CABEZA DE TURCO

Opinión | "Usted vecina, tome conciencia de la hora"

"Empecé a gritar onda Javier Milei cuando se hace el loco". Por Washington Abdala

Washington Abdala
Washington Abdala. Foto: El País.

Estaba en mi casa a las cinco de la tarde y saqué la manguera para refrescar unas plantas que tengo en el jardincito. Siempre amé el gomero que tengo allí y unas hortensias azules. Miraba pacíficamente el barrio y veo que se me apersonan unos jóvenes y una dama a la que no alcancé a reconocer.

—Disculpe señora, somos jóvenes progresistas y queremos decirle que estamos mano a mano con la gente buscando ver si podemos charlar con usted para que considere su voto el domingo 24…

Yo, que en lo único en que estaba concentrada era en no pasarme de agua con el gomero, al principio me hice la sota. Tuve miedo que fueran esos religiosos que no te largan, y se te meten en la cocina a tomar mate y mirar comedias con tal que te conviertas.

—Señora (insistió el más apurador) es un momento importante para la vida del país, nadie puede estar pasivo, por eso tenemos que estar con el ingeniero Martínez para evitar una tragedia…

Soy mansa pero me pareció todo medio exagerado. Al final esto de la edad adulta me afecta y me di cuenta que quien los acompañaba a los jóvenes era la mismísima Marie Julie Soulier Rouge. Y entonces —una que es bien de rrioba— y que sabía que mis vecinas me estaban chusmeando les dije con tono Imilce Viñas: “¿Querido no te das cuenta que el voto es secreto y que me estás avanzando… joven, esto puede ser una forma de abuso”. Los relojeé y agarré para las hortensias. Advertí que hablaban entre ellos.

Caminó dos pasos y la mismísima Marie Julie me encaró: “Usted vecina no toma conciencia de la hora (levantándome la voz) ¿Cómo no comprende la labor de estos jóvenes abnegados? Los conozco mejor que nadie porque, bueno, trabajan conmigo en tareas de afanosa dedicación en mi ministerio… digo…en el Ministerio de Educación y ellos están entregando lo mejor de sí para que usted salga de ese marasmo.”

Una es mansa, vivió toda la vida en este barrio precioso de La Blanqueada, y mi esposo, que Dios lo tenga en la gloria, era empleado de OSE en Paso Severino. Me vino la tanada y le dije: “Perdoname querida, pero vos y todos estos muchachos a los que yo les pago el sueldo tendrían que estar trabajando para lo que se les paga. ¿Ahora me vienen a buscar? ¿No éramos vendepatria, fachos y oligarcas? ¿Cómo les da la cara para sofocarnos —que fina que estuve— a los que ya no damos más? (subí el tono yo también, tengo algo de Lady Macbeth cuando me posesiono pero delante de quien estaba era Mafalda).

—Señora (saltó otra vez el más apurador), que era un adolescente tardío de esos que siempre tienen un grano en la nariz que no te permite concentrarte cuando te hablan porque tenés miedo que el grano explote justo allí- usted no es facha, se cree facha, no puede ser “vendepatria” porque no queda mucho para vender, ya lo fuimos liquidando nosotros…Y señora hicimos lo que pudimos…

—Pará (saltó otra más grande), ¿Qué decís belinún?. Y Marie Julie que le gusta mandar —más que a Tabaré meter puazos— le dijo: “Usted, chito, chito mijo que así no se convence a una compañera”.  

Y ese fue el peor momento de este rato de hipertensión (me subió a 19 y la mínima a 11), no aguanté más y le dije a la ministra: “Compañera minga, nada de compañera, no soy compañera ni para ir en el 180, compañera soy de mi perrita ‘Cris’ (perra podrida que tiene mal carácter). ¡No me digan compañera jamás! Y empecé a gritar onda Javier Milei cuando se hace el loco para que mi vecindario se diera cuenta que con ellos ni a la esquina me arrimo a comprar Grapamiel. “¡Fui compañera, claro que lo fui pero no soy más. Me cansó como hacen política ustedes, lejos de la gente. Váyanse de acá y déjenme en paz!”.

Retomé la calma y con la manguera en la mano, sin darme cuenta me sentí Evita en su discurso final y los rocié a todos. Se fueron algo húmedos. Mis vecinas me aman.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)