COLUMNA CABEZA DE TURCO

Opinión|Tribus de hoy o creer en la Suiza de América

Los más jóvenes de la sociedad integran a “tribus urbanas” de características que no se conocen a simple vista. 

tribus urbanas
Foto: Flickr

Tinchos: Esta “tribu” (si es que se le puede llamar así) juvenil está integrada por chetos. Son chetos de perfil conservador con tenue versatilidad oral. El Tincho en su interacción social, cuando se encuentra con otro Tincho lo reconoce al instante y lo llama de “Bro” (sí, por “brother”, onda amistad. No vaya a ser alguno piense en algo relacionado con homosexualidad). Si le preguntás a un Tincho de 18 años ‘¿qué vas a estudiar?’ te dice al toque: Administración de Empresas, Contador. No duda. Tampoco revela una pasión extrema por nada. (Los que tienen campo siguen Agronomía. ¡Ta clavao, dijera Jorge!).

Milipilis. Son las Milagros-Pilar, generalmente hiperreligiosas. Su deporte es el hockey, allí se sienten realizadas. Las Milipilis se hacen los claritos y quedan estupendas, porque, digamos la verdad, son lindas, re lindas y tienen un toque angelical que se compadece con la imagen que pretenden producir de ellas mismas. Usan el pelo a lo Sandro Botticelli.

Progre-Chetos: Muchos de estos son ex Tinchos y ex Milipilis. Estos individuos son una deconstrucción de los Tinchos y las Milipilis (dijera el filósofo del mundo progre Darío Sztajnszrajber que succiona a Derrida de manera guasa). Algo sucedió en el proceso social, no está claro qué fue: la sociedad y su decadencia, el cambio de valores, el hip hop... No se sabe qué pasó que aparecieron estos especímenes que tienen identidad propia y andan por la vida predicando un modelo existencial raro. Ellas usan ropa alternativa, están con los temas del cambio climático y cantan música copadas. Sienten que están por encima de lo que la gente hace, se autoperciben “trascendentes”. Ellos se creen pensantes.

Progre de nacimiento: Nacieron en hogares progres, con madre progre, con padre progre, con abuelos progre, con tíos progre y si son algo diferente que salga del cuadrante “progre” les dicen que sos un “facho de mierda” (los perros de ellos también son progre, allí no hay chance de tener el ratón inmundo de Susana Giménez).

Ñeri (original): El Ñeri no tiene un peso, escucha plena, es referente en su barrio (él se la cree), no es de perfil muy trabajador, tiene zapatillas modernosas y es amante de algún club de fútbol con el que sublima toda su existencia (¡No me jodan que son todos carboneros, hay de todo, no me gasten!).

Ñericheto: Estos perfiles se mezclan con los Ñeris pero suelen tener una mayor autonomía de vuelo. Tuvieron un movimiento ascendente en la movilidad social, andan con plata y concretan todo el sueño del Ñeri: autos, caravanas de oro (ya no tanto), viajes a Cancún y comida berreta al por mayor. Todo lo muestran para farandulizar sus existencias y así mostrar que les sobra la plata (como nunca tuvieron un mango actúan de esa forma; el Tincho como siempre tuvo dinero, juega de calladito). Sí, Carlos Marx sigue escondido con nuevo formato de lucha de clases. En general los padres son (o fueron) jugadores de fútbol (o algún otro enjuague raro de por allí, no hay más opciones). Su sueño es jugar en el Barcelona o ir a ver partidos europeos.

¿Te suenan raras algunas de estas categorías? ¿Te crees que son boludeces? ¿O revelan algo que no tenías idea? Y si te digo que detrás de la sorna y la ironía, hay un dejo de realismo en todo esto… ¿Me creerías?

La sociedad diversa llegó y tiene de todo. Parte de esa jungla son algunas de las tribus que refiero. Hay muchas más. Que no se ofenda nadie. Es solo parte de lo que somos. Guste o no. No siempre construimos la sociedad más humanista del mundo. A veces, las tribus y sus rituales autoritarios (en los más jóvenes sobre todo) se imponen y generan mundos complejos que asfixian.

Saberlo no le hace mal a nadie, ayuda a prevenir excesos y entender hacia dónde se mueve la sociedad.

O seguí creyendo que somos la Suiza de América.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)