NOMBRES DE DOMINGO

Mónica Lewinsky, por sí misma

Conocida como la “joven becaria”, Monica Lewinsky es coproductora de una serie que contará el Escándalo Clinton.

Mónica Lewinsky
Foto: Reuters. 

El rostro de Mónica Lewinsky se convirtió en símbolo de una época. De algún modo, anticipó figuras hoy harto conocidas como el ciberacoso. Encarnó a la víctima de la violencia de género y de las relaciones de poder como pocas. El escándalo que la tuvo en el centro hizo tambalear al hombre más poderoso del mundo. Y ahora, veinte años después, tomará la palabra en serie comandada por el afamado Ryan Murphy ("American Crime Story") 

Mónica Lewinsky (46) pasó a la historia como la bonita becaria de 22 años que “tentó” al superpoderoso inquilino de la Casa Blanca. La verdad, en cambio, parece bien distinta cuando es Lewinsky quien cuenta su versión de la historia y, particularmente, cómo su vida fue destrozada en los medios, su dignidad arrastrada por los fangos virtuales mientras del otro lado la imagen del contrito Bill Clinton parecía salir ilesa e históricamente restaurada.

El talentoso productor Ryan Murphy, creador de la serie "American Crime Story" y también de la fantástica "American Horror Story", incorporó este año a Lewinsky como productora para echar a rodar la docuserie "Impeachment", tercera termporada del aclamado ciclo.

“Estoy muy agradecida por el crecimiento que hemos hecho como sociedad, que permite que personas como yo, históricamente silenciadas, finalmente introduzcamos nuestra voz en la conversación. Este no es solo un problema que haya tenido yo. Las personas poderosas, a menudo hombres, se aprovechan de sus subordinados de innumerables maneras todo el tiempo”, declaró la propia Mónica Lewinsky al hablar del proyecto.

Una vida atravesada por uno de los mayores escándalos de la historia política estadounidense que pese a provenir de una acomodada familia, nunca imaginó que terminaría enredada en semejantes redes.

De buena cuna

Monica Samille Lewinsky nació en San Francisco, California, el 23 de julio de 1973, en un hogar judío. Su padre Bernardo Lewinsky había nacido en El Salvador y era hijo de judíos alemanes que habían huído a Centroamérica durante el nazismo. Estudió medicina, se especializó en oncología antes de mudarse definitivamente a Estados Unidos donde se casó con Marcia Kaye Vilenski, que se convertiría en escritora bajo el nombre de Marcia Lewis, y también provenía de una familia judía. La pareja terminó separándose cuando Mónica era aún una niña, lo cual tuvo un impacto en su vida, admitiría más tarde.

Se mudaron a Beverly Hills mientras Mónica cursaba estudios en la Universidad Lewis & Clark College, donde se graduaría en Psicología. Poco después ingresaría como becaria a la Casa Blanca.

En 1995, y con 22 años le tocó trabajar junto al presidente Bill Clinton en la Oficina Oval. En ese período comenzó la relación que desembocaría en el escándalo. Desbordada por esta historia secreta con el hombre que manejaba los hilos de la mayor potencia mundial, Mónica comenzó a contarle su peripecia a otra secretaria, Linda Tripp, quien grabaría estas conversaciones telefónicas largas y detalladas que luego pasaría como material en bruto al fiscal Kenneth Starr, quien se convertiría en el acusador de Clinton.

La relación se prolongó por casi dos años, luego que la secretaria personal del presidente la hiciera pasar a la Oficina Oval, donde tuvieron el primer contacto carnal que Mónica relataría con pudorosos términos poco después.

La vida de la joven becaria sufrió un cambio dramático cuando los detalles más sórdidos de la relación con el mandatario cobraron estado público.

“Durante varios años probé con el negocio de accesorios de moda y me involucré en varios proyectos de medios de comunicación, entre ellos el documental de HBO. Luego permanecí en un segundo plano la mayor parte del tiempo (la última entrevista importante que concedí fue hace 10 años). Después de todo, no mentir me había expuesto a las críticas por tratar de ‘capitalizar’ mi ‘notoriedad’. Aparentemente, que hablen de mí está bien; yo contando mi propia historia, no. Rechacé ofertas con las que habrían ganado más de 10 millones de dólares porque no sentía que fuera lo correcto. Con el tiempo, el circo mediático se calmó, pero nunca se detuvo realmente, ni siquiera cuando yo intenté seguir adelante”, escribía en el artículo "Vergüenza y supervivencia" (2014) en el que rompió el silencio luego de varios años de ostracismo.

De ahí que su papel como productora de esta nueva temporada de American Crime Story adquiera una especial relevancia. Con la perspectiva de más de dos décadas por delante, parece una ocasión inmejorable para Lewinsky de dar su punto de vista de la historia por primera vez, aunque haya aspectos de la misma que puedan no ser precisamente agradables. De todos modos parece un esfuerzo importante por alcanzar una versión madura de aquellos hechos.

“Las mujeres, incluso cuando son silenciadas, tienen que pagar un precio mucho más alto para hacerse oír”, dijo la prestigiosa historiadora británica Mary Beard, refiriéndose a este caso entre varios otros de cierta resonancia. El peso que esto tuvo sobre su vida fue dramático. En alguna entrevista la exbecaria admitió que en algún momento llegó a manejar la idea del suicidio. “Y me sentí terrible, tenía miedo, estaba mortificada por lo que eso iba a hacer a mi familia. Y yo todavía estaba enamorada de Bill (Clinton) en ese momento, así que me sentí muy responsable”, contó.

Mónica Lewinsky intentó previamente que se escuchara su voz en medio del vendaval mediático. En 1999 se publicó "Monica’s Story", una biografía autorizada en la que se narraba su versión del affaire con Clinton.

Lo cierto es que las versiones del escándalo se multiplicaron —de hecho también los memes, de los que tristemente también Mónica puede considerarse como una precursora— y llegaron hasta letras de canciones. Una de ellas en español es la creada por Nacho Cano, el integrante del grupo español Mecano, "La historia de Bill Clinton contada para niños", tema que se publicó en 1999. Lo cierto es que el cancionero guarda varias referencias al escándalo, como es el caso del rapero Eminem, o la cantante Beyoncé que la mencionan en respectivos temas. Daddy Yankee o Nicki Minaj la aluden también en canciones que interpretaron. Ello prueba, de algún modo, el impacto cultural que tuvo el caso. 

Y lo cierto es que si bien pasaron dos décadas, los rescoldos de aquellas brasas parecen seguir todavía vivos. La producción de Murphy se estrenará el año que viene, año electoral para los Estados Unidos. Por ello algunas voces ya comienzan a hacerse oír en contra de la docuserie que protagonizará Beanie Feldstein en el papel de la becaria. Sostienen que el hecho de reavivar la historia golpeará a los demócratas y terminará beneficiando a la reelección de Donald Trump.

Beanie Feldstein
Beanie Feldstein interpretará a Lewinsky. Foto: EFE. 

El periodista Mark Harris, por ejemplo, dijo que es mala idea y “del gusto de Trump convertir la recta final de 2020 en una revisión de los Clinton”.

Sin embargo, John Landgraf, presidente de la señal televisiva FX Networks, dijo que el guión de Impeachment… es “genial. No creo que vaya a determinar quién va a ser el próximo presidente de Estados Unidos. Pensar eso es un poco de histéricos, desde mi punto de vista. Soy insistente a la hora de apoyar artistas que van a hacer gran arte y que quieren mostrarlo cuando la gente lo va a ver”, publicó hace poco la revista Vanity Fair a propósito del tema.

No obstante, el tenor de argumentos y contraargumentos no hacen más que poner de manifiesto lo vivo que está aún el escándalo en la memoria de los estadounidenses, por más que haya sido en el siglo pasado.

La base de la serie sería la novela de no ficción escrita por el periodista Jeffrey Toobin "A Vast Conspiracy: The Real Story of the Sex Scandal That Nearly Brought Down a President" (en español: "Una vasta conspiración: La historia real del escándalo sexual que casi acaba con un presidente"), que se centra sobre todo en el juicio sobre el mandatario que, a su vez, lo llevó al juicio político del que terminara finalmente exonerado.

Las dos anteriores temporadas de Murphy en "American Crime Story" —que llevaron a la pantalla los casos de O. J. Simpson y el asesinato de Gianni Versace, respectivamente— resultaron un éxito de crítica y audiencia. De ahí las grandes expectativas sobre este capítulo.

Aquel escándalo

El escándalo Lewinsky, como se lo conoció desde entonces, estalló en 1998 y puso en fuerte entredicho a la figura del presidente de los Estados Unidos, Bill Clinton. A causa de ello el mandatario debió enfrentar un juicio político (impeachment) del que fue exonerado.
Monica Lewinsky se convirtió en empresaria, pero el affaire con Clinton marcó su vida para siempre. Ahora será la productora ejecutiva de la serie creada y dirigida por Ryan Murphy, del ciclo "American Crime Story".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados