más alejada de la que se ha generado, por ello, aunque no se aprecie el viento, el efecto del oleaje puede llegar hasta el punto en el que se encuentre el pescador. Cualquier ojo no entrenado no advertiría ninguna anomalía, pero quien conoce el mar sabe a lo que se expone si sale en un día de esos.

La inestabilidad de los últimos días ha puesto a prueba a los pescadores. Pero si bien jugó en contra de quienes gustan de la pesca embarcados, los que se animan desde roquedales o muelles continuaron probando suerte o maldiciéndola, directamente, por lo escaso de la pesca durante esta semana, al menos en la costa montevideana.

En la costa esteña, Edgardo debió resignar un par de días por mal tiempo, muy a su pesar.

Cuando sale con alguno de sus dos hijos el placer de la pesca se multiplica. "A veces, cuando estamos solos mar adentro, es buen momento para hablar de esas cosas de las que no hablás en otros momentos", recuerda Edgardo. Un momento mágico mientras esperan el pique, que en algún momento llegará.

Uruguay puede ser un verdadero paraíso para quien quiera volcarse a la pesca deportiva. La variedad es grande y no solo de especies, sino también de agua salada y agua dulce.

Aunque durante muchos años se dijo que Uruguay es un país que vive de espaldas al mar, lo cierto es que diariamente muchos uruguayos salen a sus costas o se internan varias millas en busca de buena pesca. Y para algunos, como es el caso de Edgardo, esta actividad se ha convertido en su mayor afición.

Para los pescadores, las vacaciones no están completas sin al menos dos o tres jornadas dedicadas de lleno a la pesquería. Ya sea embarcados o desde el muelle requiere de habilidades y recursos, así como de un temple muy marcado.

La captura de grandes ejemplares es uno de los desafíos más buscados. Un combate sordo y paciente entre pescador y presa, en el que el ingenio cuenta tanto como la fuerza física. Pero no menos satisfactoria es la pesca desde el muelle, con la clásica caña flor.

En auge.

Daniel Pérez es un periodista especializado en náutica y pesca. Dirige y produce el programa Al aire libre, que emite Televisión Nacional (TNU), dedicado a descubrir los mejores rincones del país para la pesca y el turismo.

"Hace dieciocho años que salgo para hacer el programa y sigo encontrando lugares increíbles en nuestro país", asegura Pérez. Está convencido de que la pesca deportiva se encuentra en plena expansión. "Se está desarrollando mucho, hay más embarcaciones y sobre todo más gente interesada", apunta.

"El verano es muy bueno para la pesca en ríos, en todo el litoral y en la cuenca del río Negro hay en este momento muy buena pesca. No así en el Este, que tuvo sobre todo hasta octubre", dice Pérez.

A los interesados en lanzarse a la pesca deportiva les sugiere estas zonas para ir por el dorado, una de las especies más buscadas. "Es un pez más combativo que le da al pescador todo lo que quiere en la pesca con señuelo", apunta.

Algo similar ocurre con la tararira en la misma zona, o las bogas en la zona de Colonia, donde ahora él está establecido para organizar excursiones de pesca en la zona del riachuelo.

En sus programas televisivos el periodista mostró la riqueza de la cuenca del río Negro, riqueza no solo ictícola. El entorno natural presta a la excursión un disfrute agregado de un paisaje agreste y a la vez sereno. Una de esas incursiones, registrada hace tres años en los alrededores de la represa del Palmar, mostraba la pesca del dorado desde una lancha. El propio Pérez relata durante el programa y explica el sentido de sus acciones. "Cuando uno tiene un pique los demás tienen que recoger las líneas (los pescadores le llaman nailon) para no entreverarse", dice su voz en off. De ese modo se completa el ritual de la pesca de embarque, que generalmente suele reunir entre dos y cuatro personas, o más si se trata de embarcaciones más grandes.

Pérez sale periódicamente en lancha con cuatro visitantes, a los que lleva a recorrer el riachuelo a la pesca de la boga, con alguna parada en una de las islas de la zona para "un asadito". Muchos turistas brasileños y argentinos llegan por estas fechas buscando un poco de aventura y con ganas de pescar.

"Cada vez hay más personas interesadas, pero solo puedo llevar a cuatro por viaje", aclara.

Pero si bien la pesca de embarque puede resultar atractiva, la actividad desde el muelle sigue teniendo sus encantos para muchos aficionados.

Desde el muelle.

Roberto Patiño (67) preside el Club de Pesca Ramírez y pertenece a él desde hace más de 25 años. Se considera un pescador deportivo, pero prefiere hacerlo desde el muelle. "Disfruto mucho con la caña de flor, pescando desde el muelle, es lo que hago con algunos amigos casi cada tarde", dice Patiño.

El Club Ramírez, sobre la rambla Wilson, es junto al Club de Pescadores de Montevideo uno de los más grandes y antiguos, específicamente dedicados a la pesca deportiva en sus dos grandes categorías, embarcado y desde el muelle. El salón del parador tiene una de las vistas más hermosas de la ciudad, con la bahía como telón de fondo.

En el atracadero del club hay 28 embarcaciones pertenecientes a los socios. En verano la actividad es escasa. "Sobre el fin de semana hay gente que sale a navegar, siempre y cuando el tiempo lo permita. Pero en estas fechas la mayoría está veraneando en el Este", dice Patiño.

La última competencia se realizó el pasado 6 de noviembre. Unas 14 embarcaciones, con dos tripulantes cada una, disputaron la copa Challenger. "Lo que consideramos en la competencia es el peso (capturado), que a su vez se divide entre la cantidad de tripulantes", apunta el titular del club.

Abre el gran libro de actas, donde una letra menuda y pareja lleva cuenta de cada una de las actividades del club. En la fecha del campeonato figuran los ganadores: la embarcación Xuprema, en primer lugar, que se impuso con un 24,210 kilos de captura, seguida por la embarcación Foque, con 23,380 kilos. El mejor promedio fue de Fénix, en cuanto a peso.

"La pesca de embarque requiere de equipamiento y mucho conocimiento. Hay que saber navegar, además de contar con los permisos de la Prefectura Naval, el brevet, chalecos salvavidas y tienen que contar con radio o teléfono y ahora la mayoría lleva GPS", explica Patiño. Además de todo ello, la navegación no es una tarea improvisada. "El río de la Plata es muy traicionero, hay que saber navegarlo", dice Patiño.

El club cuenta además con un amplio muelle desde el que se puede pescar la variedad que ofrece la zona, pejerreyes y burriquetas en su mayoría. El equipamiento es mucho más modesto, aunque no menos especializado. Una caña de fibra o grafito, una boya y un anzuelo. Y carnada, claro. Las lombrices de tierra suelen ser la mejor provisión para este tipo de lances.

La pesca con reel, más adecuada para la playa o zonas rocosas, requiere de cañas más largas. En Montevideo hay varios puntos que se prestan para esta pesquería. La pesca con señuelos o spinning es una de las variantes más entretenidas y consiste en la utilización de una pieza artificial que simula ser un pequeño pez y luego de ser lanzado es recogido con pequeños tirones tratando de que gire sobre sí mismo y atraiga a la presa. Hay distintos tipos de señuelos, los que actúan sobre la superficie son coloridos y se pueden ver en todo momento; y los que actúan sumergidos entre veinte centímetros y un metro, varían según qué tipo de especie se busque con ellos. El principio es siempre el mismo, atraer a la presa y capturarla. Se practica tanto desde el muelle como embarcado.

"Y lo que es fundamental, por eso la consideramos pesca deportiva, cuando el ejemplar tiene menos de treinta centímetros lo devolvemos al mar", señala Patiño.

La pesca desde muelles en la costa de Montevideo ha sufrido bajas. "Hay un problema de contaminación, sobre todo debido a los dragados que se han hecho", explica Patiño. Las especies más frecuentes en esta zona son los pejerreyes, las burriquetas y las lisas, "no mucho más". Para quienes salen embarcados se agregan la corvina, sobre todo a partir de noviembre, como peces de gran porte.

El pescador avezado sale en busca del cardumen, que adivina bajo la superficie por la coloración de las aguas. Eso lleva a un peregrinaje a lo largo de la costa, donde funciona el boca-oreja entre los aficionados. Para los socios del Ramírez, el encuentro en el parador es la ocasión para ese vital intercambio.

"Se consideraba una virtud no hablar innecesariamente en el mar y el viejo siempre lo había considerado así y lo respetaba", escribió en un memorable pasaje Ernest Hemingway en una de sus obras mayores, El viejo y el mar. El silencio, o apenas las palabras justas, para concentrar todas las energías en esa batalla sorda que se libra entre la superficie y las profundidades del mar. La magia que continúa seduciendo a miles que cada vez que pueden se entregan a las antiguas artes de la pesca, un deporte que cada vez seduce a más personas y que en el país tiene una reserva interminable de lugares.

La cita obligada en el club

Roberto Patiño (67) preside el Club de Pesca Ramírez, una institución fundada en 1933 y exclusivamente dedicada a la pesca deportiva. Se aficionó a la pesca cuando trabajaba como agrimensor para UTE. Se unió al club poco después de cumplir los 40 años, y desde entonces no ha abandonado sus artes de pesca. Cuando entró al club era uno de los socios más jóvenes, hoy la mayoría de los miembros veteranos ya no están en el club, que cuenta con alrededor de 300 socios. Extraña la ronda de copas después de la jornada de pesca, o las partidas de dominó en el salón. De todos modos, los aficionados siguen llegando puntualmente a practicar el viejo ritual.

Especies de agua salada y dulce

La cantidad de especies de peces existentes en el país es alta y variada, pero cada una requiere de técnicas de pesca distintas. Algunas son más buscadas que otras por los aficionados, debido sobre todo a su capacidad de dar pelea, como son los casos del dorado o la corvina. De agua dulce es posible pescar pejerrey, tararira, dorado, bagre, boga, carpa, patí y surubí. En tanto de agua salada se encuentran también el pejerrey, la burriqueta, brótola, pescadilla, lenguado, anchoa, burel, corvina blanca, corvina negra, lisa, mochuelo, sargo, tiburón y cazón. La mayor parte de estas especies se pueden pescar tanto desde la costa como embarcado. En Uruguay se practican las tres grandes modalidades de pesca, que son la artesanal, la deportiva y la industrial. Se desarrolla en tres zonas: la pesca marino-costera, que se realiza en embarcaciones a cinco millas marinas de la costa. La pesca lacustre y fluvial, que se lleva adelante en lagunas y ríos. Y la pesca lacustre, que se desarrolla en lagunas de agua salobre en conexión con el mar.

Los tutoriales y blogs con todos los consejos para aficionados

¿Es lo mismo una caña para pescar en la playa que una para pescar embarcado? ¿Las carnadas sirven para cualquier especie? Estas y otras cientos de preguntas surgen cuando alguien se propone dedicarse seriamente a la pesca deportiva. Los consejos de los pescadores veteranos o experientes son inestimables en estos casos. Pero, conexión a Internet mediante, es posible acceder a tutoriales donde estas y otras cuestiones son explicadas por los entendidos. El canal de Youtube MDQ Team cuenta con una gran cantidad de videos de enorme valor didáctico para el aficionado. A nivel local, los consejos de un veterano pescador uruguayo pueden volverse un verdadero vicio. El Tatita se toma unos minutos diarios para explicar desde cómo armar una base para pejerreyes, a las ventajas de una caña con alargador para cumplir la función doble de pesca desde la orilla o embarcado. Además de El Tatita Pescando, el canal autóctono, hay blogs interesantes, como Pesca Deportiva en Uruguay, que se puede encontrar en www.uruguaypesca.com.uy. El Portal Náutico del Uruguay, contiene abundante información sobre la actividad pesquera y es un sitio de referencia.

RECOMENDADOS

Algunos lugares de pesca

Uruguay posee una extensa costa y ofrece tanto la pesca en agua dulce como salada, con la consecuente variedad de especies. Los expertos coinciden en que durante esta época el litoral Oeste del país ofrece los mejores sitios. Varios puntos sobre el río Uruguay, la cuenca del río Negro, los alrededores de la represa de Palmar, la costa fraybentina o la coloniense ofrecen tanto abundante pesca como belleza natural. En el Este, la estrella de la temporada, las posibilidades de pesca son también importantes aunque los expertos sostienen que la zafra terminó antes de que comenzara el verano. De todos modos, los aficionados cuentan con algunos lugares de privilegio como por ejemplo La Coronilla (Rocha), donde debido a las altas temperaturas de las aguas hay generalmente una mayor concentración de peces. Según los blogs especializados, los mejores lugares en esta zona se encuentran en el muelle sobre los pedregales, aunque en general las playas suelen ser un buen sitio para hacer unos lances. Maldonado cuenta también con algunos sitios particularmente buenos para la pesca. Punta Ballena es uno de los más famosos, con unos roquedales propicios para encontrar cangrejos y mejillones, que no solo podrán satisfacer los paladares sino que aportarán buena carnada. Pejerreyes, sargos, bureles, curricas pueden ser sacados con caña flor, o corvinas y burriquetas para la pesca a fondo. Los pescadores veteranos recomiendan cuidados con las zonas rocosas, ya que son frecuentes las pérdidas de líneas, por lo que sugieren el uso de plomadas planas o las clásicas bolitas, para impedir los enganches. Saliendo de Punta del Este, en dirección a Pinares, hay otro gran lugar de pesquería, se trata de Piedras del Chileno. Los entendidos dicen que durante el verano es un buen lugar para la pesca de la corvina blanca, en las horas diurnas. Sin embargo, durante las noches la posibilidad de pescar brótola es un gran aliciente para los aficionados, aunque esta es más abundante durante los meses fríos. Las costas salobres de José Ignacio y Garzón son propicias también por estas fechas. Ya fuera de Punta del Este, en la costa más próxima a Piriápolis hay también varias oportunidades de buena pesca.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)