Cabeza de Turco

Mundo "Kechi"

Ahora sí se acaba el año, ingresamos al último empujón hacia el fin de este ciclo de fiestas interminables y empieza el verano eterno del Uruguay.

WASHINGTON ABDALA

Las clases medias y medio-altas huyen de sus barrios hacia el Este, mientras los ciudadanos de los barrios más humildes se trasladan hacia donde están ubicadas las playas (el barrio de las clases medias y medio-altas) en Montevideo. Pocitos muta. Desde Araminda (exquisito lugar top si los hay) hasta José Ignacio, todo empieza a ser el reinado de Su Majestad Kechichián. Ella, cual reina eterna, sabe que es su hora, y comienza a repetirnos que esta temporada será pluscuamperfecta. Todos los años anuncia invariablemente lo mismo, con el mismo rostro, con la misma pose, con el mismo tono y con los mismos argumentos. Uruguay es así, vas, venís y siempre están los mismos individuos diciendo las mismas cosas.

Los noticieros empiezan a colgarse de las noticias argentinas porque nuestro gobierno está de vacaciones y hay que estirar. Los "robos" comienzan a ser asuntos donde la televisión se especializa. Bonomi farfulla, total. Así, comenzamos a ver como a los vecinos de la persona que es "afanada", comentan y analizan en los medios como si fueran Alfonso Lessa en Código País. Los robos de los perros son un asunto grave que merecen notas televisivas. Se habla del tema poniendo el mismo rictus como si se comentara la guerra en Siria. Aparecerá "el homicidio" del verano (espero no ser yo), y si es de un argentino, todo el sistema mediático funcionará locamente. Eso sí, si es de un connacional se perderá en ese oscurantismo de gente que nunca se sabe a dónde fue a parar. Ya veremos a mis colegas abogados mirando a la cámara sin decir nada, con rostros onda Law and Order. Previsible.

Habrá algún partido de fútbol entre Peñarol y Nacional y se correrá el riesgo que los imbéciles de siempre transformen a esas jornadas en algo luctuoso y no en disfrute colectivo (de paso, díganle al nuevo presi de Nacional que baje un cambio, que para dementes ya estamos de sobra los de Peñarol, que llenamos la cuota ampliamente y no requerimos de colaboración).

Y el Carnaval empezará con toda su alegría (para algunos) y embole crónico (para otros). Así, VTV nos inundará de carnaval televisivo y los canales de ultra amigos del gobierno meterán bombo porque está claro que esa "cultura popular" comulga con las barras progresistas y consigue publicidad empática (si no te gusta el carnaval sos traidor a la patria en grado extremo, ¡shhhh!)

Se harán notas periodísticas a los visitantes argentinos en clave de admiración e idolatría genuflexa, mientras que a los uruguayos que hacen teatro en verano hay que empujar a medio mundo para que alguien los vaya a ver. Somos así acá, todo lo porteño lo pagamos más, de puros "cornicheli" nomás.

Aparecerán los chef del verano y veremos que lo que elaboran es algo lejano del alcance de cualquier mortal que compra en la feria de Pajas Blancas.

Oiremos gente que leyó tres libritos, comentando ediciones que apenas sobrevolaron, sin conocimiento de los clásicos y con el típico tupé de los ignorantes. Veremos alguna diosa semi-desnuda por allí, algún que otro grupo musical de moda (cumbietero-cheto) que desafina más que yo con tres whiskies, y será sensación. ¡Joder!

Hablaremos de política en los asados de los amigos: que Macri podrá o no podrá con la mafia peronista, que Brasil no aguanta y la "compañera" Dilma vuela por bancar chorros, que por lo de Ancap ahora tiene que ir alguno preso, que la Justicia no se puede hacer la distraída, que Raulito era un clavito, que en Venezuela hay riesgo de Caracazo, que Astori es como mi abuelita si quiere ser candidato y que los partidos históricos nunca la tuvieron tan regalada pero como se miran de canto siempre les falta una figurita para llenar el álbum. Mientras tanto la cocaína seguirá expandiéndose en el país y el "éxtasis" hará furor masacrando jóvenes con esa pastillita. ¡Gracias Pepe por la fiestita porreril que trajo estos nimios daños colaterales! Por allí viene la bocha. ¿O no? Besos, la seguimos el año que viene (porque en una semana, no pasa nada, "segual" decía El Mingo).

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados