washington abdala i Cabeza de turco

Narcisismo uruguayo

Insoportables, creídos, soberbios, ensimismados, dogmáticos, autorreferenciales, los narcisistas son una carga pesada en donde se ubiquen, y acá sobreabundan.

Sus presencias asfixian a esta aldea en la que cualquier imbécil se cree personaje porque hizo dos ruiditos y tres renacuajos lo aplaudieron en una esquina. Y peor aún, en tiempos donde los medios de comunicación masivos se cuelan por todos lados, con el "relato" del bobo famoso durante sus quince minutos de "shock". (Narciso se miraba en el lago y se fascinaba, ahora se mira en la televisión o en su Facebook).

Sucede que en Uruguay hay ciertos "éxitos" que no son tales, que solo son fruto de la obsecuencia y la sumisión del alma al dominador (de turno) para que por un miserable intercambio (de visibilidad, monetario o de poder en muchos casos) haga aparecer el aplauso trucado de la claque. Lo paradójico es lo barato que salen algunas "cooptaciones". La miseria humana cotiza en baja y a precio ruin en el 2015. Por dos milanesas se operan milagros. (O una).

El tiempo, divino y maldito, se ocupa de todo y nos regala la evidencia atroz de la estafa acometida. Pero es cierto, mientras tanto, que el contrabando de mentiras —del narcisista patológico— está a la orden del día y hay que soportar a "gente" que en cualquier lugar del mundo estaría limpiando letrinas, mientras que acá son comunicadores connotados, escritores de referencia, políticos creídos con corbata al dernier cri —ellas, de peinado de peluquería—, o artistas de varieté supuestamente populares. Vulgares estafadores, eso es lo que son. Viles renacuajos. No pongamos nombres, menos en estos días, cada uno sabrá a quien le cae el sayo, más aún en tiempos de asfixiantes elecciones municipales donde emerge gente delirante queriendo ser de todo, desde intendentes, alcaldes, concejales, ujieres, blandengues y hasta miembros de una portería. ¡Lo que sea maestro, lo que sea! (Se viene la leche en las esquinas y la torta frita solidaria. Agua caliente gratis para el mate ya se propuso).

¿Nunca se preguntaron quién "banca" a mediocres supinos y proverbiales imbéciles en algunos lugares? ¿Quién los fogonea? ¿Quién los motoriza? Misterio del Uruguay y su eterna inamovilidad. Aldo Solari sostenía que este país tiene reglas "particularistas" y no "universales", por eso lo sórdido de acá. Se requiere de "banca" para demasiadas cosas en la tierra de Artigas. (Aún hoy.) ¡Pensar que en el sesenta Mario Benedetti denunciaba El país de la cola de paja! ¿Habrá cambiado tanto el Uruguay? No hay que ser ni de derecha, ni de izquierda para conocer la respuesta, solo alcanza con ser honesto.

Por suerte, las nuevas generaciones parecen no soportar más lo trucho. Seducirlos a ellos no es como vender los "versos" del pasado. No comen gofio.

Mientras tanto los narcisistas-pavo-reales uruguayos nos continuarán regalando lecciones de vida. ¡Y posan de humildes! Te das cuenta al toque cuando quien habla lo hace para oírse a sí mismo y no por otra cosa. (Estamos lejos del narcisismo trófico). No es que —el muy cretino— no crea en lo que verbaliza, sucede que su amor por su propia imagen lo alucina. Y se quiere oír. Y se autoseduce. Y se oye, y se vuelve a oír. Y los ves, y las ves, copados con lo que dicen y casi llegando al punto orgásmico de sentir placer con sus propias voces desde el Olimpo. ¡Partirías la pantalla de televisión con una buen patada a lo Bruce Lee para sacarlo de escena! Freud los popularizó sosteniendo que el narcisista se toma a sí mismo como objeto de amor. Otto Kemberg (más moderno) desbroza diversos tipos de narcisismo, alertando que cuando es patológico estamos fritos, jodidos digamos.

En fin, habrá que continuar soportando este fétido narcisismo a la uruguaya como problema de una sociedad que cínicamente lo ambienta. Por algo la "ansiedad" es aguda en estos tiempos. Estos tipos deben colaborar pila en alimentar cierto nerviosismo colectivo. Somos demasiado pequeños para tantos mequetrefes amantes del espejo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados