Nombres

Kiernan, la bruja adolescente

Actriz joven con una carrera todavía corta, pero marcada por Mad Men y ahora un protagónico en Netflix con El mundo oculto de Sabrina

Kiernan Shipka. Foto: AFP
Kiernan Shipka. Foto: AFP

En el pueblo de Greendale, donde siempre parece que es Halloween, vivía una chica mitad bruja, mitad mortal que al cumplir los 16 años debía elegir entre dos mundos: el mundo de las brujas de su familia, o el mundo humano de sus amigos. Me llamo Sabrina Spellman y yo soy esa chica”. Así empieza la nueva versión de un clásico de la televisión de los años 90: Sabrina, la bruja adolescente está de vuelta, pero con un nombre, una estética y un guion más oscuros. Y El mundo oculto de Sabrina tiene una cara nueva en el papel protagonista: Kiernan Shipka.

Llenar los zapatos de un personaje querido por varias generaciones no es sencillo. Melissa Joan Hart fue Sabrina durante siete años, en una época donde la fidelidad a las sit-coms era más importante. Pero si algo quedó claro es que la actuación de Shipka y las decisiones creativas de la serie van por carriles distintos a la antigua comedia. Al fin y al cabo, mientras ese diálogo introductor ocurre en voz en off, la Sabrina de Shipka ve con gracia cómo unos zombies devoran entrañas humanas en el cine. Así que Shipka, una actriz de 19 años con una carrera todavía en estreno, se apropió de un personaje ya conocido para transformarlo, hacerlo a su manera y convertirlo en un nuevo hito. Porque ahora, por lo menos entre las generaciones consumidoras de series on demand, y también entre el público adolescente al que apunta, la serie se convirtió en un vicio que será realimentado con un especial navideño y -por lo menos- una temporada más. Debe haber ayudado a la frescura de la interpretación que, como ya ha dicho Shipka no vio ni mucho menos siguió la primera versión de la serie.

Kiernan Shipka en Mad Men. Foto: difusión
Kiernan Shipka en Mad Men. Foto: difusión

Shipka no es el primer caso casi sin curriculum importante que protagoniza una creación original de Netflix. La plataforma de streaming ha dado lugar a unas cuantas caras poco conocidas que juegan más con su talento que con su trayectoria para adueñarse del público. Tampoco hay que olvidar que justo para el caso de Shipka, su trayectoria no será muy extensa, pero tiene un fuerte punto a su favor: fue Sally Beth Draper, la hija mayor de Don Draper en Mad Men, por ocho temporadas. Ahí arrancó con ocho años, como una niña con poco lugar en el libreto, para ganar terreno y pisar más fuerte conforme crecía y se hacía adolescente. Con Mad Men se llevó el Premio del Sindicato de Actores a la mejor interpretación de reparto para una serie dramática por dos años consecutivos (2009 y 2010). Al periódico ABC de España, Shipka contó que no lo sentía como un trabajo, que lo disfrutaba y que solo guarda buenos recuerdos.

Más allá de sus papeles más relevantes, Shipka comenzó trabajando de bebé para comerciales, apareció en un capítulo de Monk y en unos seis de Jimmy Kimmel Live! y en su carrera lleva unos cuantos títulos para los que puso voz; los sitios que dan cuenta de su filmografía nombran a la “porrista cantando” en Family Guy o a una estudiante en American Dad!, como los programas más conocidos. Entre sus roles principales, está su coprotagónico junto a Emma Roberts en la película de terror La envidia del mal (2015). También con Netflix, estuvo en uno de los primeros episodios de la alocada serie Unbreakable Kimmy Schmidt, donde interpretó a la hermana, hasta entonces desconocida, de la protagonista.

En El mundo oculto de Sabrina, su personaje se ha caracterizado por mostrar una fuerza interior y física deslumbrante. Además, quienes ya la han visto no han dejado de remarcar el mensaje feminista de la serie, un pensamiento que va más allá de la pantalla y que tiene que ver con lo que Shipka cree y valida. “Siempre he sido feminista y tengo suerte de vivir en este momento. Los personajes que siempre me han atraído son reales y defectuosos. No siempre han retratado así a los personajes femeninos. Ahora hay más papeles para mujeres interesantes y fuertes. Mientras más papeles así haya, mejor ”, dijo en una entrevista de 2016 con el sitio Dazed. Por ese entonces, su Sabrina aún no existía y la actriz, que tenía 17 años, estaba hablando de Sally Draper, porque a ese personaje le tocó vivir en un tiempo mucho más crudo para las mujeres: Mad men estaba ambientada en los Estados Unidos de los años 60.

Kierna Shipka es esa chica de Chicago con ascendencia checa (el apellido lo denota) que pasó tanto por clases de baile como por taekwondo (consiguió el cinturón negro en 2012), creció mirando Harry Potter e inspirándose en Grace Kelly. Y Kiernan Shipka es, además, una chica que ha tenido que crecer a la par de sus personajes. En Mad Men fue en paralelo: pasó de la niñez a la adolescencia reflexionando sobre el mundo de los adultos. En El mundo oculto de Sabrina, si bien interpreta a una adolescente tres años menor, el énfasis en crecer y tomar decisiones importantes está dado, y no es menor que Sabrina tenga que decidir entre ser bruja o humana y enfrentar a todos los que estén en contra de sus querencias.

“Creo que crecer es una experiencia única. Aunque nuestra niñez haya sido diferente, comparto con Sabrina que como ella también he tenido que tomar decisiones, cuestionarme ciertas cosas y tener mis propias opiniones fuera del entorno en el que me he criado”, contestaba hace unos meses a ABC. Madurar, hacerse adulta, justamente, es algo sobre lo que esta actriz está muy preocupada. Pero está segura que lo que la ha hecho mantener los pies sobre la tierra es que -más allá del trabajo- se preocupó por tener una infancia y adolescencia más o menos corriente.

Kiernan Shipka en El mundo oculto de Sabrina. Foto: difusión
Kiernan Shipka en El mundo oculto de Sabrina. Foto: difusión

actualizar un relato televisivo

Fue en octubre que El mundo oculto de Sabrina subió a Netflix. La bruja adolescente volvía en versión millennial. Las caras nuevas del elenco vinieron a contar otra historia, más escalofriante, alejada de las risas y con referencias claras de los clásicos del cine de terror y mucho más fiel al cómic de Roberto Aguirre Sacasa, quien además guionó y estuvo detrás de la serie. Lo que sí se mantuvo fue la dualidad de la adolescente mitad bruja, mitad humana, las tías y la historia de amor entre Harvey Kinkle (ahora interpretado por Ross Lynch) y Sabrina.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)