Nombres

Mujer que se hizo a los golpes

Sea en el ring de artes marciales mixtas o en el rodaje de una película, Ronda Rousey siempre pone todo de sí para alcanzar el éxito.

Ronda Rousey, una belleza que se hizo en las artes marciales.
Ronda Rousey, una belleza que se hizo en las artes marciales.

Soy muy perfeccionista", dijo Rousey, sentada con su bata de baño blanca y suave para una entrevista en el hotel Beverly Hills, "y no me gusta perder ni decepcionar a la gente". Esa es la razón por la que estaba tan nerviosa cuando, después de años de éxito en el judo y las artes marciales mixtas (MMA), intentó incursionar en la actuación en Los indestructibles 3 (2014). También es por eso que enloquecía cada vez que se equivocaba, pues sus errores obligaban al elenco y al equipo técnico de la película a repetir una toma tras otra.

Su coprotagonista Harrison Ford fue quien la salvó. "Él tenía que decir este parlamento en la película, ¡Saquen a estos tipos de mi vista!", recordó Rousey, enroscando sus piernas para recargar su sólido cuerpo sobre ellas. "Harrison Ford seguía diciendo, ¡Saquen a estos tipos de mi lista!. Luego se escuchaba que el director le decía, Disculpe, señor Ford. Es "vista". Empezábamos de nuevo, y decía, ¡Saquen a estos tipos de mi lista!".

"Fue genial verlo hacer varias tomas y equivocarse una y otra vez", mencionó Rousey. "Lo tomaba con mucha calma. Aprendí que no soy el peor ser humano en este planeta si me equivoco en algo de vez en cuando".

La artista marcial, luchadora y, ahora, actriz de 31 años rápidamente aclaró que sigue resuelta y concentrada en ganar.

Sin embargo, esta era una nueva Ronda Rousey, lejos de aquella atleta conocida por su rostro sudado haciendo muecas con una mirada de asesina. De hecho, me atrevo a decir que se veía… ¿femenina?

"Acabo de pedirle a mi esposo (Travis Browne) que me envíe el video de nuestros patos nadando en su pequeña piscina esta mañana", admitió Rousey mientras reía. "¿Tiene algo de malo?".

Esta versión de Rousey, en su bata esponjosa encima de un vestido verde con pequeñas aberturas en el costado, con su cabello castaño claro recogido dejando su frente despejada, pero cayendo sobre su espalda, estaba a años luz de la imagen que sus fanáticos de la Ultimate Fighting Championship (UFC) recuerdan del 31 de diciembre de 2016. Esa fue la noche en que Rousey se quedó inconsciente durante 48 segundos en una pelea de reaparición en contra de Amanda Nunes y abandonó la jaula en los brazos de su madre.

Esa imponente derrota, que siguió a un fracaso ante Holly Holm en 2015, marcó el final de la racha de Rousey como maestra invicta de las artes marciales mixtas, y el fin de su carrera en la UFC.

"Lloré mucho", dijo Rousey, medallista de bronce en judo durante los Juegos Olímpicos de 2008, "y mi increíble esposo Travis me abrazó y me dejó llorar".

"Al final", continuó, "mi mamá me enseñó a nunca prepararme para el fracaso. También me decía que no tenía nada de malo permitirme sentir la desilusión y dejar que me doliera. Pero también tienes que seguir adelante".

Para Rousey, seguir adelante incluye un nuevo trabajo con World Wrestling Entertainment (WWE), además de una carrera cinematográfica en la que, naturalmente, espera convertirse en la siguiente gran estrella femenina de acción.

Coprotagoniza junto a Mark Wahlberg Mile 22 de Peter Berg. Wahlberg interpreta a un importante miembro de la inteligencia estadounidense a cargo de una unidad de mando estratégica y ultrasecreta que incluye a la ruda agente Sam Snow (Rousey). Su misión es sacar a un agente del gobierno (Iko Uwais) a salvo de un país extranjero, pues trae consigo información delicada.

"Lo que realmente me encantó de este film es que hubiera tantas mujeres involucradas en la acción y, de hecho, no es una novedad", comentó Rousey. "Esta es una historia acerca de personas. Sucede que algunas de ellas son mujeres, y hacen cosas rudas y peligrosas".

"Que ese hecho sea normal significa que ha habido un progreso real".

Rousey llegó a rodaje con muy poca experiencia en la actuación. Su filmografía hasta ahora incluye, además de Los indestructibles 3, también Rápidos y furiosos 7 (2015), Entourage" (2015), y un episodio de 2017 en la serie de NBC Blindspot.

Pero no se sintió intimidada: "Son pocos los objetivos que me parecen difíciles de alcanzar", dijo sin rodeos. "Con la actuación, es complicado aprender algo nuevo cuando te está viendo todo el mundo, pero me encanta esa clase de desafíos, me encanta que la gente dude acerca de lo que puedo hacer". Ya ha llegado bastante lejos. Rousey creció en Riverside, California, y luego vivió en Jamestown, Dakota del Norte. Cuando nació, el cordón umbilical estaba amarrado alrededor de su cuello, lo que dañó sus cuerdas vocales."No pude hablar bien más o menos hasta que cumplí 6 años", afirmó.

Luchadora.

Rousey comenzó su carrera de judo a los 11 años, con su madre como entrenadora. A los 17, fue la judoca más joven en los Juegos Olímpicos de 2004, en Atenas, y en Pekín 2008 ganó la medalla de bronce a los 21 años. Luego de ganar su medalla, se retiró del judo y empezó su carrera en las MMA.

Fueron tiempos difíciles: Rousey compartía vivienda en Los Angeles y trabajaba como camarera para mantenerse a ella y a su perrita mientras aprendía artes marciales mixtas. Hizo su debut profesional en 2011, y al siguiente año firmó un contrato con la UFC como su primera luchadora.

Ganó doce peleas de MMA consecutivas y se convirtió en la campeona de peso gallo de la UFC, antes de su derrota contra Holm en noviembre de 2015. Su fracaso ante Nunes puso fin a su carrera, pero no a su determinación de hacerse camino en el mundo. Ella tiene confianza en que el mismo ímpetu que la ayudó a convertirse en campeona de judo, y después de artes marciales mixtas, le ayudará a conquistar Hollywood.

"En la vida es muy fácil protegerte de las decepciones cuando no te permites tener demasiadas expectativas", afirmó. "Lo triste es que la mayoría de nosotros esperamos terminar decepcionados. Yo lo veo así: si ocurre lo peor, puedo manejarlo. De igual forma me voy a entregar al cien por ciento y lo convertiré en mi prioridad. Si no resulta, entonces sé que todo estará bien".

Reserva su desdén no para las personas que pierden, sino para las personas que no se atreven a intentarlo. "Para la gente es fácil decir, Ay, no lo intenté tanto. No di lo mejor que tenía", explicó Rousey. "Yo creo que esas personas no quieren admitir que su mejor intento no es suficiente. Eso es algo duro de enfrentar".

Actualmente, está en búsqueda de oportunidades de actuación, pero su compromiso principal es con World Wrestling Entertainment. "No hay nada que se avecine en el horizonte", dijo Rousey. "WWE está acaparando la mayoría de mi tiempo por ahora".

Cuando no está trabajando, se puede encontrar a Rousey en la enorme granja que ella y su esposo —Travis Browne, un artista marcial mixto en la división de peso pesado para la UFC—tienen en las afueras de Venice, California. Ahí, se ocupan de un gran grupo de pollos, cinco cabras, tres perros y otras criaturas. Sí, entre ellas hay patos.

"Esos patos me hacen tan feliz", dijo. "Nadie me reconocería en mi versión granjera y hogareña. Preparo el desayuno, el almuerzo y la cena para mi esposo, y en mis ratos libres alimento yo misma a la cabra más joven con biberón y hace eso que hacen las cabras, sacude su colita, hace bizcos y se me acerca con su boca impregnada de leche mientras sigue bebiendo. Es lo mejor del mundo".

Por las tardes, ella y Browne sacan a las cabras a dar un paseo. "Estamos tratando de ayudarles a formar un rebaño. Así que caminamos con nuestras cabras por toda la propiedad como un grupo grande, contándonos a nosotros dos". Las noches las dedica a la televisión. "Mi esposo y yo vemos un programa cada noche antes de dormir", dijo Rousey. "Le reservamos dos noches a Westworld, porque en la primera noche alguno de los dos se queda dormido, entonces tenemos que ver cada episodio dos veces". *THE NEW YORK TIMES

La madre la inspiró a ser campeona

A los 8, mientras husmeaba en los rincones de su casa, descubrió algo que no sabía acerca de su madre, AnnMaria De Mars. "Encontré un álbum de recortes en el armario. Tenía muchos artículos sobre mi madre, decían que era una campeona judoca y la primera estadounidense en ganar un campeonato mundial de judo en 1984. No tenía idea de que mi mamá hubiera sido la mejor luchadora en el planeta".

"En ese momento, se sembró en mí la idea de ser la mejor en algo. Ver a una campeona del mundo caminando por mi sala de estar me hizo pensar, Puedo llegar a ser la mejor en lo que sea que quiera hacer, si me esfuerzo lo suficiente". El padre de Rousey, quien había quedado parapléjico y con dolor constante después de romperse la espalda pasenado en trineo con sus hijas, se suicidó cuando ella tenía 8 años.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)