TENDENCIAS

"Mood food": comer para sentirse feliz

Es la práctica de alimentarse con una dieta que promueva la producción de neurotransmisores ligados al buen humor, el placer y la tranquilidad.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La palta, el chocolate y el aceite de oliva son algunos de los alimentos que mejoran el ánimo

Lo que comemos puede influir en el estado de ánimo. Así lo dictaminan varios estudios científicos. Los cambios en la alimentación pueden conllevar cambios en la estructura cerebral —en la química y la fisiología—, lo que puede afectar el humor, el placer y el bienestar. Esta es precisamente la base del "Mood Food", una tendencia gastronómica que cada vez toma más impulso.

"Todo tiene un fundamento científico. Desde los años ochenta, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) encontraron que algunos alimentos poseen sustancias que son capaces de activar los neurotransmisores cerebrales relacionados con el buen humor, el placer y la tranquilidad", dice el español Miguel Ángel Almodóvar, sociólogo y periodista especializado en nutrición.

Junto a 16 destacados chefs de ese país, Almodóvar escribió el libro Mood Food: La Cocina de la Felicidad, donde recopila menús y recetas con alimentos que promueven especialmente la producción de endorfinas y serotonina.

"Creo que la mayor parte de los trastornos emocionales cotidianos, como la ansiedad, la angustia, el estrés laboral, se pueden atajar con una alimentación saludable. Además, no va a suponer un gran gasto económico", dice Almodóvar.

Palta, legumbres, aceite de oliva, banana, chocolate y almendras, son parte de estos alimentos que pueden ayudar a mejorar el ánimo y reducir la irritabilidad.

"Los ácidos grasos Omega 3 protegen la mielina, eso que recubre los nervios. Es decir, mejoran el estado del sistema nervioso central", explica. Las sustancias están presentes en pescados y alimentos del mar como el salmón, el atún y la sardina, cuenta el nutricionista chileno Samuel Durán. "Los Omega 3 tienen un efecto positivo en la depresión".

Endorfinas.

El triptófano, un aminoácido esencial presente en alimentos como los lácteos, las carnes, los cereales integrales, el chocolate, la avena y las legumbres, ayuda a sintetizar la serotonina, afirma Durán. "La serotonina es un neurotransmisor que participa en la inhibición de la ira, la agresión y el sueño, lo que explicaría el mejor bienestar en la persona", dice el experto.

Por otro lado, los carbohidratos también tienen un efecto positivo sobre el humor. Pero hay que diferenciarlos, advierte Durán. Son los hidratos de carbono de absorción lenta, como las pastas, los cereales integrales, la quinoa, pan integral o los frutos secos, los que "tiran para arriba", ya que son precursores de la serotonina. Los carbohidratos de absorción rápida como las harinas refinadas —pizzas, pan blanco— disparan los niveles de insulina, lo que luego causa hambre.

La dieta feliz incluye también alimentos ricos en vitamina B, zinc y hierro. La primera está presente en la carne magra de cerdo, jamón, las legumbres y verduras de hojas verdes. Mientras que el zinc —presente en las ostras, la panita y el chocolate negro— "regula unas 100 enzimas relacionadas con la función inmunitaria, el gusto y el olfato", dice el nutricionista.

Uno de los alimentos favoritos de Almodóvar es el chocolate. "No el chocolate con leche, sino al que tiene entre un 70% y 80% de cacao. Además de tener poca grasa, estimula la producción de endorfinas, lo que genera placer".

¿Qué evitar? "Hay evidencia de que las grasas trans están relacionadas con la irritabilidad y el descontrol", dice Almodóvar. También se deben evadir los alcoholes destilados y promover la ingesta de una copa de vino tinto al día. Mónica Manrique, nutricionista, recomienda no ingerir alimentos procesados. "Estos no dejan que el organismo obtenga todas las vitaminas y oligoelementos, y producen lo que llaman el hambre oculta".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)