NOMBRES DEL DOMINGO 

La historia del vínculo entre Aaron Paul y Jesse Pinkman

Fue uno de los protagonistas de "Breaking Bad" y ahora está al frente de la película "El camino". 

Aaron Paul protagoniza El camino
Aaron Paul protagoniza El camino. Foto: Reuters

Aaron Paul siempre será Jesse Pinkman. Y viceversa. No importan los años ni las series ni las películas ni los personajes que pasen. Cada vez que Aaron Paul diga “bitch” en algún momento de su vida alguien reconocerá a Jesse Pinkman en su voz.

No pasa muy seguido eso de que un personaje se quede para siempre en un actor que no reniega de él. Eso de que un papel sea tan pero tan icónico que no se pueda separar un nombre de una cara. O al revés. En general los actores buscan salirse del encasillamiento de haberle dado vida a un determinado personaje que los marcó, se desligan de él para poder ser otros. La historia de Aaron Paul y Jesse Pinkman es otra.

El 11 de octubre Netflix estrenó El camino, una película de Breaking Bad, que continúa la trama de una de las series más populares de todos los tiempos. Durante cinco temporadas emitidas entre 2008 y 2013, Breaking Bad —creada y producida por Vince Gilligan— contó la historia de Walter White (Bryan Cranston), un profesor de química que tras ser diagnosticado de cáncer, empieza a cocinar y vender metanfetamina junto a Jesse Pinkman, un ex alumno suyo.

Después del último capítulo, sin embargo, había una pregunta que aún quedaba por responder: ¿Qué ocurrió con Jesse Pinkman cuando todo acabó? ¿A dónde se va Jesse después de escapar del lugar en el que estuvo secuestrado y fue torturado? ¿Cómo sigue la vida después de haber tocado fondo?

Para eso llegó la película. Para que Jesse tuviese el final que merecía. Y también para volverlo a encontrar con Aaron (aunque nunca se hubiesen separado).

Destinados 

Jesse Pinkman y Walter White, protagonistas de Breaking Bad
Jesse Pinkman y Walter White, protagonistas de Breaking Bad

“No sé qué habría sido de mí sin Jesse Pinkman”, dijo Aaron después del estreno de la película en el Festival de Cine de Sitges. Se refería, nada más y nada menos, a que ese personaje le cambió la vida.

Nació en 1979 en Emmett, Idaho, un estado al noreste de Estados Unidos rodeado de montañas. Estudió en Boise, capital estatal y cuando terminó se fue directo a Los Ángeles, California, donde empezó a trabajar como modelo de publicidades y como actor en algunos videos musicales.

Sus primeras apariciones en la televisión fueron a mediados de los años 90 con pequeños personajes en algunas series y películas que pasaron sin generar demasiado ruido en torno a su carrera. Entre lo más destacado en el cine quizás estén su papel en La chica de mis sueños o una participación en Misión imposible 3.

Todo hasta que a comienzos de los 2000 decidió no subirse a un avión que lo llevaría a la presentación de una película en la que él había participado en Alemania.

“En parte creo que fue cosa del destino. Para dedicarte a esto no solo necesitas talento, también necesitas un poco de suerte. Se suponía que durante los castings de Breaking Bad yo tenía que estar en Berlín porque había protagonizado una película que se estrenaba allí. Pero no fui. Algo me dijo que no tenía que subir a ese avión. No tenía trabajo, y supongo que me quedé porque pensaba encontrar algo. Yo antes vivía en un vestidor, ¿sabes? Para ahorrar la plata del alquiler. Ni siquiera era la habitación de un piso, era el vestidor de ese piso”, dijo Aaron en una entrevista con El País de Madrid. “Breaking Bad me cambió la vida. Supongo que si nunca me hubiese presentado al casting seguiría siendo actor, porque actor es lo que he querido ser desde que recuerdo querer ser algo, pero estaría ahí fuera, en la lucha, con todos los demás. Breaking Bad le cambió también la vida a Vince, nos la cambió a todos. Nos permitió extender nuestras alas y mostrarle a la industria de lo que éramos capaces”, agregó.

Y de lo que fueron capaces fue de crear a uno de los personajes más queridos y emblemáticos de una serie televisiva. Jesse Pinkman era como un niño solitario y perdido que, seducido por su profesor, llevó su vida a los extremos más profundos y contradictorios. Pero Jesse era bueno. Y esa fue una de la razones por la que los seguidores de la serie lo quisieron tanto. Además, junto a Walter White se transformaron en una de las duplas más celebradas de la pantalla.

Lo que pasó después de Jesse fue que Aaron dejó de ser un actor en una búsqueda incesante de un buen papel y empezó a ser uno que ganaba premios, la gente reconocía en la calle y su cara estaba estampada en remeras de todo el mundo.

A partir de entonces hizo, solo en cine, más de diez películas: protagonizó Hellion, en la que también participó de la producción ejecutiva, fue Tobey Marshall en Need For Speed, una adaptación del popular videojuego de Electronic Arts, participó del documental Unity junto a más de cien artistas y formó parte del elenco de De padres a hijas junto a Russell Crowe y Amanda Seyfried, entre otros.

Todo hasta que hace más de dos años Vince Gilligan lo llamó por teléfono y le preguntó qué le parecía volver a interpretar a Jesse Pinkman. Le dijo que tenía una idea pero que, de llevarla a cabo, necesitaba que fuera perfecta, que de otra forma no funcionaría. “Ni me lo cuentes. Confío en tí. Y aquí estoy”, le respondió Aaron.

breaking bad

Una serie que abrió caminos 

Breaking Bad, una producción de Sony Pictures Television, se estrenó en 2007 en Estados Unidos y Canadá. La serie fue un éxito y desde la emisión de su último capítulo, en 2013, se mantuvo siempre posicionada como una de “las mejores series de la historia”, de acuerdo a la crítica especializada. Su llegada a Netflix solo ayudó a su popularidad.

Dos años después de terminar, Vince Giligan creó Better Call Saul, una precuela de Breaking Bad, con la historia de otro de los personajes más emblemáticos de la serie, Saul Goodman.

Para cuando se cumplieron diez años del estreno de Breaking Bad, Giligan decidió que el personaje de Jesse Pinkman necesitaba tener un final distinto al que se mostró en la serie.

En octubre de este año, Netflix estrenó El camino, película escrita y dirigida por Giligan que cuenta lo que sucedió con el personaje después del final de la serie.

La película sigue los intentos de Jesse de borrarse del mapa para poder empezar de nuevo. En el medio, aparecen viejos y conocidos personajes y también algunos nuevos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados