NOMBRES

Melancolía de una voz británica

Tracey Thorn definió gran parte del pop y la música electrónica europea como parte del dúo Everything But The Girl, y sigue activa.

Tracey Thorn

Contesta el teléfono mientras hace una lista de canciones que la han marcado a lo largo de sus cincuenta y cinco años, ejercicio que le pidieron para un programa de radio. "Hasta el momento incluí a David Cassidy y lógicamente de The Smiths", dice Tracey Thorn desde su casa en Londres.

Una de las voces fundamentales del pop europeo y exmiembro del dúo Everything But The Girl (EBTG) Thorn acaba de publicar Record, su cuarto álbum solista, en distintas plataformas digitales. Todos los artistas tienen que decir algo al respecto de su más reciente trabajo, porque quedaría feo que diga que es lo que tuvo que hacer porque firmó un contrato. Entonces, Thorn señala que su objetivo "fue hacer algo muy up tempo, con una atmósfera positiva, que sea para bailarlo mientras caminas con audífonos".

Pero también ha dicho otras cosas sobre este álbum de título autorreferencial ("Record" significa "grabación", aunque también puede traducirse como "disco"). Concretamente, Thorn dijo en una entrevista para Financial Times que Record consta de nueve "bangers" feministas. "Banger" puede significar varias cosas, entre ellas "petardo" (otra acepción es "salchicha"). Pero el término también puede designar coloquialmente a una canción particularmente poderosa y bien ejecutada. Lo de feminismo viene a cuento porque, como ella misma afirmó en el comunicado de prensa que acompañó el lanzamiento de Record: "Siempre compuse canciones que documentan y narran los hitos de vida de una mujer. Distintas edades y etapas, distintas realidades que no son tratadas muy a menudo en las letras de la música pop. Si mi disco de 2010, Love And Its Opposite fue mi álbum de crisis de la mediana edad, entonces este representa la sensación de liberación que llega con las secuelas".

La profunda y demoledora voz de Thorn fue el sello distintivo del dúo que conformó con su marido Ben Watt. Ambos saltaron a la fama en 1994 con la canción Missing, cuyo remix de Todd Terry un año después musicalizó las pistas de bailes del mundo entero. Esto coincidió con la invitación de Massive Attack para colaborar en uno de los singles de su segundo álbum. El resultado fue Protection (que también dio título a ese álbum), de la cual sostuvo: "Me siento muy orgullosa cuando la escucho, creo que es una de las mejores cosas que he hecho. Aún suena potente y fresca".

Pero antes, EBTG había publicado seis discos —desde 1984 en adelante— y previo a eso, Thorn se destacó por ser una de las fundadoras de Marina Girls, agrupación ícono del post punk femenino inglés.

Sin embargo, fue con la canción Walking Wounded (1996) que se ganaron el reconocimiento planetario debido a las delicadas bases electrónicas que tenían mucho de drum and bass, junto con la descorazonadora e íntima voz desplegada por la compositora en clásicos como Wrong, Single y Before Today. Así se transformaban en la encarnación del pop electrónico para adultos.

Sola.

Con el cambio de milenio, la pareja decidió separar sus caminos profesionales; fueron padre y madre de gemelas y de un niño, pero sus discos ya dejaron de ser compartidos. En el 2007 ella se aventuró con un segundo trabajo en solitario, Out Of The Woods —el debut había sido en 1982 con A Distant Shore—, al que le seguirían Love And Its Opposite (2010), un compilado navideño, Tinsel And Lights (2012) y la banda sonora para la película The Falling (2014), dirigida por Carol Morley y protagonizada por, entre otras, Maisie Williams, conocida por interpretar a Arya Stark en la serie Game of Thrones.

Paralelamente, Thorn también incursionó en el periodismo: desde el 2012 escribe columnas en New Statement, The Spectator y The Guardian; en ellas habla sobre actualidad, cultura y ocasionalmente hace reseñas. "Lo poco que he escrito sobre conciertos (Kate Bush y Nick Cave), son shows que sabía que me iban a gustar porque son artistas que admiro; los textos van relacionados con los sentimientos que me provocan", aclara.

Sin embargo, cuando comentó el libro de Kim Gordon La Chica del Grupo (2015) se mostró sorprendida por la cantidad de detalles que la fundadora de Sonic Youth reveló sobre su separación de Thurston Moore. "Tal desahogo puede ser terapéutico, pero es más seguro hacerlo en privado", escribió.

Igualmente, la voz de canciones como The Heart Remains A Child publicó dos libros, uno autobiográfico, Bedsit disco queen (2013) y el segundo rotulado como Naked at the Albert Hall (2016), donde entrevistó a las cantantes Alyson Moyet y Linda Thompson, entre otras. "Después de años de ser la entrevistada, estar en el otro lugar me pareció bastante difícil", confiesa. "Eran personas que conozco, así que finalmente resultó ser una conversación bastante relajada".

El mencionado título del segundo ejemplar, "Desnuda frente al Albert Hall", hace referencia a una pesadilla recurrente que solía tener la inglesa, quien sufre de pánico escénico. "Ese es un tema decidido, no quiero tocar en vivo nunca más", dice tranquilamente. "Lo que disfruto es escribir canciones, grabarlas en un estudio y también me gusta mucho escribir mis textos. Así estoy completamente balanceada".

Sencillez.

"Mis niños están grandes, ya pasé la menopausia y me acostumbré a vivir esta etapa", detalla, y de paso agrega que se siente muy cómoda con su fase cincuentona, "hasta te podría decir que hoy soy más libre, con más energía, por lo que decidí hacer este nuevo disco".

Record es el primero con canciones inéditas en ocho años y los primeros adelantos fueron Sister, con Corinne Baily Rae en los coros, y Queen, una nostálgica melodía bailable que habla sobre una mujer que se cuestiona si es que alguna vez encontrará el amor. La inglesa Shura también participó en una canción en los sintetizadores junto con Jenny Lee Lindberg y Stella Mozgawa, del grupo Warpaint, quienes tocaron el bajo y la batería en un par de temas electro pop, sonidos que atraviesan toda la producción.

Sobre la influencia que ha ejercido en las nuevas generaciones, específicamente en Romy Madley Croft del grupo electrónico The xx, se le escucha halagada y generosa, "Romy y yo somos amigas, sé que creció escuchando EBTG, cuando los veo en el escenario, puedo notar las similitudes con nosotros".

Posteriormente, remata, "ese modo tímido y a la vez emocionalmente cálido los hace conectar con su audiencia, aunque no actúen como rockstars presumidos, sino más bien naturales y sencillos; por lo tanto, me enorgullece cuando la gente ve una conexión con nosotros". *EL MERCURIO/GDA

La visión masculina del dúo pop.

Aunque Thorn se llevó casi todos los oídos que en su momento conquistó Everything But The Girl, el aporte de Ben Watt a la música del dúo no se puede soslayar. Cuando el dúo empezó a grabar discos, las tareas compositivas se repartían de manera bastante pareja y la mayoría de las canciones estaban acreditadas a los dos, más allá de que había canciones que eran de un solo autor. Pero a medida que fueron desarrollando su identidad, Watt empezó a gravitar hacia una posición cada vez más dominante en lo autoral. En el décimo y último disco del dúo, Temperamental (1999), Watt compuso casi la mitad de los diez temas por su cuenta, con Thorn como socia en las restantes canciones. Luego del fin de EBTG, Watt se dedicó a sus propios proyectos, y aunque nunca alcanzó la misma repercusión que cuando estaba junto a Thorn, se trata de un músico y productor muy prolífico y activo. Editó discos a su nombre, produjo álbumes para otros, fue y es DJ, escribió un libro, y también fundó su propio sello discográfico, que entre otros títulos publicó el disco solista de Thorn Love And Its Opposite. Aunque ha dicho que no quiere volver a grabar con su esposa bajo el nombre de Everything But The Girl, de vez en cuando revisa el pasado de ambos, solo que no en forma de disco o gira. El año pasado, por ejemplo, los dos dieron una charla sobre sus años en el dúo en la biblioteca de la ciudad inglesa de Hull.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)