NOMBRES

Un Iron Man que sueña con ir a Marte

El sudafricano Elon Musk, para muchos el heredero de Steve Jobs, es un soñador nato, hoy inmerso en varios proyectos revolucionarios.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
"Los héroes me hacen sentir el deber de salvar al mundo", dijo más de una vez

Su nombre suena como el de un perfume. Tal vez como el de un superhéroe. Es que aunque aún no tenga un traje que le permita volar, para muchos es lo más parecido a un Tony Stark de carne y hueso. Tanto que, según la leyenda de Hollywood, cuando le propusieron a Robert Downey Jr. convertirse en Iron Man su respuesta fue: "Necesito reunirme con Elon Musk".

Musk es para muchos el verdadero heredero de Steve Jobs. El millonario sudafricano es presidente de Solar City, director ejecutivo de Tesla Motors y Space X. En la primera desarrolla sistemas de energía alternativa para uso doméstico, en la segunda fabrica icónicos autos eléctricos que hay que encargar por Internet, mientras que en la tercera lleva adelante su más ambicioso y personal proyecto: un sistema de transporte espacial que permita a los humanos colonizar Marte. Además, impulsa la iniciativa OpenAI que destina millones de dólares para investigar el funcionamiento de la inteligencia artificial y así evitar, como él mismo lo ha dicho, que algún día las máquinas controlen a los humanos.

Nacido en Pretoria y con una fortuna estimada en US$ 8.000.000.000, Musk ha asegurado en numerosas entrevistas que siempre supo que debía irse de Sudáfrica para poder hacer realidad sus sueños. Fue víctima del bullying desde muy pequeño, tal vez por algunas de sus extrañas aficiones (leyó a Schopenhauer y Nietzsche a los 12 años) y recibió golpizas que por lo menos una vez lo dejaron en el hospital.

"Sudáfrica es un lugar violento", declaró en una entrevista en Vogue. "Había un nivel de violencia creciente que no hubiera sido tolerado en ninguna escuela norteamericana. Era como El señor de las moscas (libro del británico William Golding sobre un grupo de jóvenes que al quedar solos en una isla abandonada construyen una estructura de autoridad y violencia contra los más débiles). Había un par de bandas que eran bastante malvadas que elegían sus víctimas favoritas: yo era una de ellas. Creo que todo empezó porque quise defender a un chico que estaba siendo acosado, eso me convirtió a mí en una víctima", asegura Musk.

Su refugio fueron los libros de ciencia ficción, las enciclopedias y las computadoras. Cuando tenía nueve años, sus padres (un ingeniero sudafricano y una modelo canadiense) se divorciaron. Él y su hermano Kimbal fueron a vivir con su padre, mientras que su hermana Tosca se quedó con su madre. A los 12 decidió que quería aprender a escribir código y junto a su hermano desarrolló y vendió su primer software, un juego de video llamado Blastar.

A los 17, resolvió comenzar su sueño de dejar Sudáfrica y se mudó a la casa de unos parientes de su madre en Canadá. Allí estudió Física y Economía en la Universidad de Ontario hasta que fue aceptado en 1992 en la Universidad de Pensilvania. Aunque no le gustaba tomar alcohol, pagó gran parte de sus estudios organizando fiestas y armando barras de tragos para sus compañeros.

Tras graduarse, fue elegido para hacer un Phd en Stanford, la cuna en la que nació Google. Pero dos días después de empezar, Musk decidió abandonarlo y montar una empresa con su hermano llamada Zip2, una plataforma online para diarios y revistas.

Al principio dormían en la oficina y se duchaban en las instalaciones de la Asociación Cristiana de Jóvenes. Pero en 1998 lograron vender su producto al New York Times y en febrero de 1999, colocaron la compañía por más de 300 millones a la empresa de computadoras Compaq.

Musk invirtió todo lo que le habían pagado en fundar su nueva compañía: PayPal, de la que tenía 11,7%, y luego hizo unos $ 160 millones cuando eBay decidió comprarla por US$ 1.500.000.000 en 2002.

Un poco de Sheldon.

Al leer cómo lo describe su primera esposa —la escritora de ciencia ficción y bloguera Justine Wilson— una imagen aparece inmediatamente: Sheldon Cooper, el genio con Asperger que hizo famosa la sit-com The Big Bang Theory. "Tenía la costumbre de llamarme por teléfono y si yo no atendía dejarlo sonar y sonar sin parar. Cortaba y volvía a llamar", cuenta Wilson y enseguida añade que sus amigos se referían a él como "robótico". "Mi mejor amiga de la universidad siempre comenta como él no tenía idea de cómo dar un abrazo. Ella trataba de abrazarlo para despedirse y él se quedaba quieto, inmóvil, parado ahí. Creo que ahora ha aprendido a dar mejores abrazos".

Es que la vida doméstica no le resultaría fácil al genio sudafricano de las computadoras. Su obsesión con el trabajo sería el primero de los problemas. En la biografía que escribió el periodista Ashlee Vance asegura que en una de las entrevistas Musk le preguntó: "¿Cuánto tiempo quiere una mujer por semana? ¿Diez horas?".

Lo cierto es que el inicio del matrimonio estuvo marcado por la tragedia. El primer hijo de ambos, Nevada, falleció a los 10 meses de muerte súbita. Ambos decidieron entonces que Wilson debía quedar embarazada lo antes posible e iniciaron un tratamiento de fertilidad. Meses después, Musk se convirtió en padre de mellizos varones y un año más tarde de trillizos, también varones.

Luego de ocho años la pareja resolvió poner fin al matrimonio en un complicado y millonario divorcio. Wilson asegura que seis semanas después, Musk le envió un mensaje de texto: "Estoy comprometido con una hermosa actriz 20 años más joven".

En 2010, Musk se casó con la actriz británica Talulah Riley, 14 años más joven que el empresario. En 2012 ambos anunciaron que habían llegado a un acuerdo de divorcio y en 2013 volvieron a casarse. En 2014, volvieron a anunciar su divorcio pero antes de que se cumpliera el plazo que exige la ley norteamericana para que quedara firme, resolvieron intentarlo otra vez. En octubre de 2016, anunciaron que ya no están juntos.

¿Vamos a Marte?

"No hay pocas personas con visión de futuro, lo que separa a Elon del resto es su capacidad de hacerlo realidad", dice Bill Gates cuando habla de Musk. Tal vez por ello, nadie se ríe de él cuando dice que cuando sus hijos crezcan los humanos seremos una especie multiplanetaria.

SpaceX y su subsidiaria para transporte de pasajeros Hyperloop, han avanzado mucho desde que su primera nave falló varias veces intentando despegar. Para 2012, diez años después de que la fundó, se había convertido en la primera compañía privada en poner en órbita y traer de vuelta exitosamente un cohete espacial.

El problema es cuándo logrará cumplir su sueño de viajar a Marte. En 2009, dijo que en 2016 Hyperloop ya estaría llevando y trayendo turistas desde y hacia el planeta rojo. Pero no pudo. En 2012, predijo que el transporte de personas hacia Marte podría finalmente concretarse en "unos 12 o 15 años". Desde ese momento hasta hoy, ha dicho varias veces que en realidad serían como 20. Pero meses atrás, en una conferencia de prensa en la que anunció "algunos avances" en ese sentido , el empresario de 44 años fue incluso mucho más prudente. "Con suerte, ocurrirá antes de que yo haya muerto".

Lo que hay que leer

Elon Musk es famoso en la comunidad de científicos y emprendedores por su compulsión lectora. En una entrevista publicada en la revista Design and Architecture, Musk hizo la lista de los libros que cambiaron su vida y lo convirtieron en una de las personas más innovadoras del mundo.

The Foundation Series, es para él "probablemente una de las mejores de todos los tiempos". Es un conjunto de por lo menos 16 libros de ciencia ficción, escritos por Isaac Asimov en los años 1942-1957 y 1982-1992. Relatan, según el propio Musk, una "especie de historia del futuro" en la que los robots forman parte fundamental del funcionamiento de la sociedad.

"También me gusta Robert Heinlein, obviamente. La Luna es una cruel amante (The Moon is a Harsh Mistress) es mi favorito y Forastero en tierra extraña (Stranger in a Strange Land) también me gustó, a pesar de que se descarrila un poco al final", asegura Musk. Y continúa: "También hay un buen libro sobre diseño de estructuras llamado Structures: Or Why Things Dont Fall Down (Estructuras: O por qué las cosas no se caen). Es muy, muy bueno". Fue escrito por J.E Gordon y trata sobre ingeniería y diseño de construcciones, permite conocer cómo funcionan y trabajan las estructuras desde un punto de vista simple.

Además en otra nota publicada por la revista The New Yorker, dijo que le gustaba El señor de los anillos. "Los héroes de los libros como El señor de los anillos me hacen sentir el deber de salvar al mundo". Y si de biografías se trata, Musk asegura que debe leerse la de Benjamin Franklin, escrita por Walter Isaacson: Benjamin Franklin: An American Life, porque según Musk y más allá de todo Franklin era un gran empresario. Del mismo Isaacson recomienda también Einstein: His Life and Universe. A la CNN le dijo también que recomendaba Howard Hughes: His Life and Madness de Donald L. Barlett y James B. Steelenarr, que relata la vida del millonario conocido por sus aportes a la aviación y la introducción de numerosas innovaciones en el diseño de aeronaves.

Respecto al mundo del managment y las empresas, Musk aconseja leer Zero to One: Notes on Startups, or How to Build the Future. "Peter Thiel ha construido varias empresas innovadoras, y (en este libro) muestra cómo".

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados