VIAJES

Perseguir la próxima gran experiencia cervecera por Europa

Una gira por algunas ciudades europeas para descubrir nuevas experiencias cerveceras. Desde Reikiavik a Malmö, de Praga a Munich, pasando por Amsterdam y Bergen. Espuma y burbujas.

bar de cerveza
Cerveza en Praga. 

Hace años que la cerveza nos tiene agarrados de la garganta. No es de extrañar. Una bebida con tanta historia y cultura puede llegar a conquistar hasta al más desconfiado. A las ya más que establecidas marcas industriales les surgieron en los últimos años la competencia de las artesanales, que no tendrán tanto predicamento, pero sí tienen bebedores más entusiastas.

Pero cuando uno ya probó todas las variantes industriales, cuando aprendió a diferenciar los matices entre las IPA, las APA y las EPA, cuando ya hizo su primera partida de cerveza casera, ¿qué queda? La respuesta es obvia: viajar hacia destinos cerveceros. Y estos no se agotan en Bélgica, República Checa y Alemania, tal vez los países más asociados a la bebida hecha en base a agua, lúpulo, cebada (a veces, otros granos) y levadura.

Islandia

Por ejemplo, en Islandia abrió el primer spa de cerveza. Llamado Bjorbodin Spa, queda en el trabalenguas Árskógssandur, descrito por sus promotores como el mejor lugar para revitalizar el cuerpo gracias a las aguas termales. Pero el spa no solo ofrece aguas calientes y otros cuidados como hidromasajes. Ahí es posible sumergirse en una mezcla de esas aguas, aceites esenciales e incluso cerveza misma para cuidarse y mimarse. Quienes han ido, recomiendan reservar alojamiento en el hotel Ytri Vík. No solo porque queda a pocos minutos del spa, sino porque además desde sus habitaciones se tiene una vista que parece salida de Vikings,, la serie de televisión.

Ytri Vik, Islandia
Vista majestuosa.

Los primeros antecedentes de la cerveza surgieron en lo que actualmente es Irán, pero hoy asociamos buena parte de la cultura cervecera a distintos países europeos, al menos en su faceta más histórica y prestigiosa. En Bélgica, por ejemplo, la oferta es tan variada y desarrollada que el pequeño país se enorgullece justificadamente de su aporte al gusto por la bebida.

Bélgica

Para los neófitos, un buen punto de partida puede ser el museo de cerveza de Brujas, llamado Bruges Beer Experience. Abre todo el año excepto en Navidad y Año Nuevo y el horario es de 10 a 16. Cconsta de una parte propiamente de museo, donde se aprende lo fundamental de la destilación de cerveza y su historia. También tiene un boliche en el cual se pueden degustar algunas de las 16 variantes que tiene en oferta (cinco degustaciones a diez euros) y una tienda llena de merchandising. Casi que no hace falta decirlo, pero más allá del museo no hay que dejar de recorrer la ciudad y apreciar sus hermosas catedrales (antes de ir, pueden volver a ver la película Escondidos en Brujas, de 2008, para apreciar por adelantado la imponente arquitectura gótica).

Brujas, Bélgica
Brujas. Foto: Pixabay.

Paladares más aventureros tal vez quieran visitar algunas de las cervecerías más jugadas, que apuestan a fermentaciones menos convencionales. La oferta es enorme, y muchas de la cervecerías tienen un pasado como abadías, que valen su visita no solo por la bebida sino también por su historia. Para comenzar a transitar en el laberintíco mundo de la cerveza de Bélgica, se puede ir al sitio web belgium.beertourism.com.

Holanda

Los vecinos de los belgas, los holandeses, saben que no están a la altura de estos en fama y renombre. Aún así, Holanda puede ser un destino que vale la pena recorrer en busca de sabores cerveceros. Aunque muchos bares y boliches holandeses no se la complican y ofrecen en gran parte los dorados tesoros líquidos de sus vecinos, hay un bar cerca del centro de Amsterdam que es orgullosamente holandés y solo sirve cerveza nacional y artesanal: Proeflokaal Arendsnest. Ni idea de cómo se pronuncia, pero Google Maps los llevará hasta ahí. Queda muy cerca de la histórica casa donde se escondió Ana Frank, para más datos.

bar cerveza Holanda
Hay mucho para elegir en el Proeflokaal Arendsnest. 

República Checa

 República Checa es otro destino ineludible para amantes de la espumosa bebida. También en ese país abrieron un spa de cerveza -el Prague Beer Spa Bernard - donde la oferta es baños reparadores y catas de cerveza. Pero más allá de la novelería de beber cerveza sumergido en un baño de agua caliente, conviene acercarse a la historia y la tradición cervecera de la República Checa a través de una visita a alguna de sus tantas cervecerías. Por ejemplo, U Fleku, que además es un restaurante.

Como cervecería existe desde por lo menos 1499 y queda en la parte gótica de Praga. Aunque el restaurante tiene capacidad para albergar hasta 1.200 personas, la cervecería es un asunto estrictamente artesanal: solo 4 personas trabajan ahí. Y únicamente ahí se puede degustar el lager oscuro (llamado Dark 13° Lager) que le da parte de su fama al lugar, porque se trata de una bebida sin pasteurizar y sin filtrar. Su frescura dura solo un mes y luego se tira. Hay que reservar con anticipación, porque es uno de los destinos turísticos más buscados.

La industria de viajes ofrece, además, recorridos para grupos a distintas cervecerías a precios que suenan muy razonables. Por ejemplo, un recorrido guiado por el Café Lya de la calle Krymská en Praga (que incluye charla, degustaciones y algo para “picar”) cuesta aproximadamente 25 dólares. Esa actividad se hace todos los jueves. El Café Lya es uno de los mejores lugares para visitar si se quiere curiosear sobre distintas maneras de elaborar cerveza y probar combinaciones poco convencionales, como la cerveza lambic (llamada así por su método de fermentación) que en el Lya viene con algo de té Earl Grey en su mezcla. O la Bazooti, una cerveza sour condimentada con mango y ananá. Praga ofrece una casi infinita variedad de sabores y texturas para quienes quieran hacer que sus papilas gustativas conozcan sabores nuevos y sorprendentes.

boliche Lya Praga
Degustaciones en el Beer Café Lya

Alemania es, aunque obvio, otro infaltable destino, con una oferta casi ilimitada de sabores, aromas y texturas. Entre tanta oferta, puede ser difícil elegir a dónde viajar para beber buenas cervezas. El blog de viajes "No Destinations" hizo un ranking de las mejores ciudades para beber cerveza en Europa y además de alguna sorpresa (la capital islandesa Reikiavik conquistó el octavo lugar), la ciudad alemana que mejor se ubicó entró en el segundo puesto (a los belgas, que fueron primeros con la ciudad de Antwerpen no hay con qué darles, parece): Munich. La ciudad fue elegida por la atmósfera que reina cuando se comparten jarrones y pintas en grupo.

Fuera de los grandes centros cerveceros europeos, puede valer la pena hacer alguna que otra excursión hacia ciudades y países con menos fama pero que pueden deparar sorpresas gratas en la búsqueda de la “gran próxima experiencia de sabor”.

Noruega

La red de viajes Matadorenvió a uno de sus corresponsales a descubrir destinos alternativos y algo subestimados, y el muchacho compiló una lista de nueve lugares que valen la visita. De esas, hay que destacar a Bergen, en Noruega. La ciudad deslumbra por sus paisajes  y una parada recomendada es el bar Henrik Øl og Vinstove, con una abultada oferta de cerveza artesanal. Eso sí: ir con la billetera pronta. Según el corresponsal de The Matador, los precios son musculosos.

Bergen, Noruega
Bergen. Foto: Shutterstock.

Y si se llegó hasta Noruega, bien se puede seguir hasta la punta sureña de Suecia: Malmö (foto inferior de las tres). La tercera ciudad más grande de Suecia, (muy cerca de Ystad, desde la cual Kurt Wallander inició sus famosas investigaciones) tiene varios pubs y bares, pero uno se destaca: la Malmö Brewing Co, una cervecería y boliche que ofrece hasta 40 variantes de cerveza artesanal de barril, saborizadas a menudo con bayas silvestres de Escania, la provincia de la cual Malmö es la capital.

Hay todo un mundo por descubrir para la lengua, el paladar y la garganta. Y aunque hay que cuidar al hígado, una gira cervecera por Europa puede realizarse en cualquier época del año.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)