Nombres del Domingo

Pedro Sánchez, a la cancha

El flamante presidente del gobierno español, llega al cabo de una arrevesada carrera, con juventud y cambios.

Pedro Sánchez toma el timón en un complejo momento politico.

Es el nuevo rostro del socialismo español y, por un inesperado vuelco en el complejo damero parlamentario, también el del nuevo gobierno. La salida de Mariano Rajoy como consecuencia del mayor escándalo de corrupción en la historia política española colocó a este joven dirigente de 46 años en la primera línea de mando.

Pedro Sánchez ejerce la primera magistratura desde el pasado 2 de junio. El giro institucional que lo llevó hasta allí parece la contracara de la suerte que corrió en 2016 cuando se vio obligado a renunciar al cargo de secretario general del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y luego a su banca de diputado. El año pasado volvió a ocupar la titularidad del PSOE en el marco de unas reñidas elecciones internas. Y poco después volvería a ejercer la diputación, lo que resultó providencial para que ante el desenlace judicial que tumbó al gobierno de Rajoy quedara en inmejorables condiciones para dar el paso al frente.

Las diferencias con su antecesor son numerosas y van bastante más allá de su orientación política. Su juventud es la más evidente, pero se suma su formación en economía, su manejo fluido de los idiomas inglés y francés. Sánchez ha salvado una verdadera carrera de obstáculos para llegar a este punto y si bien el cuadro sobre el que le toca gobernar es bastante complicado, tanto en lo interno como en lo externo, su futuro asoma como promisorio.

Los orígenes.

Pedro Sánchez Pérez-Castejón nació en Madrid el 29 de febrero de 1972 en el seno de una acomodada familia madrileña. Su casa familiar estuvo en el barrio residencial de Tetuán, su padre es un economista muy vinculado al sector financiero que ejerció la dirección de varias empresas y también ocupó algún cargo público de responsabilidad. Su madre fue por muchos años funcionaria de rango del sistema de seguridad social.

Tiene un hermano menor, David, que siguiendo los pasos de su padre y de su hermano se licenció en Economía, aunque también cursó estudios musicales y ejerce como director de orquesta.

Cuando eran pequeños sus padres solían enviar a los hermanos a Inglaterra durante el verano y luego terminaban las vacaciones todos juntos en Mallorca.

Pedro Sánchez fue un estudiante destacado, durante el bachillerato comenzó a jugar al básquetbol en el Club de Baloncesto Estudiantes, donde estuvo hasta los 21 años. Pero también es aficionado al fútbol y desde temprano hincha del Atlético de Madrid.

A principios de la década de 1990 Pedro comenzó a estudiar la licenciatura en Ciencias Económicas en el elitista Real Centro Universitario María Cristina de El Escorial, una institución adscrita a la Universidad Complutense. Obtendría su título en 1995, pero antes de recibirse ya había empezado su actividad política.

En 1993, con el triunfo electoral de Felipe González, se afilió al PSOE donde se convierte en un activo militante. Su formación continuó durante varios años más, principalmente en economía, administración de empresas y gestión pública. Se doctoró en Economía y Empresas en la Universidad Camilo José Cela, de Madrid. También comenzó a cursar Derecho, pero no terminó la carrera.

Tenía 26 años cuando ya fungía como asesor en el Parlamento Europeo. Más adelante fue miembro del gabinete del alto representante de Naciones Unidas en Bosnia, durante la cruenta guerra de Kosovo.

Sus posiciones en la interna del partido comenzaron a escalar en la medida que aumentaban sus responsabilidades. Cuando tiene lugar el 35° Congreso Federal del PSOE, en el año 2000, Pedro Sánchez era ya uno de los delegados que consagró a José Luis Rodríguez Zapatero como secretario general de la organización.

Su lugar en filas del socialismo ya estaba firme en 2003 cuando se presentó en las listas para las elecciones municipales de Madrid, en la lista que por entonces encabezaba Trinidad Jiménez. Por esa vía se convirtió en concejal en 2004 y en poco tiempo pasó a ser la mano derecha de Jiménez.

En 2006 se casó con María Begoña Gómez Fernández, con la que actualmente tiene dos hijas. Su boda fue oficiada por su correligionaria Trinidad Jiménez.

Trinidad Jiménez.
Trinidad Jiménez.

De aquí en más su carrera iría en franco ascenso hasta la fecha.

En 2015 con su candidatura a la cabeza el PSOE quedó como segunda fuerza política y el rey Felipe VI le encomendó la tarea a Sánchez de formar gobierno. Sin embargo el complejo entretejido de alianzas en el parlamento español jugó una mala pasada a Sánchez y no logró las mayorías necesarias para articular fuerzas.

A esto siguió una nueva convocatoria a elecciones generales, pero la formación del gobierno tropezaba una y otra vez con escollos. La interna socialista pasó por sus peores momentos, los ásperos enfrentamientos derivaron en el apartamiento temporal de Sánchez de la secretaría general. El 21 de mayo de 2017 fue reelegido como secretario general del PSOE en unas elecciones primarias frente a las candidaturas respectivas de Susana Díaz y Patxi López obteniendo más del 50 % de los votos de los militantes.

Así encontró la decisión judicial que condenaba al gobernante Partido Popular como activo partícipe en el escándalo de corrupción conocido como la "trama Gürtel". Echando mano a un mecanismo constitucional Sánchez planteó la moción de censura a Rajoy que lo dejaría a un paso de la primera magistratura.

Pedro y María: "los Obama españoles"

Sánchez y su esposa, comprometida con causas humanitarias.
Sánchez y su esposa, comprometida con causas humanitarias.

Cuando Pedro Sánchez juró como candidato a la Moncloa su esposa dio un paso al frente y le dio un beso en la boca. Esta imagen alimentó la idea de "los Obama españoles". Ambos son padres de dos hijas: Ainoha (13) y Carlota (11). Se conocieron en una fiesta y tuvieron un "flechazo". María Begoña Gómez es activista en varias ONGs humanitarias.

Una jura histórica en palacio

Pasó como un detalle casi inadvertido en la foto. Pedro Sánchez prometía su cargo como presidente del gobierno español ante la figura tutelar del rey Felipe VI. Sin embargo, todas las fotos que antecedieron a esta jura sobre la mesa descansaba un ejemplar de la Biblia. Sánchez eliminó el libro, quitándole deliberadamente todo contenido religioso a su investidura. Sánchez, además, es ateo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º