NOMBRES

Una mirada a la mente criminal del escritor de policiales James Ellroy

El autor estadounidense es considerado un maestro de la novela criminal y vive obsesionado con las décadas de 1940 y 1950.

James Ellroy
James Ellroy. Foto: EFE

Odia los teléfonos móviles y las computadoras. Tampoco tiene televisión y si le preguntan por cualquier hecho de actualidad se encoge de hombros. No habla de política y su cabeza continúa viviendo en la décadas de 1940 y 1950, como si el mundo se hubiera detenido allí. Pese a todo ello, es considerado como uno de los mayores autores de novela negra vivo, en una obra donde la violencia, la corrupción y el sexo dominan.

James Ellroy (71) es una figura indiscutible en las letras estadounidenses. Y su presencia imponente: la cabeza calva, la mirada implacable tras unos anteojos pequeños, sus infaltables camisas hawaianas hacen de él un personaje inconfundible. Entre sus obras sobresalen las novelas que componen el primer cuarteto de Los Angeles y de ese ciclo se destacan L.A. Confidential que tuvo una memorable versión cinematográfica (estrenada en Uruguay como Los Ángeles al desnudo) y La Dalia Negra, también llevada al cine aunque con menos brillo que la anterior.

L.A. Confidential
L.A. Confidential

Sus historias torrenciales están invariablemente ambientadas en la ciudad de Los Ángeles y suelen tener como foco principal el mundillo del Hollywood de la edad de oro, donde se mezclan personajes reales y ficticios. Sus personajes suelen ser policías que se mueven sobre el filo de la legalidad, muchas veces abiertamente corruptos, brutales y tan peligrosos como los gángsters que persiguen. La prosa telegráfica de Ellroy es otro sello distintivo de su producción: diálogos fuertes, descripciones sumarias y brevísimas, a menudo salpicados por lacónicos reportes policiales convierten la lectura de una novela de Ellroy en una aventura electrizante en el sentido más literal. Verdaderas descargas de adrenalina, lluvia de golpes a la corrección política y escenas de sexo salvaje son la marca de este autor, no en vano conocido como el “perro rabioso de la novela criminal”.

Una infancia traumática

Lee Earle Ellroy nació en Los Ángeles el 4 de marzo de 1948. Aunque la Segunda Guerra Mundial había terminado ya cuando él nació, vivió parte de su infancia creyendo que el conflicto bélico seguía desarrollándose.

Su madre, Geneva Odelia, era una enfermera con problemas de alcoholismo. Su padre Armand Ellroy era un contable y exmanager de la actriz Rita Hayworth. Se divorciaron cuando Lee Earle —todavía no era James— era muy pequeño y desde entonces el niño vivió con su madre en la localidad de El Monte, también en California. Ellroy tenía 10 años cuando su madre fue violada y asesinada, en un caso que nunca se resolvió y que guardaba grandes similitudes con otro que cobró celebridad en 1947, conocido como la Dalia Negra y que luego inspiraría una de sus obras maestras del policial.

El terrible desenlace de su madre tuvo consecuencias traumáticas para el niño que pasó a vivir con su padre. Se aficionó rápidamente a las historias policiales a través de una serie muy popular en la época que eran los libros de Jack Webb de la serie The Badge (La placa), que narraba casos del archivo del Departamento de Policía de Los Ángeles.

“Amo a los policías. Un detective de homicidios fue la persona que me explicó al nivel de un niño, el 22 de junio de 1958, que habían asesinado a mi madre”, contaría luego en una entrevista.

Pero lo cierto es que su adolescencia estuvo marcada por la violencia. Entró y salió de varios reformatorios juveniles, comenzó a consumir drogas y cometió varios robos de poca monta. “Tengo que decir que la policía de Los Ángeles me pateó el culo en al menos tres ocasiones y me alegro. Me hicieron daño. Me lo merecía las tres veces”, confesó.

Una carrera fulgurante

Desde el principio Ellroy, que adoptó el nombre James para su carrera de escritor, eligió el género policial del que fue temprano aficionado. Y si bien sus primeras novelas, la ya mencionada y otros cuatro títulos que le siguieron estaban ambientadas en la época contemporánea, Ellroy da un giro decisivo cuando elige las décadas de 1940, 1950 y 1960 para el resto de su obra.

L.A. Confidential
Los Ángeles al desnudo, con Russell Crowe y Guy Pearce. 

Aunque ya no vive en la ciudad —actualmente lo hace en Denver, en un solitario apartamento frente al de su ex esposa— Los Ángeles es la verdadera protagonista de sus historias.

“Pero la naturaleza de Los Ángeles ha cambiado. En 1942, era una ciudad construida para un millón y medio de personas. Además, ahora se han roto las barreras del lenguaje. Es una sociedad políglota. Probablemente hay tanta gente que habla español como la que habla inglés”, dice.

En La Dalia Negra aparecen algunos de los personajes que se repetirán a lo largo de su obra. En este relato dos ex boxeadores convertidos en detectives estrella del Departamento de Policía de Los Ángeles serán los encargados de investigar el emblemático caso en un ambiente de posguerra donde Hollywood construye su época de oro, con una contracara que Ellroy muestra de manera brutal.

La tetralogía se completa con El gran desierto, Los Ángeles Confidencial y Jazz Blanco. Luego vendrá una trilogía más ambiciosa en la que se retrata el costado más oscuro la historia política de Estados Unidos, se mete en los pasillos del poder y retrata las relaciones entre los servicios de inteligencia, la mafia, los anticomunistas cubanos, y donde aparecen figuras políticas reales como el presidente Richard Nixon o el legendario director del FBI J. Edgar Hoover. América, Seis de los grandes y Sangre vagabunda componen esta trilogía implacable sobre el poder donde nadie sale indemne.

Después del ataque japonés

James Ellroy está presentando su última novela traducida al castellano, Esta tormenta. Se trata del segundo libro de un nuevo cuarteto dedicado a Los Angeles, pero en tiempos de la Segunda Guerra Mundial. El primero de esta serie fue Perfidia, ambientada en 1941 luego del ataque a Pearl Harbor cuando en represalia por el ataque miles de japoneses residentes en Estados Unidos son confinados en campos de concentración en forma preventiva. El protagonista en esa novela era un joven criminalista de ascendencia japonesa que vuelve a aparecer en esta nueva obra junto a otro viejo conocido de Ellroy, el detective Dudley Smith, duro, corrupto y brutal.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)