TENDENCIAS

Cuándo es mejor tomar decisiones

Encontrar el timing perfecto para todo lo que hacemos puede hacer una gran diferencia. Daniel H. Pink investigó el tema y brinda recomendaciones.

Hay momentos del día y de la vida que son claves.
Hay momentos del día y de la vida que son claves.

Dejar de fumar, comenzar a hacer ejercicio, renunciar al trabajo para independizarse y hasta pedir matrimonio: todo esto puede tener un mejor resultado si se hace en el momento correcto, asegura Daniel H. Pink en su nuevo libro, When. Aquí, el autor explica cómo aprender a identificar cuándo llegan esos momentos, tanto en el día a día como a lo largo del ciclo vital.

"Comencé a investigar sobre este tema porque me di cuenta de que tomaba decisiones de manera desordenada, con mucha improvisación. Me guiaba por mis ganas y por mi ánimo. No estaba siendo astuto en eso", cuenta Pink (54), dueño de un juris doctor (doctorado en jurisprudencia) en la Escuela de Derecho de Yale.

Su hallazgo más importante, dice, fue constatar que el 20 por ciento de la percepción de éxito que tenemos frente a nuestras actividades diarias puede ser explicada únicamente por la hora del día en que fueron realizadas. No es poco.

Los seres humanos no somos animales nocturnos. Al menos, no todos: según los hallazgos de Pink, solo el 20 por ciento podría clasificarse como "personas búho", y que funcionan mejor cuando oscurece. El 80 por ciento restante es "alondra": su mejor rendimiento se da de día, bajo la luz del sol. "Las mujeres, en términos generales, son un poco menos búhos que los hombres", acota Pink.

Pero el día tiene ciclos; es un fenómeno universal. Pink explica: El día se divide, en términos de energía y rendimiento mental, en tres fases. La primera es el peak o punto máximo, que se da en la mañana; es ideal para asumir trabajos analíticos o que requieran de mucha concentración. La mañana es un momento de gran brain power (poder mental). Después de almuerzo y hasta las 5 de la tarde, viene un período de baja, donde se recomienda hacer actividades más rutinarias, como revisar correos electrónicos. Finalmente viene un repunte, justo antes de la noche, donde el ánimo tiende a subir, pero el estado de alerta no es tan alto como en la mañana. Por lo tanto, es un tiempo adecuado para asumir tareas más creativas. En el caso de los búhos, el ciclo es el mismo, pero a la inversa.

Pink enfatiza que no se trata de horarios rígidos, sino que se dan dentro de una cierta holgura, que va variando de persona en persona. Funciona como una suerte de marco amplio. Para algunos, por ejemplo, la energía matinal puede tener su peak a las 10 de la mañana, para otros, a las 8.

El experto propone una mirada de la vida completa que no es lineal. Nuestras vidas, asegura, funcionan por episodios, cada uno de los cuales tiene comienzos, intermedios y finales. Distinguir en qué período estamos es clave para sacarle el mejor provecho a cada etapa. Y también para saber cuándo es el momento de cambiar de dirección. Los finales o cierres, por ejemplo, son fundamentales para "leer" lo ocurrido; tienen un gran impacto en nuestra memoria y en cómo "decodificamos" lo que nos pasa. Son períodos para evaluar, meditar. Los puntos intermedios son complejos, porque pueden desmotivarnos tanto como impulsarnos".

El día escogido para iniciar cualquier cambio en nuestras conductas, como empezar a hacer ejercicio o a cuidar más la alimentación, dice Pink, es crucial. "Existe lo que se conoce como fresh start days, "los días de nuevos comienzos". ¿Cuáles son estos? Los que funcionan de algún modo como "marcadores". Hay algunos que son universales, como los lunes, los comienzos de mes, el año nuevo; otros son personales, como los cumpleaños o mojones que marcaron por algo nuestra vida.  

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º