CABEZA DE TURCO i washington abdala

Otro mundo, che...

Estamos en otro mundo, o lo asumimos o el mundo nos asume. Mucho de lo que sucede nos gustará, mucho no, pero es el tiempo en el que estamos viviendo, así que: o nos preparamos para entenderlo y aceptarlo, o nos arrollará.

WASHINGTON ABDALA

Hace unas semanas Susan Sarandon revolcó al intocable Woody Allen. Consultada sobre el director de cine fue lapidaria: "No tengo nada bueno que decir de él". Y agregó: "Creo que abusó sexualmente de un niño y creo que eso no está bien".

No es el único caso que conozco de personajes con talento en sus recorridos artísticos y vidas cuestionables. Picasso y Chaplin no habrían vivido pacíficamente en estos tiempos. De haberlo hecho, quizás, estarían presos (o con "Mujeres de Negro" en las puertas de sus casas), porque el poder genera eso que tiene Woody Allen en el presente: produce una aureola de impunidad hasta que un buen día alguien con valor y coraje comienza a hacer justicia. Por allí anda Bill Cosby pagando sus excesos y va a morir en medio del basural que él mismo construyó.

La verdad es que hace un tiempo que ya no puedo ver las películas de Woody Allen como las veía antes. Y eso que me gustaba ver sus películas viejas. Me pasé la vida mirando sus films los sábados, repitiendo sus guiones, estudiando algunas escenas hasta el cansancio, pero ya no me resulta fácil por la peripecia personal del director que empezó a ser borrascosa (por usar una expresión elegante).

Soy de los que no separan la obra artística del autor. Creo que casi nadie puede hacerlo en casos aberrantes. No hablo de las pequeñas miserias que todos llevamos dentro. ¿Acaso me puedo permitir el lujo de ver "arte" en una acuarela de Hitler? Francamente, por el solo hecho de saber quién es el creador de semejante asunto me resulta imposible ver otra cosa. Y supongo que todos los imbéciles harán cola para "sopapearme" diciendo que soy dogmático. Y todo eso porque no son el padre del niño que violó Woody Allen, o no son uno de los millones de judíos que Hitler mandó matar con su máquina punitiva. Hay delitos que son infames siempre. ¿Me explico? Y, en consecuencia, prefiero ser radical en algunos asuntos. Por las dudas. No me gusta concederme licencias con algunos y perdones con otros. Eso es hacerme trampas al solitario.

De seguro que a Woody Allen le importará un pito que yo me borre de sus filas de admiradores. Pero es así. Bye. Bye. Ya no lo aplaudiré más, ahora sé que hay un tipo jodido adentro de él. "Límites", siempre se trata de límites el vivir colectivo y si pasás algunos límites, la verdad me resulta insufrible. Cada uno verá dónde pone la vara. Yo no soy uno más, solo la pongo donde me sale.

Hace veinte años en estos parajes si se le preguntaba a alguien si consideraba que había que prohibir al matrimonio gay, la mayoría de la sociedad hubiera dicho que sí. Yo, en aquella época estaba en minoría y peleaba por lo contrario. Hoy, la sociedad maduró y si hubiera personalidades públicas que "proscribieran" a alguien por ser gay "esos" serían los enjuiciables. Cambian las cosas. ¿Se entiende?

Con las mujeres hemos madurado también. Ya no van más los chistes machistas que algunos siguen haciendo con malicia o burrez congénita. No entender la igualdad es ser idiota, lo que no impide "hacer humor inteligente" con todo. Es distinto. ¿Una sola ministra en la Suprema Corte? ¿Solo el 15% de legisladoras? ¿Nunca una candidata a presidenta en el Uruguay? ¿Alguna vez veremos una líder sindical femenina en el triunvirato de los chicos súper machos del PIT-CNT? ¿Y en el mundo empresarial, alguna vez estará a la cabeza una mujer? Es un país sanatero con las mujeres porque a la hora de la verdad las hunden o las esconden.

Lo bueno de los cambios actuales, es que son exigentes, algunos desafiantes en su radicalismo, pero mejoran el estado de cosas. Eso es innegable en el final del camino. Todo lo demás es lo de menos y ni vale la pena perder dos "pepés" en discutirlos. Es otro mundo. Y la igualdad viene ganando la partida. Nada mal pero falta, falta mucho en serio. Sigamos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error