EL PREGUNTÓN

Maru Fernández responde el Cuestionario Proust

La periodista y productora contestó las preguntas del famoso cuestionario creado por el escritor francés Marcel Proust.

Maru Fernández. Foto: Estefanía Leal
Maru Fernández. Foto: Estefanía Leal

—¿Cuál es el defecto propio que deplora más?
— La inseguridad. Siempre siento que no voy a poder pero en general puedo.

—¿Cuál es el defecto que deplora más en otros?
— El egoísmo. No puede ser tan difícil ponerse en el lugar del otro.

—¿Cuál es su estado mental más común?
— La ansiedad. Me cuesta vivir el presente sin pensar en lo que tengo que hacer mañana.

—¿Cómo le gustaría morir?
— No quiero morir de forma violenta porque para eso está la vida... Prefiero morir escuchando buena música.

—¿Qué no perdonaría?
— El maltrato y el desprecio. Después, creo que podría perdonar todo.

—¿Qué le hace reír?
— Los daddy jokes de mi padre, los programas viejos de Dolina y los memes.

—¿Cuál es su idea de la fidelidad?
— Acompañar al otro y defenderlo frente a cualquiera, en cualquier momento.

—¿Cuál es su asignatura pendiente?
— Seguir estudiando actuación.

—¿Cuál es su mayor extravagancia?
— Tengo mucha ropa. Elegir el outfit con el que salir a la calle es una especie de ritual.

—¿En qué ocasiones miente?
— Cuando sé que los que me quieren se van a preocupar mucho y cuando le digo a mi gato que ya vuelvo.

—¿Qué persona viva le inspira más desprecio?
— De acá, Manini Ríos (y quienes lo ayudaron a llegar al poder, si pudiera agregar a alguno más)

—¿A qué persona viva admira?
— Al Pepe Mujica, a Pedro Dalton y a mi mamá.

—¿Cuál es su mayor miedo?
— Defraudar a los que me quieren. Y morir sola.

—¿Cuál es su mayor remordimiento?
— No tener un título universitario.

—¿Cuál es la virtud más sobrevalorada socialmente?
— El sacrificio. Todos tendríamos que poder vivir una vida digna pero en 2020 hay gente que no tiene techo ni comida. Algunos tienen todo y otros no tienen nada a pesar del sacrificio que hacen. La meritocracia es una mentira. que justifica a los privilegiados.

—¿Qué le disgusta más de su apariencia?
— Siempre me complica el pelo, hace treinta años que no le agarro la mano. Y mi nariz es bastante grande.

—¿Qué talento, que no tiene, desearía tener?
— Me encantaría despertarme un día y saber tocar el piano mejor que nadie.

—¿Cuál es su mayor logro?
— Haberme animado a cambiar el rumbo de mi vida aunque no fuese lo que se esperaba de mí.

—¿Cuál es su posesión más atesorada?
— Mi gato Toto cuenta como posesión? Al tocadiscos de mi abuelo lo atesoro fuertemente, pero tengo que arreglarlo.

—¿Cuál es la cualidad que más aprecia en una mujer?
— La determinación. Nos enseñan a preguntar y dudar de todo lo que pensamos, así que tener las cosas claras y decirlas es una gran virtud. Es una cualidad que está cambiando la historia.

—¿Y la que más aprecia en un hombre?
— El compañerismo.

—¿Qué palabras o frases usa más?
— "La vida es demasiado larga". La dijo mi padre una vez y me pareció un divague hasta que crecí y la entendí.

—¿Cuándo y dónde ha sido más feliz?
— En mi niñez. Los veranos en Las Toscas con mi familia siempre van conmigo. También he sido muy feliz en Zona 3. Ahí nací y de ahí son mis amigos. Ahora, en Barrio Sur, aprendí a ser independiente, a llorar y a levantarme sola, que no sé si es feliz pero es muy valioso.

—¿Cuál es su héroe o heroína de ficción favorito/a?
— Beatrix Kiddo, la Mamba Negra. A veces me levanto furiosa, con ganas de ser ella.

—¿Cuáles son sus héroes de la vida real?
— Obvio que mis padres. Siempre un paso más adelante que el resto de nosotros.

—Si después de muerta debe volver a la vida, ¿convertida en qué persona o cosa regresaría?
— Me gustaría ser canción, no quiero ser persona otra vez.

—Y si pudiera elegir un personaje de ficción, ¿cuál elegiría?
— Maite, de Pateando Lunas (Roy Berocay). Fue la primera vez que me pregunté por qué una niña no podía hacer lo mismo que un niño, y era muy chica. Hace mil años que me sé de memoria el primer capítulo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados