Libros

Una muerte vivida

En su nuevo libro, Mauricio Rosencof vuelve a mostrar cómo maneja el humor y la ternura incluso en los temas más duros.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Mauricio Rosencof

Lo vieron. Lo vieron y cuando lo vieron quedaron como estacas clavadas. Estaba igualito a como lo había descrito el Rengo Pérez. La cabeza motuda, de pocas canas, caída, casi tocaba la rueda destartalada del Chevrolé, como le decía Varela a su transporte.

Lo usaba para acarrear leña hasta la parrilla de El Recreo La Carreta, bolsas de carbón para alguna vecina y hasta para hacer mudanzas en varios viajes. (...)

Entonces el Tito Payuca —de pelo rubión y enrevesado, con experiencia en el tema porque había sabido ser chofer suplente de una empresa de pompas fúnebres que tuvo que cerrar años después, cuando apareció la penicilina—, el Tito, digo, fue y dijo:

—Hay que certificar.

La frase rompió la quietud y el silencio, porque para todo hay opinión: "que antes que certificar hay que confirmar", "todo es lo mismo", "hay cura de guardia en Tierra Santa", "el Padre Pedrín", "mejor un médico", "Bruni".

Eso: hay que avisar a Pedro Bruni. ¿Dónde trabaja? En la Facultad. Gran tipo. Veterinario.

El Negro Varela aparece muerto en las cercanías de su humilde vivienda. Todo el barrio, marginal, digno y flamante, se prepara para una experiencia de vida poco conocida: la muerte de un vecino. En su homenaje no faltarán, si la ventura lo dispone, tortas fritas, tamboriles y algo para tomar. Claro que las cosas no siempre son lo que parecen; ni siquiera lo que parece ser un fallecimiento en toda regla.

En su vida como escritor (que a lo largo de más de 80 años ha sabido de otras actividades como tupamaro, periodista, dramaturgo y jerarca municipal), Mauricio Rosencof ha demostrado una gran maestría en el manejo del humor, en saber sacarle una sonrisa al lector, aún mientras relata —también con maestría— las situaciones más trágicas y desgarrantes. Así ya lo había demostrado en Las cartas que no llegaron (2000) y lo vuelve a hacer ahora en su nuevo libro: La segunda muerte del Negro Varela (Alfaguara, 207 páginas, $ 410). Y como en aquella ocasión, deja plasmado en páginas repletas de drama, comicidad y ternura, que el recuerdo es el mayor arma contra el olvido.

NOVEDADES LITERARIAS.

Los estados continentales y el Mercosur- Hum, $ 330.

Un ensayo geopolítico de Alberto Methol Ferré, con una gran visión humanista y una serie de ideas para el desarrollo.

De lo peor, lo mejor - Martínez Roca, $ 350.

Auron Play es uno de los youtubers de moda en todo el mundo virtual. Y en este libro se dedica a comentar lo más disparatado hallado en la web.

Los crímenes de Ardeshir Villa - Siruela, $ 350.

La india Kalpana Swaminathan, médica cirujana de profesión, se encargó aquí de llevar el género policial de su país al plano mundial.

Cuentos macabros - Edelvines, $ 840.

Edición de lujo de ocho cuentos tenebrosos del maestro Edgar Allan Poe, bellamente ilustrados y traducidos por Julio Cortázar.

Te esperaré - Suma, $ 450.

Novela romántica (tirando a erótica) de una historia que ocurre en un campus universitario. Nuevo trabajo de la autora de best-sellers Jennifer Lynn.

Perfectamente imperfectas - Planeta, $ 380.

La madre ideal no existe. Lo que sí hay son técnicas para sobrevivir a la maternidad. Diana Guelar y Andrea Jáuregui brindan tips.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados