Cabeza de Turco

La impostura militante

La columna de Washington Abdala

Me tienen harto con lo que se puede decir, lo que no se puede decir, lo que dicen que es inclusivo, lo que es políticamente correcto, el free speech, el límite al free speech, los que se creen vivos y hablan en códigos, los que discriminan de cayetano, los sutiles, las nenas-bien que posan de feministas new age, los revoleta de ayer devenidos en depredadores capitalistas de hoy, las "hembristas" gruñendo, los "machistas" que no advierten que se les cayó el piano… las barras dogmáticas me agotaron, basta con la "verdad".
Basta, me bajo del murito. (¿Somos bobos —las mayorías— pero no tanto verdad?).

Lo que pasa es que nos tienen jaqueados, a nosotros, justamente, a los libertarios, a los que peleamos por el derecho de las minorías eternamente —pero para que las respeten— no para que se armen grupos con mentalidad casi nazi y salgan a la calle a "matar al macho". O alegorías de ese calibre repetidas sin pensar. No, eso no es tolerancia. Alguna gente piró.

Hay mucha locura por allí. Demasiada y hay que resistir. No voy a hablar con el lenguaje inclusivo que me ordenan porque entiendo que es banal semejante distracción, es una escapada a lo central: se trata igualar en lo fáctico y no en la retórica los derechos de las mujeres. ¡No se coman bulones chicas! ¡La igualdad tiene que ser de veras! No se trata de deconstrucción idiomática el debate, no es desmontar dispositivos comunicacionales, el asunto requiere acción y menos retórica. Y hechos, hechos, no palabras. ¡Hechos!

Y el pesadeo (patoterismo) del discurso de las supuestas minorías, elaborado casi con derecho porcentual a representación parlamentaria, a esta altura resulta ofensivo. Y estoy consustanciado firmemente con los géneros igualados pero de allí a seguir engrosando las filas de los reclamantes por nuevas causas, no sé, un día vamos a terminar aplaudiendo el derecho a representar a los dueños de perros pequineses (?). Presten atención a cuanto quiosco anda por allí y observarán que cada uno cree que su micromundo es la clave para la existencia universal, y así vamos desde temas que hacen a la convivencia real hasta imbecilidades planteadas por cualquier cosa. Y no discutimos en voz alta porque seríamos violentos verbales. ¡Minga! ¡Somos garquetas, pero en el fondo pensamos que mucho planteo es tilinguería barata! Esa es la verdad, pero ponemos cara de Demóstenes con la toga porque tememos que nos tilden de "retrógrados". No deberíamos temer a ser lo que se crea correcto sin ofender a nadie. ¿Es una democracia no? Cobardía por intimidación es decadencia y flaqueza. No se hace un país así. Arrinconando de pesuca no vale (eso sí que es ser retrógrado y facho).

¿Quién decide qué vale y cuándo vale? Todos, la sociedad, la democracia es eso. Alguna vez planteé por allí que el método del referéndum consultivo, adherido a los actos eleccionarios, sin naturaleza vinculante pero con fuerza moral para ordenar debates sociales, era una idea interesante. Los suizos los hacen "vinculantes". Y dale que va. Es una opción sencilla, es un papelito, son preguntas, se contestan y listo. Se mapea la voluntad ciudadana con legitimidad. Es algo más valioso que preguntarle a las encuestadoras, aunque el resultado sea muy similar, digamos. Democracia directa pero formal.

¿No sería constructivo orientar problemas de la gente con la voluntad explícita de la gente? No entiendo cómo esta modalidad no es más usada. Grecia adorados, Grecia siempre. Vox populi, vox dei.

Hace unos años (apenas dos décadas atrás) daba clases sobre el modelo de C. B. Macpherson de Democracia liberal. La clave era solo una: el pueblo participaba de todo. Cuando él lo planteó no existía ni el voto electrónico, ni los smartphones (era delirio futurista.) Solo planteo una miserable hojita con diez preguntitas cerradas (sí o no), y organizaría múltiples desafíos y nos haría madurar en vez de debatir sobre la estupidez cotidiana. Va pelota, si alguno la quiere, tuya mago o maga. ¿No ves que es imposible hablar así?

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º