Nombres

Marley, un torpe que triunfa

Gracioso, con facha de sencillo, conquistó a celebridades de todo el mundo. Ahora, de vuelta en Buenos Aires, conduce el programa La Voz Argentina. 

Marley, actualmente es el conductor de La Voz de Argentina.
Marley, actualmente es el conductor de La Voz de Argentina.

Marley el papá de Mirko. Marley el que ha recorrido el mundo, el que conoció a Tom Cruise y charló con Obama. El que fue a una clase de yoga con Madonna y es mejor amigo de Susana Giménez. Marley el niño que soñaba con ser conductor de televisión y el adulto que lo logró. El que usó el único traje que tenía para aparecer en Fax, el programa de Nicolás Repetto que lo lanzó a la fama, en 1991. Por ese entonces, cuando era niño y hasta que llegó a Repetto, lo conocían como Alejandro Wiebe, tenía claras sus metas y se acercó al conductor con unas notas de viajes que no le sirvieron de nada, pero desbordó simpatía y eso sí funcionó.

“El martes vení bien empilchado y salís al aire”, le dijo Repetto. Eso fue un jueves y, además de su simpatía, lo que le sirvió fue saber bastante de cine y televisión, sobre todo algunas anécdotas de Marilyn Monroe, James Dean y Humphrey Bogart. Así lo contó el propio Marley en su canal de Youtube, donde compartió un recopilado de sus primeras apariciones en televisión (aunque antes había salido en algunos programas de Susana Giménez). Sus primeros informes fueron sobre errores y datos curiosos de películas hollywoodense o actores y hasta Bob Marley tuvo su espacio. Uno de esos días, entre detalles sobre Mi pobre angelito (que se estrenaba y salía en VHS), Repetto lo presentó con un “Vive, igual que Marley, Alejandro Vive” y desde entonces Alejandro es Marley.

Pasaron 25 años y, muchas películas comentadas, entrevistas, conducciones y viajes después, Marley es una de las grandes figuras que ha dado la televisión argentina. Gracioso, con facha de sencillo, jugando a ser torpe, pero a su vez perspicaz, ha recorrido un camino televisivo que hoy (y ese es solo uno de los puntos de un año agitado) lo tienen al frente de la versión argentina de La Voz, que en Uruguay se ve por Monte Carlo. Un curriculum cargado con cuatro temporadas de Operación Triunfo, tres de Tu cara me suena y la primera de, justamente, La Voz (en 2012), parecía indicar que era el nombre perfecto para conducir el nuevo ciclo de Telefé (ahí trabaja desde 2003, antes estaba en El Trece).

En una entrevista de 2016 con El País, el conductor argentino recordó aquella primera versión de La Voz como un “formato redondito”, que le encantaba. Para el público será memorable de aquella edición la versión poco afinada pero con mucho humor que hizo Marley de Garganta con arena, un sketch que repitió este año, pero haciendo un playback que confundió al jurado.

“Yo no actúo mucho cuando estoy conduciendo, lo mismo que se ve en la tele es lo que soy en mi casa. Es traspasar la pantalla y eso sucede o no sucede, no hay forma de estudiarlo”, dijo en esa entrevista el comunicador para el que la llegada a la gente es crucial a la hora de conducir un programa. Cree, además, que “eso está en la genética, no en ninguna escuela”.

Pero este tiempo no ha sido solo de reencuentros con los realities musicales. Ya en 2017 y repitiendo este año, Marley recuperó Por el mundo, aquel programa de viajes que inició entre 2003 y 2006. En ese formato, visitó varios países acompañado, en cada emisión, por una figura argentina. Pasearon con él desde Eugenia “China” Suárez, Susana Giménez, Humberto Tortonese, Cris Morena a Diego Maradona. Además, tuvo invitados especiales e internacionales en varias oportunidades: Roger Waters en Roma o Barack Obama en Madrid son algunos ejemplos. A la edición 2018 sumó a Mirko, su hijo y un coanfitrión muy importante que terminó por convertirse en el bebé que más países visitó, según Guinness.

La fácil interacción con las estrellas, esas a las que millones persiguen, es algo que también se le da bien a Marley, que ya en los 90 había entrevistado a Madonna, Arnold Schwarzenegger o a Luis Miguel y que en una fiesta de Misión imposible se la pasó hablando con Cameron Díaz. En una entrevista con Clarín, contó que parte de esa charla fue “chusmear” sobre la diferencia de altura entre Tom Cruise y Nicole Kidman, por aquel entonces esposos. “Yo soñaba con conocer y hablar con cada una de las estrellas que estaban en el set y preguntarles de todo”, escribió el conductor en la biografía de su web: lo cumplió.

Pero para llegar a todo esto, Marley, tuvo que transformar lo malo en humor, en particular su torpeza, de la que suele reírse en sus redes sociales. Así lo dijo en una entrevista con Clarín, en 2013, donde dejó de lado su personaje para profundizar en el chico del que todos se reían y aprendió a reírse de sí mismo. “Encontré el único lugar que había para la venganza, la tele”, expresó.

En la tele, Marley construyó su imperio como conductor, siempre al frente, y con más de 40 programas en su haber. “Siempre estoy pensando en el siguiente programa. Miro lo que pasa en la tele del mundo y estudio los números para ver a dónde conviene ir”, contó. Y aunque vende la imagen del “tonto”, los productores que trabajan con él han dicho: “No es ningún tonto para negociar”.

Si de planear futuro se trata, el comunicador lo sabe bien. Además de conocer desde niño su vocación, el argentino tenía claro que quería ser padre. “Es la decisión más fuerte y el cambio más drástico y feliz de mi vida. Sentí que era el momento”, contó el año pasado en Intrusos. Aunque estuvo muchas veces en pareja y después de investigar por 20 años, decidió que era algo que tenía que hacer solo, y aunque costó, lo logró. A los 47 años, el 27 de octubre de 2017, Marley llenó su curriculum de vida con el punto más importante: fue papá de Mirko.

El camino hacia la paternidad

Para tener a Mirko, que ayer cumplió su primer año, Marley recurrió a la gestación subrogada. Después de dos años de trámites entre abogados y psicólogos, encontró a una chica de Siberia, Rusia, que llevó a Mirko en su vientre. “Sentí que era ella”, dijo el comunicador en Intrusos. El niño nació dos semanas antes de lo previsto, horas después de que Marley llegara a Chicago, donde sería el parto. “Me vine solo antes por las dudas y apenas llegue va a nacer”, contó en su Instagram, donde esta historia tiene cada día un nuevo capítulo. Hablar de Marley hoy en día es, necesariamente, hablar de Mirko y, ahora, el comunicador está pensando en darle un hermanito, que le gustaría fuera con la misma donante.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)