TENDENCIAS

¿La palta está de moda?

Lo que la distingue de las otras frutas es su aporte de grasas saludables. En los últimos años su consumo creció en todo el mundo, aunque eso genera consecuencias ambientales.

La palta es una tendencia en la alimentación
La palta es una tendencia en la alimentación

Está en el menú de los restaurantes, en nuestras comidas de todos los días, en el desayuno, la merienda o integrada en el plato de la cena; en rodajas, entera o triturada, con sal, con aceite o sola; está en Instagram: basta con buscar el hashtag para que aparezcan 197.000 posteos (el número es real, haga la prueba) sobre ella; está en remeras, camperas, camisas, tasas, vasos y botellas. Está, claro, en los supermercados y en las verdulerías, aunque nunca en grandes cantidades.

Por sus propiedades nutricionales en su mayoría buenas para el organismo, y quizás también por su versatilidad para combinarse con otros alimentos, la palta se transformó en una de las frutas (aunque pensemos que es una verdura) favoritas de esta época.

La palta llegó para quedarse y lo hizo en el momento justo para inscribirse en la tendencia hacia una alimentación más saludable y consciente que desde hace algunos años es corriente en los paladares uruguayos.

“Más que una ‘moda’ me parece que responde a una tendencia de consumo”, explica Soledad Mangieri, licenciada en Nutrición. “Hoy podemos encontrar palta en puestos de frutas y verduras y supermercados, esto no ocurría hace 20 años atrás. Esta mayor disponibilidad de alimentos obedece a un mayor interés por parte de las personas a llevar un estilo de vida saludable, alimentarse de manera balanceada, priorizar alimentos naturales, diversificar la dieta, descubrir nuevos sabores y texturas”, agrega. Y en este contexto, la palta tiene todo para ser uno de los alimentos preferidos de esta época. Incluso hay quienes la consideran una fruta capaz de cubrir las principales necesidades nutricionales del cuerpo humano de forma integral.

Sin embargo, es sabido que los extremos no son buenos y por lo tanto no podemos ser radicales de la palta. Como todo, en exceso tampoco es tan buena como parece y además la alta demanda de esta fruta verde brillante está generando problemas ambientales en distintas zonas.

Una fruta rica y sana

México es el principal productor de palta del mundo
México es el principal productor de palta del mundo

La palta, aguacate o persea americana, es una fruta oriunda de Centro América, particularmente de México. Se sabe que algunos pueblos y civilizaciones de la zona la cultivaban y utilizaban desde hace al menos 7.000 años.

En los últimos años el mercado de la palta ha crecido de manera exponencial. Es que lo que antes era un alimento que se consumía solo en las zonas en las que se producía, ahora es buscado por, prácticamente, todo el mundo.

México es, además, el principal exportador de palta del mundo y el principal destino de su producción (el 80%) es Estados Unidos. En el período 2018-2019 se enviaron más de 377.400 toneladas, 13% más que en el mismo período anterior, de acuerdo a la agencia AFP. A otros mercados se exportaron más de 57,376 toneladas, 8% más, según cifras de la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México.

Pero no es solo una moda estadounidense. En España, por ejemplo, solo en 2018 se vendieron más de 74 millones de paltas, batiendo un récord en el consumo de esta fruta.

En América Latina, en tanto, el mayor productor es Chile; de allí son las Hass, el tipo que llega a Uruguay y que, en general es un tipo de fruta con más agua y menos grasas. En el país la producción de palta es indiferente para los niveles de consumo, que crecen año a año.

Lo que distingue a la palta de otras frutas es su aporte de grasas saludables”, dice Mangieri. “La palta aporta grasas, principalmente monoinsaturadas, fibra, antioxidantes, vitamina E y minerales entre los que se pueden destacar el potasio y magnesio. Todos estos nutrientes ejercen un efecto protector en el organismo; las grasas monoinsaturadas son grasas saludables que promueven la salud cardiovascular, la fibra contribuye al control del peso corporal pues brinda saciedad, regulariza el tránsito intestinal y además es importante para un óptimo funcionamiento del metabolismo en general (participa en la regulación de la glicemia y el colesterol); los antioxidantes, por su parte, protegen contra enfermedades degenerativas, incluso algunos tipos de cáncer”, explica.

Otro beneficio que tiene la palta es que, en general, la puede consumir cualquier persona y es apta para todo tipo de dietas. Las diferencias están en las cantidades que puede o debería consumir cada uno.

“Eso dependerá del requerimiento energético de cada persona en particular, pues no podemos perder de vista que es un alimento con una alta densidad calórica”, sostiene Mangieri.

En este sentido, cuándo y cómo comer la palta también es algo que dependerá de cada persona en particular. “No hay un mejor o peor momento para consumirla; la idea es aumentar el consumo de alimentos naturales. La palta es muy versátil y puede consumirse como tal o formando parte de otras preparaciones como ensaladas, sándwiches, dips, entre otras”, dice la nutricionista.

Las consecuencias por la alta demanda de la palta

La alta demanda de palta y el haberla integrado a la dieta de todos los días en muchos países del mundo tiene sus consecuencias directas en el medio ambiente. En países como México o Chile, la explosión de la palta está generando problemas ambientales.

México produce más paltas que cualquier lugar del mundo. La mayoría de los cultivos están en el estado de Michoacán. Allí, el cultivo ilegal ha generado la deforestación de miles de hectáreas de bosques en el estado. “Hay una práctica muy común entre los propietarios de bosques de sembrar sus aguacates (paltas) debajo del arbolado forestal y posteriormente de manera paulatina van cortando o secando los árboles forestales para dejar los aguacates al descubierto”, explicó a la agencia AFP Luis Mario Tapia Vargas, investigador del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas Y Pecuarias.

En Chile sucede algo similar. Precisamente en la provincia de Petorca, en el centro del país, donde se producen las paltas Hass. Por sus características, la palta necesita una importante cantidad de agua para ser cultivada y en los últimos años Petorca está enfrentando grandes sequías como consecuencias de los cultivos excesivos.

Y, lejos de frenar su cultivo para cuidar al medio ambiente, los grandes productores tienen más de 9.000 hectáreas cultivadas y el 60% de esa superficie no está habilitada como apta para su producción.
Así que, moda o no, a la palta hay que consumirla siempre con moderación. Por nosotros y por todos.

Dos recetas con palta

La licenciada en nutrición Soledad Mangieri recomendó dos recetas sencillas:

1- Dip de palta (una palta chica o media grande, tres cucharadas de queso crema bajo en grasas, especias a gusto: ají, paprika y ajo y jugo de medio limón):
Primero mixar la palta con el queso crema, agregar los otros condimentos y volver a mixar. Guardar en frasco con tapa para la heladera.

2- Cuscus de palta y quinoa (una cebolla morada, cuatro cucharadas de jugo de limón, dos tomates medianos, medio morrón, una o dos paltas maduras, cuatro tazas de quinoa lavada y cocida, dos cucharadas de aceite de oliva, dos cucharadas de cilantro o perejil y pimienta a gusto): “Lavar las rodajas de cebolla y ponerlas en un recipiente con el jugo de limón. Dejar marinar durante 10 minutos. Agregar los demás ingredientes y mezclarlos bien.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)