vea la fotogalería

Qué fue del oro del ‘76

Los Juegos Olímpicos de Montreal consagraron a estrellas como Jenner, Comaneci, Leonard y Juantorena: aquellos triunfos fueron seguidos por nuevoséxitos, fracasos y hasta cambios drásticos.

La gimnasta rumana Nadia Comaneci.
La gimnasta rumana Nadia Comaneci.
El atleta estadounidense Bruce Jenner, hoy Caitlyn Jenner.
El atleta estadounidense Bruce Jenner, hoy Caitlyn Jenner.
El boxeador estadounidense Ray Leonard.
El boxeador estadounidense Ray Leonard.
El atleta cubano Alberto Juantorena.
El atleta cubano Alberto Juantorena.

LUIS PRATS

Río de Janeiro 2016 ya aportó el pedestal para levantarle monumentos en vida a muchos de sus campeones. Luego de las medallas, conocerán la fama y también el dinero. Quizás algunos, mucho más adelante, sepan del olvido y el fracaso. El oro puede ser eterno, pero no todas sus consecuencias.

Hace 40 años, los Juegos Olímpicos de Montreal consagraron a algunas figuras estelares: el boxeador Sugar Ray Leonard, el decatlonista Bruce Jenner, la gimnasta Nadia Comaneci y el atleta Alberto Juantorena estuvieron entre los principales. De aquellos podios al presente su vida conoció muchas alternativas.

Seguramente el mayor sube y baja fue el de Leonard, quien impactó a Montreal con su estilo depurado que lo llevó hasta el título en peso ligero. Enseguida lo llamaron Sugar (Azúcar) como una leyenda del boxeo, Sugar Ray Robinson. Con la medalla colgando del cuello, Leonard afirmó que no se convertiría en pugilista profesional, porque prefería seguir sus estudios universitarios de Administración de Empresas y Comunicaciones en Estados Unidos. Sin embargo, poco tiempo más tarde su madre sufrió un infarto y su padre se enfermó de meningitis, lo cual lo obligó a aceptar combatir por bolsas de dinero.

Sus condiciones lo llevaron a conquistar títulos mundiales en cinco categorías diferentes y a protagonizar memorables duelos ante figuras como Roberto Mano de Piedra Durán y Marvin Hagler. Ganó mucho dinero, pero también lo perdió. Cayó en el alcohol y la droga, su primera esposa lo acusó de violencia doméstica y tuvo que seguir peleando hasta los 40 años, pese a que arriesgó la vista debido a un desprendimiento de retina.

Años más tarde volvió a conmover al mundo del boxeo cuando confesó que había sido abusado sexualmente por un "famoso entrenador olímpico" (no reveló el nombre), en los tiempos en que el oro de Montreal 76 era un sueño. La revelación estaba contenida en su autobiografía titulada La gran pelea: mi vida dentro y fuera del ring. Aquellos episodios, relató, le provocaron pesadillas toda la vida.

La gran Nadia.

A los 14 años, la rumana Nadia Comaneci se convirtió en la reina del mundo del deporte gracias a la perfección de sus ejercicios gimnásticos en Montreal. Es sabida la historia de que el tablero indicador anunció un extraño "1.0" porque no estaba preparado para indicar un puntaje de 10.

Menos conocidas fueron sus vicisitudes después de aquellos Juegos. Siguió compitiendo durante algunos años, pero con menor éxito: a medida que su cuerpo crecía, iba perdiendo la plasticidad de muñeca que había asombrado al público y a los jueces.

En su Rumania natal, bajo la dictadura de Nicolae Ceaucescu, fue tan mimada como controlada. En 1981 hizo una gira de exhibición por Estados Unidos: el gobierno rumano cobró 250.000 dólares, de los cuales a ella le tocaron mil. Durante ese viaje, sus entrenadores y maestros Bela y Marta Karoloyi pidieron asilo político.

Sin ese apoyo, la vida se le hizo imposible de regreso en Rumania. Corrieron rumores de que era la amante forzada del hijo del dictador, quien la sometía a torturas. Ella lo negó después, aunque reveló que vivía prácticamente prisionera. Hasta que en 1989 se fugó. Caminó toda la noche por el campo, conducida por un mercenario, hasta la frontera con Hungría. Allí subió a una camioneta, que la trasladó hasta Austria, desde donde voló a Estados Unidos para iniciar una nueva vida: enseñó gimnasia, se casó y se dedicó a acciones benéficas.

El cambio drástico.

El estadounidense Bruce Jenner ganó el decatlón olímpico en 1976, la prueba que obliga a ser bueno en todas las especialidades atléticas. De inmediato se convirtió en una celebridad millonaria y llegó a protagonizar varias películas.

En 1992 se casó con Kris Mary Houghton, con quien tuvo dos hijas y además adoptó a los cuatro que ella tenía de una relación anterior (Kourtney, Kim, Khloé y Rob Kardashian). Además, Bruce tenía cuatro hijos de relaciones anteriores. Pero fueron las Kardashian quienes multiplicaron la fama de su padrastro, cuando lanzaron un reality show en el cual mostraban su estilo de vida extravagante y derrochador. El exatleta aparecía allí como personaje secundario, casi abrumado por la personalidad de su esposa e hijas.

En 2014, Jenner se divorció de Kris. Ya por entonces su aspecto había cambiado mucho y corrían rumores de todo tipo. Hasta que en 2015 anunció que había completado un proceso de cambio de sexo y que su nombre pasaba a ser Caitlyn Jenner, con el consiguiente revuelo mediático.

El presidente.

El cubano Alberto Juantorena alcanzó en Montreal una hazaña inédita y nunca repetida: ganó las medallas de oro en los 400 y los 800 metros llanos. Es decir, una prueba de velocidad y otra de medio fondo, que se supone tienen sus especialistas. Participar en las dos pruebas le exigió correr varias veces en pocos días, pero lo superó sin problemas: por algo le decían El Caballo. Con casi dos metros de altura, su zancada podía alcanzar casi tres metros.

Se retiró en 1983, tras una lesión. Luego se graduó en Economía en la Universidad de la Habana. Su compromiso con el gobierno de Fidel Castro le valió un alto cargo en el Instituto Cubano de Deportes, Educación Física y Recreación, con rango de ministerio. Más tarde fue elegido presidente de la Federación Cubana de Atletismo. Y desde allí sumó puestos en el Comité Olímpico Internacional y la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo. Toda una carrera.

El presente de dos estrellas olímpicas.

Acciones benéficas.

Tras los problemas con la droga y el alcohol, Leonard creó la Sugar Ray Leonard Foundation. Entre sus acciones más recientes figura el apoyo al Hospital de Niños de Los Angeles. Además, comenta boxeo para la NBC.

Rumanas ausentes.

A los 54 años, Nadia Comaneci asistió a las pruebas de gimnasia en Río 2016 y lamentó la ausencia de Rumania, cuyas representantes no lograron clasificarse.

"Sentí un nudo en el estómago cuando no vi la bandera rumana", dijo.

La gloria y el fraude en natación.

La alemana del Este Kornelia Ender, con 17 años, fue la dueña de la natación en Montreal 76, con cuatro medallas de oro, cada una lograda con récord mundial. Tras la desaparición de la RDA en 1990 se conocieron las prácticas sistemáticas de dopaje a las que eran sometidos sus atletas. Ender asegura que nunca supo qué eran esas inyecciones que recibía a menudo durante sus entrenamientos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)