SALUD

Lumbalgia, un problema sin edad

El dolor en la zona baja de la columna, suele afectar a los adultos en edad activa, pero también llega a niños, adolescentes y mayores. ¿Cómo prevenirla y enfrentarla?

La lumbalgia es uno de los males más comunes en adultos
La lumbalgia es uno de los males más comunes en adultos

Era sábado de noche y Camila, 24 años, estaba cenando con sus amigas en la casa de una de ellas. Después tenían pensado salir a tomar algo, o en el mejor de los casos, ir a bailar (como para recuperar la "adolescencia", digamos). Cuando llegó la pizza que habían encargado, Camila se levantó de un almohadón en el que estaba sentada sobre el piso, y a mitad de camino hacia estar de pie, sintió un dolor muy fuerte en la parte baja de la espalda, como algo o alguien la hubiese pinchado. Y no se pudo volver a parar. Ni volver a sentarse. No es cierto eso de que los dolores de espalda son solo para los adultos y adultos mayores. Esa noche, Camila terminó en la emergencia con calmantes. Y, claro, no hubo baile ni nada similar.

La lumbalgia es uno de los dolores más comunes que puede afectar a los adultos en edad activa, en general "entre los 20 y los 60 años", como explica Julio Tarabini, especialista en ortopedia y traumatología. "Es el motivo de consulta más frecuente por temas de dolor del sistema músculo esquelético", agrega el especialista. Eso sí, las causas pueden ser varias y puede aparecer por distintos motivos y en cualquier momento.

De qué se trata 

Por eso, es necesario saber de qué hablamos cuando hablamos de lumbalgia, cómo tratarla, cómo prevenirla, quiénes pueden ser los más afectados y, por supuesto, cómo cuidar la columna.

En primer lugar, tenemos que saber que lumbalgia refiere al dolor en el área lumbar o en la zona baja de la columna. "Pero ese nombre no determina la causa, no dice qué está provocando ese dolor", dice Tarabini.

El dolor puede ser más o menos intenso, puede ser constante o intermitente. Pero también, al ser un área tan amplia, puede llegar a las piernas, e incluso, hasta el pie: "Cuando el dolor se irradia a un miembro inferior y puede llegar hasta el pie, se considera un dolor irradiado con el nombre de ciática, que consolida lo que se llama lumbo ciática. Pero a veces hay dolores irradiados que tienen características similares pero no son dolores ciáticos y pueden ser en el glúteo, en el muslo, en la rodilla, solo en la pierna, en el sector posterior de la pierna, son dolores irradiados que pueden o no estar relacionados al nervio ciático", explica Oscar Carreras, especialista en patología y cirugía de la columna.

Hay que tener claro que el "área lumbar es una zona amplia en la que está constituido en el centro, como eje principal, la columna". Y que la columna "es una unidad funcional que está directamente relacionada con todas las actividades que hacemos", sostiene Carreras. Por lo tanto, es necesario ser conscientes de eso y llevar una rutina saludable para nuestra columna.

Edades 

La lumbalgia puede aparecer en cualquier momento, aunque, en general, como explica Tarabini, afecta más a los adultos en edad activa, porque es cuando más se le exige a la columna. Pero también puede aparecer en los adolescentes, por las actividades físicas intensas que realizan, en los adultos jóvenes, por sus trabajos (tanto sedentarios como los que implican desgaste físico) y en adultos mayores, porque ya empiezan "a tener elementos degenerativos de nuestro desgaste evolutivo y todo lo que le sobrecarguemos puede generar dolor", dice Carreras.

En este sentido, a medida que crecemos, le vamos agregando cada vez más carga a la columna. Porque, a los deportes se le suman las actividades laborales y las malas posturas en la oficina, y la sobrecarga de las tareas manuales. Es así que sometemos a la columna, a veces, a una extrema carga, "lo que llamamos sobrecarga biomecánica, que es todo aquello que nosotros le agregamos a la columna más allá de su función habitual, que ya es mucha de por sí", agrega Carreras. Y es por la ubicación que tiene el disco intervertebral en la columna lumbar, que es el que más sobrecarga sufre. "Dentro de las causas más frecuentes de la lumbalgia, están las generadas por la artrosis de la columna lumbar, y dentro de ellas las artropatías que afectan al disco intervertebral, como la discopatía degenerativa", explica Tarabini. "Esos pueden ser factores que predisponen a que se instale una discopatía, pero eso no quiere decir que necesariamente se pueda provocar dolor lumbar. La discopatía puede ser sin dolor", agrega el especialista.

Además, el tabaquismo, el sobrepeso, el alcohol y los deportes exigidos, "son la gran causa del problema", sostiene Carreras y son elementos que tienen que ser tenidos en cuenta a la hora de evaluar un tratamiento. En este sentido, si bien la lumbalgia no es hereditaria, sí puede haber ciertos factores genéticos que la predisponen.

Ahora, ¿qué hay que hacer cuando viene el dolor lumbar? Lo primero, dice Carreras, es parar inmediatamente la actividad que lo provocó e ir a una emergencia para calmarlo. Además, si el dolor es muy intenso y constante y le impide a la persona realizar una vida normal, el doctor Tarabini sugiere consultar con los especialistas idóneos para atacarlo con el tratamiento adecuado; el reposo posterior dependerá del caso, lo mismo que la suspensión de todas las actividades y la posibilidad o imposibilidad de hacer deportes. En este sentido, dice Tarabini, cuando se está en una etapa sintomática, es decir, con dolor lumbar, lo recomendable no es dejar de hacer ejercicio, sino hacer el deporte que el dolor permita.

La lumbalgia puede ser crónica, cuando pasan tres meses de dolor constante y sin mejoría. Sin embargo, dice Tarabini, en general "todo este tipo de problemas tiene solución, un tratamiento bien conducido logra corregir el problema".

Higiene de columna

Hay ciertas formas para prevenir la aparición del dolor lumbar, y muchas tienen que ver con el uso que le damos a la columna. En este sentido, lo más básico es tener una buena postura, especialmente en aquellas personas que, por razones laborales o de estudio, pasan muchas horas sentadas: lo principal es que la columna lumbar esté bien apoyada sobre el respaldo de la silla.

Pero además, como explica el fisioterapeuta Gustavo Telechea, se pueden realizar una serie de ejercicios que ayudan "para aflojar toda la musculación de la columna y que empiece a agarrar movilidad". Incluso, después de una lumbalgia, también conviene hacerlos, siempre y cuando el dolor no sea agudo y lo permita. Esos ejercicios, que constituyen lo que se conoce como higiene de columna, tienen como objetivo prevenir o reducir los daños. Pero también, la higiene de columna consiste en formas correctas de hacer las tareas habituales (desde dormir hasta barrer), para evitar daños.

Eso sí, dice Telechea, cuando se está en una etapa de lumbalgia aguda, lo recomendable es hacer fisioterapia, colocarse calor en la zona lumbar y hacer reposo (si el caso lo requiere).

¿Hombres o mujeres?

No hay prevalencia en hombres o en mujeres
No hay prevalencia en hombres o en mujeres

No hay una prevalencia a la lumbalgia por parte de hombres o de mujeres, o no al menos actualmente. Antes, quizás, se asociaba este tipo de problemas a los hombres, por el tipo de actividades físicas que realizaban.

Sin embargo, hoy en día es un problema que está muy asociado a los trabajos sedentarios y eso escapa al género.

Por otra parte, tampoco es cierto que las mujeres embarazadas estén predispuestas a una lumbalgia. "El problema con los embarazos es que las malas posturas y el sobre peso, pueden predisponer al dolor lumbar", explica el fisioterapeuta Gustavo Telechea, pero no necesariamente un embarazo debería implicar una lumbalgia.

Una vez más, según los expertos, depende de la situación y el cuerpo de cada mujer.

También en los niños

Aunque pareciera que no, también los niños pueden verse afectados (y cada vez más) por el dolor lumbar. En el caso de los menores de 15 años, hay que tener en cuenta dos factores, dice Oscar Carreras: el desequilibrio postural y las actitudes viciosas posturales del niño.

En los niños, además, entran en cuenta los mismos factores: una mala postura, en la escuela y el liceo, por ejemplo, o para sentarse a estudiar, o incluso sentados frente a la computadora, la práctica de deportes de alto impacto, las cargas pesadas en las mochilas.

En este sentido, el dolor lumbar ya no se reduce solo a los adultos en edad activa, sino a todas las etapas de la vida, desde la niñez a los adultos mayores. Eso sí, a medida que crecemos, las actividades que someten a la columna a una sobrecarga, son mayores.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)