NOMBRES DEL DOMINGO

La historia de Michael B. Jordan, el más sexy de 2020, según People

Tiene 33 años y es, ahora, una cara reconocida de Hollywood con protagónicos en películas como Creed o Pantera negra. Llegar hasta ahí, ha dicho, no fue un camino sencillo.

Michel B. Jordan, elegido por People el hombre más sexy de 2020
Michel B. Jordan, elegido por People el hombre más sexy de 2020

En la última portada de la revista estadounidense People está el actor Michael B. Jordan: sentado en una reposera de madera con un fondo de plantas, tiene una remera rosa pálido que le ajusta el cuerpo, una mano cruzada sobre la cintura y la otra sosteniendo, delicada y sutil, la cara, la boca cerrada y los labios prominentes, una barba prolija, los ojos que miran desinteresados. En letras blancas, dice: Michael B. Jordan. Sexiest Man Alive! Es decir, Michael B. Jordan es, según People el hombre vivo más sexy del 2020. “Es una sensación genial”, dijo el actor. “Sabes, todo el mundo siempre hacía esa broma, como, ‘Mike, esto es lo único que probablemente no vas a conseguir’. Pero es un buen club del que formar parte”.

La revista People viene haciendo esa lista desde 1985: George Clooney, Dwayne Johnson, Chris Hemsworth, Ryan Reynolds, John Legend, Brad Pitt o Denzel Washington son algunos de los que forman parte del club.

Esta no es la primera vez del actor en la portada de People. Fue en 2013, el mismo año en que protagonizó Fruitvale Station, una película por la que fue aclamado por la crítica. Aquella vez Jordan posaba en una bicicleta y decía que le hubiese gustado ser más alto y jugar en la NBA. Esta vez no hay bicicleta pero sí están las mismas preguntas que hace siete años. Se ríe cuando lee su respuesta sobre el básquetbol pero sigue siendo el mismo: si no hubiese sido actor hubiese sido chef, admira a Denzel Washington y a Will Smith y sigue diciendo que la persona más importante de su vida es su madre. También sigue hablando sobre activismo y lucha de las personas afrodescendientes y sigue diciendo que su familia ha sido el gran soporte de cada una de las cosas que ha logrado. Incluso, sobre ser el hombre más sexy del 2020, bromea: “Cuando mi abuela vivía, era algo que coleccionaba (las revistas) y luego mi mamá lo sigue mucho, naturalmente, y mis tías también. Las mujeres de mi familia van a estar muy orgullosas”.

Sin estereotipos: de un barrio difícil a Hollywood

Michael Bakari Jordan es el segundo hijo de Donna y Michael A. Creció en Newark, estado de Nueva Jersey, en un barrio “complicado”, según ha dicho en algunas entrevistas. Por eso, siempre agradece a sus padres por haberse esforzado para mantenerlos, a él y a sus dos hermanos, alejado de todo lo que pasaba alrededor.

Durante la niñez quiso ser basquetbolista pero una vez, cuando tenía 11 años, alguien lo vio y le dijo que debería ser modelo. En ese momento empezó a trabajar para diferentes marcas de ropa.

En 1999 apareció por primera vez en la pantalla en un episodio de la serie Cosby y luego tuvo una participación pequeña en Los Soprano. Un año después, mediante un casting, fue seleccionado para formar parte del elenco de Hardball, una película dramática protagonizada por Keanu Reeves.

Sin embargo, el nombre de Jordan empezó a sonar gracias a sus interpretaciones en dos series que fueron premiadas y reconocidas a nivel internacional. En 2002 hizo de Wallace en la serie de HBO The Wire y después se puso en la piel de Vince Howard en Friday Night Lights, que tuvo cinco temporadas y ganó tres premios Emmys en diferentes categorías entre 2007 y 2011.

Entre 2003 y 2006 fue parte del elenco de All my children, que luego abandonó por considerar que su personaje era “un maldito papel de negro estereotipado”. Desde sus comienzos, Jordan ha sido un activista y luchador por los derechos de las personas afrodescendientes y es uno de los principales representantes del Black Lives Matter, movimiento antirracial surgido en redes sociales por el asesinato de personas negras por parte de la policía en Estados Unidos.

Después empezó, de a poco, a ser tenido en cuenta para algunas películas, sobre todo de cine independiente, como Blackout y Las hijas del pastor Brown. Mientras, viviendo en Los Ángeles, seguía participando en algunas series como CSI Las Vegas, La ley y el orden o Caso abierto. Confiaba, Jordan, en que en algún momento le llegaría un gran papel.

En 2012 protagonizó Chronicle, una película de ciencia ficción que, aunque no recibió muy buenas críticas, fue un éxito de taquilla y un trampolín para todo lo que vino después: la película que lo consagró y por la que fue considerado como uno de los actores jóvenes más talentosos de Hollywood. Se trata de Fruitvale Station, que cuenta los acontecimientos que llevaron a la muerte a Oscar Grant, un joven negro asesinado por la policía. La película se estrenó en el Festival de Cine de Sundance y después en el Festival de Cannes. En ambos recibió reconocimientos del jurado y del público.

En 2015 protagonizó Creed, junto a Sylvester Stallone, un spin off de la saga de Rocky Balboa. Tres años después llegó Creed II. Para las dos partes Jordan tuvo que someterse a una dieta y entrenamiento exigentes que le permitieran tener el cuerpo de un boxeador profesional. “El sufrimiento fue real. Fueron días muy intensos. Parecía como una película diferente. Había que estar preparados todo el rato porque las cámaras estaban ahí grabando y no había oportunidad de fallar. Fueron días agotadores”, contó sobre los días de rodaje en las que Adonis, su personaje, se va al desierto a preparar su gran pelea.

En el medio de las dos Creed estuvo Pantera negra. Después vinieron otras. Lo único que Jordan pensó que nunca pasaría en su carrera fue que sería nombrado como el hombre más sexy del planeta.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados