NOMBRES

Paul Rudd, el sex symbol menos pensado

El actor fue recientemente elegido como el hombre más deseable por la revista People, una distinción que sorprendió a muchos. Entre ellos, al propio comediante.

Paul Rudd
El más sexy.

“Indignada!”, escribe por WhatsApp una amiga cuando se conoce que la revista estadounidense People eligió al actor Paul Rudd como el “Hombre más sexy” ya no del mundo sino “vivo”. En parte, se comprende esa (exagerada por gusto) indignación.

Rudd es principalmente un actor de comedias y hacer reír no es lo que muchas (y muchos) asocian a lo sexy. Al menos, no hasta ahora. Un físico bien trabajado como Michael B Jordan, sí. Un aire medio “rudo” como Idris Elba, también. Una imagen de galán como Bradley Cooper o una cara bonita como Adam Levine, claro que sí.

Pero Rudd, aun siendo bastante agraciado físicamente, no tiene esas cualidades. La elección fue una sorpresa hasta para el propio actor. Se puede especular sobre por qué lo eligieron justo a él. Una teoría es que Rudd representa a un tipo de hombre que hasta ahora siempre fue relegado en el “sexsymbolómetro”: el tipo simpático, buena onda, amigable. Lo de amigable anda cerca del “te quiero como amigo” y no es complicado imaginar que a Rudd (o a tipos como él) le deben haber dicho eso varias veces. Pero en épocas de deconstrucción y masculinidades menos machistas, Rudd parece ser una apuesta a la promoción de esos rasgos en un hombre.

Es probable, también, que haya algo de sinergia entre la revista People y el estudio Marvel, dado que Rudd forma parte del Universo Cinematográfico de Marvel (UCM) como el superhéroe Ant Man, del cual habrá una tercera película en el futuro. Todo suma.

La elección de Rudd como el hombre más sexy del momento es solo un poco más sorpresiva que cuando se anunció que el actor ingresaría al UCM. ¿Un actor que hasta ahí era más conocido por comedias (que por otra parte tenían un aire de cine independiente y no mainstream) que por películas de acción? Parecía arriesgado, pero Rudd salvó el examen con honores. Las dos películas sobre Ant Man y las participaciones del intérprete en Capitán América Guerra Civil y Avengers Endgame demostraron que podía hacer de superhéroe sin desentonar, por más que Ant Man es un personaje tratado y retratado con humor.

Rudd nació hace 52 años en Nueva Jersey y es hijo de un matrimonio inglés que se radicó en Estados Unidos. Su padre trabajaba en la empresa aérea TWA y la familia se mudaba a menudo. Sin embargo, Rudd pasó gran parte de su infancia y adolescencia en Kansas y él mismo se identifica como oriundo de ahí, por más que también vivió muchos años en Nueva York. “Vivir en un lugar que no es ‘cool’, forma el carácter”, dijo una vez en una entrevista televisada y añadió estar orgulloso de sentirse “kansasniano”.

Fue ahí, explicó en otra oportunidad, que se decidió por la actuación. En sus años liceales andaba buscando definir lo que haría con su vida desde el punto de vista profesional y, como le gustaba dibujar, pensaba que podía dedicarse a la animación o al diseño gráfico. Pero un día, conversando con un vecino, este le preguntó qué quería hacer cuando creciera. “No sé, no estoy muy seguro”, a lo cual el vecino dijo: “¿Sí? Pensé que querías ser actor”. Rudd, años después, diría que esa conversación lo había dejado pensando hasta que al final se dijo a sí mismo: “Creo que sí, que quiero ser actor”.

Debutó en televisión en 1992, con 23 años, y su primera película fue Ni idea, una comedia romántica protagonizada por Alicia Silverstone en la que Rudd interpreta a su hermanastro. La protagonista tiene que aprender a enamorarse de su hermanastro, no es que cae rendida a sus pies de entrada. En otras palabras: Rudd podrá conseguir la chica al final, pero no es un ganador “natural”. El film fue un gran éxito y Rudd ingresó a Hollywood con el pie derecho.

Diez años después, consiguió un papel en otra comedia que ya es una película de culto: Anchorman (no fue estrenada en cines en Uruguay), una sátira al periodismo televisivo con Will Ferrell y Christina Applegate en los protagónicos. Era la primera vez que Rudd se involucraba en un proyecto de Judd Apatow (que produjo Anchorman) y fue como encontrar su lugar en Hollywood.

El particular estilo de Apatow le vino como anillo al dedo a Rudd, que empezó a destacarse como uno de los integrantes de esa pandilla, por más que casi siempre anduviera en el pelotón y no en la punta. En Virgen a los 40, por ejemplo, es uno de varios amigos del protagonista (Steve Carell) y cada vez que aparece logra hacer reír.

Y en eso sigue, solo que ahora, además, es el más sexy. Quién iba a decirlo…

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados